Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Prohíben la caza de autónomos con perros

Redacción/Rokambol/29.04.16

El ministerio de Hacienda ya no podrá utilizar podencos, ni ningún otro perro de caza o de presa, en las habituales batidas contra los trabajadores autónomos españoles en cuanto se regularice definitivamente la reforma de la ley votada ayer por las diferentes formaciones políticas en el Congreso de los Diputados. “Era lastimoso contemplar a un autónomo refugiarse malherido entre la maleza mientras una docena de lebreles le desangraba con terribles mordiscos en el IVA, en las cuotas y en otras partes blandas del desgraciado”, argumentan algunos de los promotores de la reforma.

A pesar de que la caza de autónomos seguirá siendo considerada como una modalidad deportiva a todos los efectos, Hacienda verá notablemente reducido el uso de las diferentes armas que ha estado empleando tradicionalmente para abatir al autónomo. Desde que en 1998 se prohibió el uso de la escopeta, el bazooka, los torpedos de trilita y la catapulta, los funcionarios habían adoptado la ballesta como una alternativa noble y elegante a la hora de lastimar a un profesional desarmado, además de confiar en el machete sierra de hoja bífida para despojarles de la cornamenta y de las prestaciones de la Seguridad Social. Todo eso se ha acabado. A partir de la entrada en vigor de la nueva ley, solo el arco y una navaja mediana estarán permitidos para cobrar las diferentes piezas de trabajadores autónomos, sin importar su corpulencia o el tamaño de su facturación.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha lamentado que desaparezca la ballesta de repetición entre los mecanismos que las Agencias Tributarias venían utilizando con gran tino para luchar contra los emprendedores silvestres, aunque valora que no se hayan puesto limitaciones en el uso del arco. “Solo hubiera faltado que nos prohíban dispararle las flechas a los ojos y a los huevos”, ha declarado el recaudador – amnistiador en funciones.

Más en Rokambol

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *