Los trolls mercenarios al servicio del PP

En la España del PP es posible que tu propio dinero sufrague una campaña de difamación contra ti.  Muchos personajes públicos y privados han conocido los rigores de estas auténticas plagas de avispas enfurecidas que en numerosos casos son activadas desde un despacho por encargo de un “cliente”.

1926
Aguirre consuela a Figar en una de sus despedidas de la política
Aguirre consuela a Figar en una de sus despedidas de la política

Rosa María Artal | El Diario | 23/09/2016

En la España del PP es posible que tu propio dinero sufrague una campaña de difamación contra ti. Alejandro de Pedro Llorca, hoy encarcelado por su presunta participación en la trama Púnica, era sin duda un eficiente profesional en las labores que le encomendaba el cliente. “El cliente”, según sabemos ya, era la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, regentada por Lucía Figar, bajo la presidencia de Esperanza Aguirre. Se trataba de desprestigiar a la Marea Verde en defensa de la Educación Pública –formada por profesores y otros trabajadores- y al entonces Ministro de Educación Ángel Gabilondo. Y de mejorar la imagen de su equipo. Estamos hablando de 2011.

Leer los pormenores de la investigación judicial que publica eldiario.es no puede ser más revelador del “modus operandi” de esta rastrera concepción de la política. Lanzada la campaña de Internet, es esencial involucrar a periodistas que sirvan de amplificadores. La trama dirigida por De Pedro dice, por escrito, cómo: “enviándoles mensajes cuando nos pregunten, interactuando con ellos, convenciéndolos de que hay una marea de gente que está cansada de estos profesores y sindicatos que no se creen sus mentiras. Para el cliente es importantísimo que se note nuestra labor ahí, junto con la habitual de mencionar a la consejera figar poara [sic] mejorar su imagen, cosa que no debemos dejar de hacer”.

No es fácil encontrar argumentos de descrédito de Ángel Gabilondo, un catedrático de Filosofía entrado en política; aunque cuando se ponen, lo consiguen. De ahí que se dedicaran a señalar presuntas contradicciones en su actuación, sin malmeter mucho más. Todo con dinero público, conviene insistir.

Menos conocidos, a los miembros de la Marea Verde les cayó encima toda suerte de acusaciones inventadas desde que eran unos vagos a que se lucraban con la venta de camisetas. Un  ejército de tuiteros y medios fantasma de la Púnica, como detalla el texto de Raúl Rejón, repetían sin cesar el argumentario dictado por el PP de Aguirre. El sistema habitual. 

A la Trama Púnica, dirigida presuntamente por el ex vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, y su socio David Marjaliza, se le atribuye un monto en “mordidas” de 250 millones de euros en contrataciones públicas. El dinero destinado a las labores de difamación y propaganda como el que hoy tratamos no está completamente evaluado. A la propia Aguirre le hicieron también un trabajito para adecentar su imagen y en este caso se conoce, gracias al sumario, la cuantía concreta: 10.000 euros. Generosa retribución por mover unos tuits o me gusta y disgusta en Facebook.

No es un caso único, se conocen y se conocerán más con los mismos objetivos y la sociedad ha de aprender a prevenirse con urgencia. Hay gente que cobra por estas campañas de insidias y exaltación en las Redes Sociales diseñadas para ocio y comunicación, en las que la inmensa mayoría participamos –sin duda- gratis. Y en efecto periodistas o figuras relevantes con perfiles potentes en seguidores los amplifican a sabiendas o no. Probablemente, la mayoría sin percibir la intencionalidad, aunque también sin hacer grandes comprobaciones. Cuando se apunta alguno con cierto halo progresista, la tarea termina siendo mucho más eficaz. Aumenta el impacto y la credibilidad.

La manipulación en Twitter en particular, al servicio de fines políticos es un hecho. Un trabajo de la periodista Myriam Redondo documentó el funcionamiento y consecuencias de los “Bots, trolls y propaganda encubierta en la Comunicación Internacional”.  La práctica cuenta ya hasta con trolls profesionales –remunerados- arrepentidos. “Lo más escalofriante es cuando hablas con tus amigos y están repitiendo las mismas cosas que viste en tu argumentario, y te das cuenta de que todo eso está teniendo un efecto”, explicaba una troll rusa a The Guardian. El problema es serio, la modalidad castiza de España es pagarla con dinero público. Pero resulta igualmente deplorable su uso con dinero privado buscando fines políticos.

Muchos personajes públicos y privados han conocido los rigores de estas auténticas plagas de avispas enfurecidas que en numerosos casos son activadas desde un despacho por encargo de un “cliente”. Una vez hecha la siembra solo hay que extenderla, tarea a la que se apuntan desde el hater de oficio a quien guarda un agravio o antipatía pendiente. La impunidad será total.

Tras la labor de campo, la maniobra llega después a la prensa y sus “Arde Twitter”. Y a las tertulias de televisión o radio. ¿Quién no reconoce a la troll arrepentida rusa en los lemas y memes que se usan en España? Habrá gente que se irá a la tumba con el muerto que le colgaron, al que no tenía ni el gusto de conocer. Por el contrario, se da el caso de personas que siempre salen impolutas como Esperanza Aguirre en la memorable viñeta de Fontdevila. Una parte de esa labor de limpieza nos costó a los residentes en Madrid 10.000 euros, según atribuye la investigación. A la alcaldesa que vendió viviendas sociales a un fondo buitre en el que trabajaba su hijo, Ana Botella, ¿le conocen mayores críticas que a su jocoso Relaxing cup of coffee? Comparen con Carmena o Ada Colau.

El trabajo en Internet es una parte muy vistosa de esa guerra capaz de utilizar los peores subterfugios con tal de conservar el Poder. Dado el método, cabe pensar que con la intención prioritaria de usarlo en beneficio propio como estamos viendo con los múltiples casos de corrupción. Hay otros más sutiles o acallados, los dosieres amañados, las escuchas, que también aspirar a entrar en el proceso de difusión. Que lo hacen aun siendo falsos gracias a quienes los divulgan. Por no hablar de las subvenciones encubiertas como publicidad institucional de la que gozan los buenos chicos entre los medios. También influyen en el “modelado” de la imagen de políticos. Es absolutamente notorio.

España ha reducido el gasto en educación por alumno en todas las etapas y esa inversión esencial ha quedado por debajo de la media de la OCDE y de la UE.  En los últimos años se le han restado casi 9.000 millones de euros. Un cóctel letal: erradicar la conciencia crítica, abatir a los enemigos con trampas y su dinero y quedar como la crema en el retrato. Y pagar por ello. Con dinero público. No es, por tanto,  ninguna anécdota. Es una trampa. Mayúscula. De las que alteran los resultados reales y la convivencia democrática.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Los trolls trabajan para el PPodrido, saben que son unos chorizos y los defienden como locos porque ellos birlan tb. Jo el twitter es una pasada, los defienden que flipan.

DEJA UNA RESPUESTA