El votante no quiere veletas

757

Ha quedado demostrado por enésima vez aunque algunos tiendan a ignorarlo: no importa tanto lo que defiendas, por importante que sea, como que siempre defiendas lo mismo. El mejor ejemplo posible de que el votante castiga las inconsistencias es el de Ciudadanos, el partido de Albert Rivera. Pero no es el único. El PSOE está probando la misma medicina, y también Podemos.

Cuando cambias tantas veces tu discurso es porque no sabes lo que quieres, y si no sabes lo que quieres es porque realmente no crees en nada, incluso creyendo en que sí lo haces. A partir de ahí te puedes permitir jugar a estratega, hasta que la gente perciba que estás jugando y no reivindicando. Ni un minuto más.

Por supuesto aquí cada cual hará la lectura que le convenga: en el PSOE los que mandan le echarán la culpa a Pedro Sánchez, y no a un ideario que ha pasado de la plurinacionalidad y el tono de izquierdas del primer Zapatero al rancio centralismo patriótico e ideológico actual; ese que impide acuerdos con los mismos nacionalistas con los que ayer se pactaba alegremente. Incluso desde Ferraz pueden simular creer que la solución es más intransigencia rancia con un pasito más hacia la derecha, por ejemplo con Susana Díaz al frente de las hordas pesoeístas, y que con eso van a engañar a alguien. Y desde Podemos también se hará la lectura que se desee, faltaría más, pero así como en Galicia –si no se profundiza mínimamente– se puede disimular el desastre, en Euskadi se ha estado muy por debajo de las expectativas, como por debajo de lo esperado para un votante que pide sensación de transformación han estado el discurso y las representantes ‘Errejón style’ de la cada vez más chic formación morada.

Lo único realmente agradable que nos ha dejado esta cita electoral es la desaparición de Ciudadanos. Nunca un partido con tan altas metas había caído tan bajo y tan rápido. Hoy por hoy, tras semejante hostión ya se pueden ir dando por finiquitados. En este caso a los votantes les ha parecido mucho más consistente el original que la copia. Lleno de derechas y mucho de derechas que diría el pope genovés. Gente como Dios manda.

Otros dos hitos para la historia son, por un lado lo acertadas que han estado, como es lo lógico, las encuestas a pie de urna. Esa gente encuestada cuando acaba de votar no es tan mentirosa como cabría suponer tras el ejemplo reciente. No lo ha sido en esta ocasión ni lo fue el pasado 26J. El otro acontecimiento es la bajísima participación en Galicia, porque aunque ahora anuncien un 63,75%, una vez se sume el voto exterior el porcentaje quedará en un 51%, el más bajo en unas autonómicas. O lo que es lo mismo, solo un 25% de los gallegos han votado al tan exitoso PP, así que mejor no los crucifiquemos, aunque sea el primer impulso por falta de información. Algo habrán hecho mal o pésimamente mal los partidos que no han sabido ‘seducir’ a ni más ni menos que la mitad de los potenciales votantes gallegos, para que finalmente se hayan quedado en sus casas.

Y ahora, porque estos datos y hechos no son ni mucho menos irrelevantes, que cada cual valore lo sucedido. O que se haga trampas al solitario.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Pues, sí, comparto el artículo. A mí no me gusta hacer leña del árbol caído (me refiero al Sr. Sánchez, ya que la hecatombe de CIUDADANOS se esperaba), pero es evidente que no es bueno utilizar dobles discursos que producen indefinición. El problema, en mi opinión, estriba en la confusión que tienen los partidos entre la moderación y el progresismo, pero, es que, ambas cosas son compatibles introduciendo cambios radicales y esto es lo que el bipartidismo rancio no acepta. ¡Patético!, pero ya lo conseguiremos pasito a pasito.

  2. El hostión q se ha pegado la muleta naranjera le está bien empleado, es como el hostión de Rita es q me troncho y lo de Sánchez es porque no tuvo huevos para plantarse con los viejos del partido pactando con Unidos Podemos con tanto defender el patriotismo ja ja jajajajaja, pero Pablo tiene q usar el mismo discurso en vez de hacer caso al flojeras de Errejón que quiere lo mismo que el PSOE y me apuesto a los chinos que quiere quitarle el puesto.

DEJA UNA RESPUESTA