Triste, frustrada, enfadada

3747

Patricia Salvador Garcia | 23/09/2016

Me siento TRISTE, FRUSTRADA, ENFADADA.

Pensé que la discriminación por mi orientación sexual estaba superada en la sociedad en la que vivimos.

En pleno siglo XXI y en está increíble ciudad como es Bilbao, encontrándome con mi pareja, (quien es del mismo sexo que yo), como tantas otras tardes de “pintxo pote”, en el BAR BASERRI, en la Calle Gordoniz n°19.

Mientras estamos disfrutando de nuestra compañía, debido a que mi pareja necesita tomar una medicación muy fuerte, decidimos cenar en ese local, momento en el que al solicitar a la camarera que nos sirviese unos “pintxos” esta nos comunica que ha recibido instrucciones de su “jefa” para que seamos invitadas a abandonar el local, alegando como motivo nuestras muestras de cariño, asimismo la camarera manifiesta su desacuerdo con las directrices de su “jefa”, por lo que nos vemos obligadas a salir del bar en busca otro establecimiento en el que cenar para que mi pareja se pueda tomar la medicación que tiene prescrita antes de ir a trabajar.

He luchado mucho en mi vida para ser aceptada, por lo que no me puedo permitir esta falta de respeto hacia mi dignidad, por mi inclinación sexual. Recordando que ante todo soy PERSONA.

Os pido, por favor que compartáis mi publicación para que este tipo de hechos no queden impunes.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA