Los golpistas del PSOE ya han ganado

7789

Juan Carlos Escudier | Cuarto Poder | 29/09/2016

Los aristócratas del PSOE se han topado con los reglamentos y así, claro, no hay quien dé un golpe de mano en condiciones. Tras meses de contubernios, los amotinados confiaban en que 17 dimisiones de miembros de la Ejecutiva bastarían para hacer huir al enemigo, pero hete aquí que Pedro Sánchez no rinde el fuerte y sólo le ha faltado lanzarle el cuchillo a Susana Díaz para emular a Guzmán el Bueno en la defensa de Tarifa.

Los golpistas entienden que, según los Estatutos, Sánchez debe recoger las fotos de la familia y desalojar el despacho para hacer sitio a una gestora, con la que abortarían su intento de que la militancia elija al líder. Y los asediados se disponen a aprovechar las dimisiones para convocar un comité federal que fije la fecha de un congreso extraordinario donde se manifiesten los afiliados, algo que también infieren de los mismos Estatutos. Como se ve, el lío es antológico y no es descartable que en algún momento intervengan los tribunales para decidir quién se queda con las llaves de Ferraz y las plazas de garaje.

La excusa de barones y sultanas para protagonizar este bochornoso tamayazo han sido los malos resultados de las elecciones gallegas y vascas y la negativa de Sánchez a facilitar la investidura de Rajoy con una abstención del PSOE. En realidad, existía un plan para liquidarle fuera cual fuese el camino que eligiera, aunque su idea de celebrar un congreso en diciembre, previa elección directa del secretario general, ha precipitado las cosas. Había que evitar a cualquier precio que la militancia se pronunciase y por ello han sacado los tanques a la calle al toque de corneta de ese exconsejero de Gas Natural llamado Felipe González.

Tal era así que hasta tenían cubierto el escenario de una repetición de elecciones, donde pensaban defender la opción de sustituir al candidato natural, es decir Sánchez, por Ángel Gabilondo, quien fue por cierto el elegido para encabezar la lista autonómica de Madrid cuando la dirección federal decidió pasar la apisonadora por encima de la cabeza de Tomás Gómez, quien desde entonces sigue molesto, para qué nos vamos a engañar.

Lo de Gabilondo merece un apunte porque el catedrático de Metafísica no es de los que creen que su reino no es de este mundo, sino más bien al contrario. De hecho, rápidamente tomó partido por los ahora amotinados y, según dicen, se lleva a partir un piñón con el valenciano Ximo Puig y, pese a que en su momento fue la opción de Sánchez, siente por él un desprecio que difícilmente puede disimular.

El plan actual era otro. Se trataba de imponer una gestora que, además de apoyar la abstención socialista en una reedición de la investidura de Rajoy, durmiera el proceso y dilatara la convocatoria del congreso varios meses, hasta que el propio Sánchez se convirtiera en un recuerdo lejano para la militancia. Sería entonces cuando uno de los suyos, probablemente la sultana andaluza, se coronase sin mayor oposición.

Como curiosidad cabría una reflexión sobre los Estatutos del PSOE, que pese a unas lagunas como las de Ruidera, distinguen dos situaciones respecto a la Ejecutiva Federal, que es elegida por el congreso y que tiene una fuente de legitimidad distinta a la del secretario general, al que votan directamente los militantes.

Los Estatutos contemplan que el secretario general y su Ejecutiva puedan ser reprobados políticamente y forzados a hacer las maletas, pero la vía prevista es la moción de censura que se contempla en el artículo 36.c y para ello es necesario que lo decida la mayoría del Comité Federal. De prosperar, sería el propio Comité el que designara una gestora. Barones y sultanas han renunciado a este camino porque no debían de tener todas consigo de que salieran triunfantes en el Comité Federal.

Algo distinto son las dimisiones en masa, que en los Estatutos se contemplan como vacantes y que bien podrían producirse por otras razones, tal que un accidente de avión. En este caso, según el artículo que invocan los conjurados, el 36 o, prevé que el Comité Federal se reúna para convocar un Congreso Extraordinario pero ni habla de gestora ni se entiende como una censura política. De lo anterior se deduce que lo que queda de la Ejecutiva, con su secretario general al frente, sigue en funciones y, lo que es más importante, controla el proceso hasta la convocatoria del Congreso. Pretender conseguir con 17 dimisiones lo que exige 146 votos del Comité Federal no es muy serio que digamos.

Aún con los tanques detenidos en el semáforo, es posible concluir que los golpistas ya han triunfado. Obviamente, nadie en su sano juicio cree ya posible el intento de formar un gobierno alternativo y, de repetirse las elecciones, el PSOE estaría condenado a descender todavía más a los infiernos. A esas terceras elecciones estaría abocado Sánchez en el improbable escenario de que saliera vivo de la conjura. En definitiva, si pierde la batalla del Congreso está muerto y, de ganarla, perdería la guerra y estaría muerto igualmente. Descanse en paz.

Comentar con Facebook ()

Comentar (5)

5 Comentarios

  1. Hay que ver cuántos amigos le están saliendo de repente a Pedro Sánchez. Sobre todo entre los bolivarianos, que no quieren pactar con él pero tampoco quieren que se vaya, para así poder quedarse con los votos que va a perder en las próximas elecciones. Esos que tan alegremente utilizan la palabra “golpista” (salvo para referirse a su idolatrado caudillo de Venezuela, que perdió las eleciones hace dos años pero sigue gobernando por sus santos cojones, y sus tanques) .

    Ahora resulta que negarse a aceptar que has perdido las elecciones es de demócratas, y dimitir para tratar de evitar que España siga eternamente con un gobierno en funciones es de golpistas.

    Por cierto, el autor de este artículo debería informarse un poco de lo que fue el tamayazo, para no usar palabras fuera de contexto, y reconocer que tan “golpistas” son los que han dimitido como Pedro Sánchez cuando cesó a Tomás Gómez, elegido en primarias, y lo sustituyó por una gestora ¿o no?

  2. A Sanchez le han hecho un favor enorme, su poder no era tan grande como para sacar la basura y operar en contra de los barones, pero la basura se ha sacado sola, y las máscaras también, sólo queda sentarse a pactar con los grupos de izquierda de una vez.

  3. Crónica de una muerte anunciada.

    Ya se había demorado mucho el asalto final de las trópas progubernamentales del sector más reaccionario del PSOE. Si bien los escasos resistentes hicieron todo lo posible por asegurar al movedizo terreno sus poltronas, antes de usar las por ellos inventadas puertas giratorias, por fin llegó el día y la hora señalados y usando Andalucia como via de paso, reccurente región por cierto que otros ya habían utilizado antes, comenzó la larga marcha de los adictos al régimen y a la cal viva. Y mientras, impávidas y frotándose las manos, las huestes del PP se frotaban sus manchadas manos porque al fin podrían refundar el PSOE a su imagen y semejanza. Para que luego digan que Lucky Mariano es tonto.

    • Rafael, en esta página no se admiten insultos del tipo y corte que has puesto. En adelante, utiliza un vocabulario más respetuoso. De lo contrario, borraremos todos los comentarios que contengan insulto y palabra soeces.

DEJA UNA RESPUESTA