Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Eduardo Inda balbucea frente a un renuncio

No es fácil contrariar con argumentos a un mercenario dispuesto a vivir la interpretación de un personaje sin ética ni valores. Y por esa misma condición de voluntario fantoche tampoco es fácil enfrentarlo a sus contradicciones, porque su papel incluye negar la evidencia sin ningún rubor. Así que en esta ocasión debía andar despistado hasta el punto de que ni su respuesta automática de negación acompaña a su expresión corporal.

En todo caso hay que dar la enhorabuena a Antonio Maestre, bien sea por prepararse concienzudamente sus intervenciones, o bien por la agilidad mental y la suerte que le ha acompañado al conocer ese dato concreto.

Un Comentario

  1. Pepe
    Pepe 20 julio, 2016

    Inda q en mi pandilla dicen que se te alegra la pajarita viendo a Iglesias y por eso te metes tanto con él, ja jaja ja, con las tías buenas q hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *