Pulsa "Enter" para saltar al contenido

La plataforma ‘No al TTIP’ protestará ante la Embajada de EEUU durante la visita de Obama

SATO DÍAZ | Cuartopoder | 

La plataforma ‘No al TTIP‘ convoca una protesta a las puertas de la Embajada de Estados Unidos (EEUU) en Madrid el día 10 de julio, a partir de las 12 horas del mediodía. La plataforma, integrada por partidos políticos de izquierdas como Podemos, IU, ICV, Equo, ERC o PACMA entre otros, movimientos y organizaciones sociales como Ecologistas en Acción, asambleas del 15M, ATTAC, Baladre, CEAR, la Coordinadora de ONG, Facua, Frente Cívico-Somos Mayoría, entre otros colectivos, y sindicatos como CCOO, UGT, USO y CGT, llama a la movilización ante la sede norteamericana coincidiendo con la visita del presidente de EEUU, Barack Obama, al Estado español. El lema de la concentración será “No al TTIP, no a las guerras y no a la OTAN”.

El presidente Obama pisará por primera vez durante su mandato suelo español, donde estará desde el día 9 al 11 de julio y se reunirá con el rey Felipe VI y con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy.  También es la primera visita de un presidente estadounidense al Estado español durante los últimos 15 años. Obama llegará proveniente de Varsovia, ya que en la capital polaca se celebrará una cumbre de la OTAN desde el día 7 al 9 de julio. En septiembre pasado, tras recibir en el Despacho Oval al rey Felipe VI, Obama afirmó que esperaba poder viajar a España antes de que concluya su mandato, el próximo mes de enero, y destacó la “gran amistad” entre los dos países. Obama también se declaró entonces “profundamente comprometido” con mantener una relación “con una España fuerte y unida”, y elogió la recuperación de la economía española tras la “brutal recesión” sufrida, aunque matizó que todavía queda trabajo por hacer.

La plataforma ‘No al TTIP’ lleva tiempo trabajando y exigiendo la paralización de este acuerdo de libre comercio entre EEUU y la UE, así como del CETA, entre Canadá y la UE, y el TISA, que prevé la liberalización a escala mundial de servicios como la banca y el transporte. Los colectivos que conforman esta plataforma exigen transparencia inmediata y que se hagan públicos los textos de negociación sobre el TTIP y el CETA. Además, se oponen al ISDS, el mecanismo de Solución de Diferencias entre el Estado y el Inversor que se regularía más allá de los tribunales nacionales y reclaman la soberanía de los pueblos para la toma de decisiones en la defensa y mejora del interés público y del bien común por encima de los intereses privados. También dicen no al Consejo de Cooperación Regulatoria y piden que toda la regulación de las operaciones comerciales, las condiciones del comercio y el establecimiento de estándares de producción del producto deben estar en manos de los órganos y procesos controlados democráticamente.

Entre las reclamaciones principales de esta agrupación de colectivos políticos y sociales también se encuentra la oposición a la desregulación y a la rebaja de los estándares de protección y al servicio del interés público, esto es el nivel de las normas sociales y laborales, de los consumidores y de la salud pública, la protección del medio ambiente, las normas sanitarias de los alimentos, el acceso a la información y al etiquetado, la regulación del mercado financiero, así como la protección de datos y otros derechos digitales. “No existe peor desregulación que la privatización de los servicios públicos”, recuerdan en su manifiesto, reiterando la defensa del acceso universal a una educación de calidad, a la atención a la salud y otros servicios públicos. “Las instituciones públicas deben mantener el poder político y las estructuras necesarias para proteger ciertos sectores sensibles y salvaguardar las normas importantes para nuestra calidad de vida. Las normas laborales y ambientales internacionalmente acordadas deben ser respetadas. La violación continua de las normas del trabajo debe ser objeto de sanciones”, prosigue el manifiesto.

Irene de la Cuerda, secretaria de Acción Social de la CGT, anima a protestar contra este tratado y a manifestarse frente a la Embajada de EEUU el próximo día 10 de julio. “Los tratados de libre comercio son una vuelta de tuerca más a toda la política de liberalización y privatización, de austeridad y recortes de la última década, esto es darle un carácter institucional y más global a todas las directivas que ha estado emitiendo la UE”, advierte la sindicalista de CGT. “Los tratados son como una carta de derechos para las transnacionales, si se aprueban los gobiernos y los parlamentos no pintarán absolutamente nada”, declara Irene de la Cuerda a cuartopoder.es. “EEUU ha firmado de los ocho convenios esenciales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sólo dos, el del trabajo esclavo y el infantil, no reconoce la igualdad de trabajo y salario para la mujer, ni el tema de la reconciliación con la vida familiar, la pequeña y mediana agricultura europea no van a poder competir con las grandes granjas americanas…”, informa la de CGT.

Por su parte, Empar Pablo, responsable de movimientos y redes sociales de CCOO, dice: “Es importante que la gente salga a la calle para parar el TTIP porque vulnera los principios fundamentales de la UE, los derechos sociales, laborales y medioambientales”. “Se está avanzando hacia un modelo de toma de decisiones escasamente democrático”, añade Pablo, quien considera que “si no conseguimos parar este tratado, los principales perjudicados seremos, como siempre, la ciudadanía”. Luis Rico, coordinador de Ecologistas en Acción de la campaña contra el TTIP, expica a este medio: “El TTIP pretende mejorar los mecanismos para que las grandes empresas operen en perjuicio de la democracia, de los derechos de las personas y ambientales”. “Ambientalmente se apuesta por la continuación del modelo energético basado en combustibles fósiles con prácticas como el frácking, cuando nosotros abogamos por un modelo sostenible centrado en las energías renovables”, añade Rico, para quien “se va a terminar con el principio de precaución, si entra en vigor el TTIP”. “Este principio es el que no permite entrar en el mercado europeo a ninguna sustancia que no sea ambientalmente segura y que esto se haya probado, si sigue adelante el TTIP, todos los productos entrarán en el mercado y sólo se retirarán si se prueba que son peligrosos”, prosigue.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *