Más de diez mil militantes socialistas, heridos graves tras caerse del puto guindo

“No sabíamos que estaba tan jodidamente alto”, ha dicho una de las víctimas

38993

Redacción/Rokambol/1.10.16

Un guindo de más de más de treinta y siete metros de altura ha sido esta semana el escenario de una de las caídas más dramáticas, y también más pintorescas y tumultuosas, producidas desde un árbol. “Nunca, en la historia moderna reciente, se habían caído diez mil ochocientas cincuenta personas del mismo árbol y al mismo tiempo”, han revelado desde el Instituto Nacional de Botánica Parlamentaria.

Bomberos, ambulancias y Protección Civil han acordonado el guindo en un perímetro de trescientos metros porque en las próximas horas se espera que sigan cayendo militantes socialistas, incluso en tandas que superarían el número de esos diez mil miembros que se precipitaron juntos contra el suelo en la primera caída. Se calcula que en las ramas del árbol todavía podrían quedar más de ciento setenta mil militantes, la mayoría de ellos muy maduros y muy estupefactos.

El jefe de bomberos cree que lo más sensato sería que cayesen todos los que quedan a la vez, de manera que los cuerpos de los primeros estrellados hicieran de colchón para los siguientes. Zarandear el guindo, fumigarlo o podarlo, son algunas de las opciones que se barajan entre los jardineros más expertos, frente a la propuesta de talar el guindo por su base, una idea que desaconsejan los mercados, pues el árbol podría desviarse en su caída, y muchas de sus ramas podrían precipitarse sobre Podemos. “Si el viento arrecia, lo mejor sería zarandear”, aconsejan los físicos.  Más en Rokambol

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Todo y quiero decir todo es una habitación donde metafóricamente hablando hay una cantidad muy importante podrida por el tiempo.. eso es lo que sucede.. todo apesta !! como lo solucionamos?.. si es, TODO lo que aprsta ???

  2. “Nosotros creíamos que González era el hada madrina buena del cuento”, sollozaba un grupo de los caídos del guindo (del Guindo Jurado). En ese preciso instante, un rayo justiciero cayó del Cielo, para purificar al mundo de la ñoñez e imbecilidad humana (no me sale de los cojones llamarlo ingenuidad y bienpensante/biempensante).
    En cuanto al guindo, no hace falta podarlo: se ha podado él solito.

DEJA UNA RESPUESTA