Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Socialdemocracia?

MANOLO MONEREO | Cuartopoder | 

No sé qué me asombra más, si la capacidad de Pablo Iglesias para suscitar polémicas o la pasmosa facilidad que tienen sus adversarios políticos para entrar al trapo y hacerlo como elefantes en una cacharrería. Bastaría leer el artículo de Pablo Iglesias para darse cuenta de que el término socialdemocracia es una metáfora del pensamiento emancipatorio a la altura de un tiempo histórico que alguna autora ha llamado postsocialista. Se podría seguir y hablaríamos de qué significa ser comunista en una época postsocialista; qué significa ser socialdemócrata en una época postsocialista… Así hasta el infinito.

Todos y cada uno de los términos, que de una u otra forma configuran el imaginario de las izquierdas históricas, está cargado de ambigüedad y necesita ser redefinido. Hablar de vieja y nueva socialdemocracia, a mi juicio, significa lisa y llanamente, plantearse la necesidad de un nuevo paradigma emancipatorio a la altura de una época marcada, insisto, por la derrota histórica del proyecto socialista en un sentido amplio. La otra cara de la contradicción es un capitalismo cada vez más salvaje, más depredador y sin alternativa. Para decirlo en positivo, nunca ha sido tan necesario un proyecto emancipatorio, social y ecológicamente fundado, pero nunca ha estado tan alejado del sentido común y de las aspiraciones de las mayorías sociales.

El debate sobre vieja y nueva socialdemocracia nos retrotrae, como no podía ser de otra manera, al dilema entre reforma y revolución. Esquemáticamente, se podría explicar así, ¿cómo seguir teniendo un proyecto transformador, emancipatorio en condiciones no insurreccionales? Es el viejo asunto de un reformismo no reformista o de un reformismo revolucionario, a lo que habría que añadir un dato nuevo: ¿qué significa esto en las condiciones de un país del sur de una Unión Europea bajo hegemonía del Estado alemán?

Como se verá, no se trata de un debate abstracto y genérico y está dirigido claramente hacia la práctica. Unidos Podemos sale para gobernar y lo quiere hacer desde una perspectiva realista, es decir, conociendo la correlación de fuerzas existentes y los límites de gobernar aquí y ahora. Hay que atreverse y jugársela con coraje. Las contradicciones, todas, y los desafíos, inmensos. Lo que no se puede hacer es esperar a unos supuestos mejores tiempos. Necesitaremos algo más que lucidez y fuerza.

2 Comments

  1. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 13 junio, 2016

    En un día como éste no quería faltar, aunque un poco tarde, para desear suerte al Sr. Iglesias en el debate y recordarle, como ya sabe, que estamos todos con él, no sólo virtualmente, sino (en mi caso, en espíritu).

    Decir también, que, si en el transcurso del mismo tiene que abandonar el tono moderado, no importa, en mi opinión, ya que cuando procede elevarlo, se ameniza mucho el debate, evitándose la monotonía.

    En cuanto a la botella que citan, ya la he preparado, para que cada vez que se diga ‘Venezuela, Grecia, populistas…chavistas…financiación de Irán…’, tomarnos el chupito.

    ¡Uff!, vamos a acabar hoy muchos beodos con tantas celebraciones en el día.

  2. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 14 junio, 2016

    Aprovecho la pausa para plasmar, en síntesis, mi impresión sobre el debate:

    -El Sr. Rivera, muy engreído y agresivo desde su inicio, hablando como una metralleta y recurriendo reiteradamente a portadas de periódicos, pero utilizando una guerra sucia y vergonzosa contra el Sr. Iglesias.

    -El Sr. Iglesias ha permanecido con naturalidad, respeto y exponiendo sus propuestas con contundencia y sin devolver golpes bajos.

    Los Sres. Rajoy y Sánchez, en su línea del consabido «y tú más», aunque a este último se le nota un discurso sin convicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *