Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Chaves y Griñán piden la baja voluntaria del PSOE

Luena asegura que Chaves y Griñán tendrán que dejar sus escaños si el Supremo les imputa un delito
José Antonio Griñán y Manuel Chaves en una imagen de archivo

Gonzalo Cortizo, Irene Castro | El Diario | 01/06/2016

Manuel Chaves y José Antonio Griñán han pedido la baja voluntaria del PSOE tras la apertura de juicio oral contra ellos por el caso de los ERE. Los expresidentes andaluces evitan así que la dirección de Pedro Sánchez les suspenda cautelarmente de militancia, tal y como establece el código ético que aprobaron tras su llegada a la secretaría general del PSOE.

Los expresidentes andaluces han trasladado ya a Ferraz el escrito en el que solicitan la baja voluntaria de militancia, según han confirmado fuentes socialistas a eldiario.es. La reacción se ha producido apenas unos minutos después que haya trascendido que el juez les ha procesado a los expresidentes del PSOE por el caso de los ERE. A Chaves le atribuye  un presunto delito continuado de prevaricación y a Griñán un presunto delito continuado de prevaricación en concurso medial con un delito continuado de malversación de caudales públicos.

Los socialistas, que presidieron el partido durante los mandatos de José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba, se adelantan así a la reacción de la dirección actual que, según su código ético, tendría que suspender de militancia a los expresidentes por su procesamiento, pese a que en la actualidad no ostentan ningún cargo público ni orgánico. Chaves y Griñán se vieron obligados a renunciar a sus actas parlamentarias cuando fueron imputados por el Tribunal Supremo en el marco de la investigación por los ERE fraudulentos que se produjeron durante sus mandatos en Andalucía.

«A los militantes que se les abriera juicio oral por un delito relacionado con la violencia de género o la libertad e indemnidad sexuales (acoso, abuso o violación) o contra la integridad moral, o aquellos ligados a la corrupción serán suspendidos cautelarmente de militancia, y en caso de dictarse una sentencia condenatoria que adquiera firmeza serán sancionados con la expulsión del partido», recoge el artículo 5.4. del código ético impulsado por Sánchez.

Tanto Sánchez como Susana Díaz respaldan públicamente a los expresidentes andaluces y muestran confianza en su inocencia y ambos han mantenido la prudencia ante la investigación que afecta a Chaves y Griñán. «Paso a paso», respondió el secretario general sobre la medidas que tendría que tomar contra los que en su día fueron de los más destacados referentes para el PSOE.

La federación de Díaz dejaba en manos de Ferraz tras conocerse el procesamiento de Chaves y Griñán la posible decisión sobre los que fueron sus principales dirigentes durante décadas, pero Sánchez no ha tenido que tomar medidas porque los expresidentes se han adelantado.

El caso de los ERE ha obligado al PSOE a tomar medidas contra sus expresidentes. Cuando fueron imputados por el Supremo, tanto Díaz como Sánchez defendieron que debían abandonar sus escaños en el Congreso y el Senado, una decisión que finalmente tomaron tanto Chaves como Griñán. Fue la decisión «más difícil» para Sánchez, según expresó en una entrevista.

Un Comentario

  1. Tony indignado
    Tony indignado 2 junio, 2016

    En el PSOE el robo ha sido tan normal para ellos como en el PP, estamos apañados con tanta gentuza; esperemos que no se contagie también Podemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *