Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Les ha salido el tiro por la culata

Tertulianos-y-basura

La patética tragicomedia que interpretaron los hipócritas que abandonaron la charla de Pablo Iglesias en la Facultad de Filosofía no ha dado el resultado previsto. Solo hay que leer lo que mayoritariamente se dice en la sección de comentarios de los diferentes diarios digitales de toda tendencia. Pero es lo que suele ocurrir cuando el actor es malo y el apresurado guión se piensa con el culo.

En este país en el que ya hemos visto indignidades de todos los colores por parte de los asalariados de la comunicación, ese conato de impertinente y falsa dignidad no podía colar. Daba risa y pena a partes iguales. Porque aunque lo que se dijo sí pudiera ofender a destiempo a algún ‘profesional’ (las verdades escuecen), la que hizo Iglesias no dejaba de ser una descripción precisa de la actualidad periodística y, por si fuera poco, hecha con mucha más cercanía y ‘buen rollito’ del que merecen los que están provocando un nuevo nivel para el significado de humillación.

Hay que ser torpe. Lo tienen todo y, afortunadamente, no siempre saben cómo utilizarlo. El inmenso poder de la comunicación de masas, y parece que lo tenían claro, no radica tanto en el presunto bombazo del que empiezan a abusar, como en el inmisericorde goteo al que nos tienen sometidos. Pero no es suficiente, porque aunque la creación de opinión, para bien o para mal, sí se basa en la constancia de una u otra fórmula, máxime si tu tarea es deformar la realidad, esa insistencia en la espectacularidad se convierte, mucho más que el goteo, en luminoso escaparate de tus propias vergüenzas si no tienes o has perdido la credibilidad (o la apariencia de rigurosidad). No basta con tener el mayor canal de difusión, porque si te pasas de listo, o mejor dicho, de imbécil, logras el efecto contrario al esperado.

Hay quien por estar demasiado alejado de la realidad plebeya ha llegado a subestimar a sus semejantes: incluso a los de su cuerda. Y alguno ha llegado a creer que cualquier argumento prefabricado es válido, sea o no cierto, sea o no riguroso, para utilizarlo como arma arrojadiza. El problema es que si bajas tanto el nivel creyendo que tratas con auténticos idiotas, hasta a los ‘tuyos’ les puede dar vergüenza aprovechar tus recursos infantiles para atacar al contrario.

Es lo que ha ocurrido en este caso. Y todo porque parece que no han entendido que si algún día los medios de comunicación de este país tuvieron algún prestigio, ya no queda nada de él. Y no importa si el público al que se dirigen es de derechas o de izquierdas, porque hoy, en general, se le tiene menos respeto y aprecio (si cabe) a los periodistas que a los políticos. Y por eso este tipo de cínica y burda defensa corporativista no consigue traspasar el ámbito de la profesión y no merece adhesiones ajenas. Si acaso desprecio o burla.

Se lo han ganado a pulso. Pero parece que no tienen bastante. O al menos esa es la sensación que a uno le queda tras haberse torturado con las ‘tertulias políticas’ de esta mañana en Atresmedia y Mediaset. Descalificaciones, insultos y mentiras que destilan tanto odio como rechazo provocan. Allá ellos. Ya lo han probado todo para acabar con Podemos o con cualquier alternativa que vaya en contra del gran poder económico al que se deben. Y siguen sin entender, y eso después de dos años de campaña de acoso y derribo, que el único que puede destruir a Podemos es el propio Podemos. Pero mientras desde la formación morada se diga la verdad sin miedo, como de forma cordial ha hecho Pablo Iglesias en esta ‘polémica’ charla académica o como vehementemente hizo en la primera sesión de investidura de Pedro Sánchez, y se evite caer en las redes de esos mismos medios a los que no se les debe ningún favor, y mucho menos pleitesía, todo irá cada día mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.