¿Y ahora qué? Ahora profundizar en la impugnación del “viejo orden”

968

Pedro Antonio Honrubia Hurtado | Kaos | 02/10/2016

Se acabó el teatrillo. Ha caído el telón y cayeron todas las máscaras. La guerra abierta, fratricida y cruenta en el PSOE ha venido a confirmar lo que, para algunos de nosotros, era una evidencia desde hace muchos meses: que el PSOE es el principal responsable, por no decir el único, de la parálisis institucional y  la ausencia de un gobierno electo en la que vive instalada la política del estado español desde hace casi un año.

Adiós a las negociaciones, al debate sobre la investidura, a intentar formar gobierno “alternativo”. Ya no les hace falta seguir con el paripé. Ha pasado lo que tenía que pasar: llevan meses que todo lo que hacen, tanto unos dirigentes como otros, tanto los “Pedristas” como los “Susanistas”, tanto los “oficialistas” como los “críticos”, lo hacen pensando en la batalla interna que vienen disputando solapadamente y como fondo de todos sus movimientos desde hace dos años. Un “sálvese quien pueda” en toda regla.

La guerra interna en el PSOE es la causa del “bloqueo”

En los últimos días hemos visto la foto final de la explosión de ese conflicto, la demostración palpable de que ellos y solo ellos han sido protagonistas de eso que se ha llamado “el bloqueo”; que todo ese famoso “bloqueo”, en realidad, se reducía a la incapacidad del PSOE para resolver su guerra interna. Está claro que sus dirigentes, los unos y los otros, jamás han pensado en clave de “gobierno” ni de “investidura”, sino por encima de todo en sus propias disputas internas. Y los demás a esperar.

La facción de Sánchez, atrincherada en Ferraz, convocaba Comité Federal para este sábado y congreso extraordinario para noviembre, llamando “golpistas” a los dimisionarios. Los dimisionarios, por su parte, llamaban “okupa” a Sánchez y señalaban que ellos eran los que mandaban en el partido. Lo demás ya lo conocemos: un auténtico esperpento de Comité Federal en el que al final ganaron los “Susanistas”, aunque los “Sanchistas” ya han dejado caer que no piensan “rendirse” y que están dispuestos a presentar candidatura cuando llegue el momento del próximo Congreso del partido. Su batalla era esta y solo esta: una batalla de poder interno puro y duro.

Lo demás era accesorio y coyuntural, pero una vez pasado de la “guerra fría” a la “guerra abierta”, ya todo lo demás sobraba. Esto iba y va, dicho de otro modo, de pura lucha de poder por el control de un partido que se debate, como bien lo señalaba esta misma semana Pablo Iglesias en un artículo, entre “los que se quieren reacomodar” al sistema por vía del “turnismo  con abstención” con el PP y los que “quieren imponer la restauración” del viejo esquema bipartidista clásico por vía del hastío y la repetición de elecciones hasta que se den los resultados deseados. Dos vanos espejismos destinados a fracasar. De momento han tomado la delantera los que optan por el “reacomodo” a la nueva realidad política.

Nunca hubo, pues, ningún empate catastrófico que el PSOE tuviera que resolver con su posicionamiento. Nunca hubo ninguna posibilidad de “desempate” real: nunca hubo nadie en el PSOE dispuesto a mirar de igual a igual a PODEMOS, y, por tanto, dispuesto a “desobedecer” las imposiciones del régimen. Había y hay una crisis de régimen y un PSOE situado en el centro de ella: por un lado actúa como “partido de régimen” impidiendo el acceso de Unidos Podemos al gobierno y, por el otro, luchando por su propia supervivencia, lo que le impide dar “estabilidad” al régimen tal y como hubiera ocurrido en un periodo de normalidad. Esa era y es la cuestión central de todo lo que estamos viviendo de un tiempo a esta parte: la paradoja en la que vive anclado un PSOE: actuar como “partido de régimen” pero bloqueando, con su indecisión, el normal funcionamiento del mismo. Y por más que ahora hayan vencido quienes parecen dispuestos a entregar los votos del PSOE en el “altar” del PP, esto no ha terminado.

No obstante, dejemos los alarmismos a un lado. Lo único que está en juego en esta disputa del PSOE es el futuro del propio PSOE. No se trata del futuro del Estado, ni de las posibilidades del cambio “hacia adelante”. No. La disputa y el objetivo de la misma no han estado nunca tan claros. Y es en función de esa decisión que tarde o temprano el PSOE deberá tomar, la de dejar gobernar al PP o apostar por un gobierno en igualdad de condiciones con Unidos Podemos que mire hacia el futuro más allá de los estrechos márgenes impuestos por Bruselas y el IBEX35, por Felipe González y por el grupo PRISA, que el PSOE estará a un lado o al otro del proceso histórico.

Aún si el PSOE decide finalmente irse sin miramientos hacia el lado de las élites, hacia el bloque conservador, la posibilidad de cambio no se detendrá. Solo engullirá al PSOE en él y hará que tarde un poco más en llegar. El cambio político en ningún caso depende del PSOE y esa es una fortuna porque si así fuera estaríamos perdidos. Salvo el sector casi residual de Pérez Tapias, nadie en el PSOE quiere cambio. El debate “para adelante” o “para atrás”, cambio o restauración no ha existido, hasta ahora, en Ferraz.

Por eso eligieron pactar con Cs antes que con Podemos unos (pensando que la presión mediática y el temor a unas segundas elecciones harían abstenerse a PODEMOS), y por eso presionan para que haya una abstención que permita un gobierno del PP los otros (a la espera de que ese mismo favor sea devuelto posteriormente por el PP en un futuro donde un PSOE a lo “Susana” necesite de esa abstención). PODEMOS no puede acomodarse, ni por activa ni por pasiva, a ninguno de esos dos planteamientos.

‘Podemos’ y debemos seguir impugnando el “viejo orden”

La función de Unidos Podemos debe ser la de seguir con la impugnación de un régimen que hace aguas por todas partes –como se ha vuelto a poner de manifiesto con este esperpéntico y espasmódico “golpe de régimen” en el PSOE–, empujando sus contradicciones hasta forzar los cambios que la gente demandó en las calles y en las plazas de todo el Estado. En ningún caso es el camino adoptar un discurso o práctica política que ayude a apuntalar ese mismo “viejo orden” que un día vinimos a impugnar. Girar la mirada de la estrategia política hacia un discurso que se enfoque en “no dar miedo a los que faltan” en lugar de impulsar la impugnación de este régimen en decadencia nos desdibuja. Lo hace aún más si se ancla en la creencia de que existe una mayoría social, autopercibida como clase media, que teme más al cambio “radical” que a la “restauración de lo viejo”, que todavía tiene “algo más que conservar que sus cadenas” y que, por tanto, se asustan ante la posibilidad de cambios profundos en el sistema político e institucional español, al punto de vernos con miedo antes que como alternativa. Este enfoque político, tan clásico del debate en las situaciones de inestabilidad, tiene más de restaurador que de “cambio”. Restaurador en tanto que, en última instancia, pretende jugar en el campo y con las normas del “viejo orden”, contribuyendo a su lavado de cara y no a una impugnación/ruptura de dicho orden. Asume -y contribuye a- una falsa “normalización” que nos acabaría engullendo como unos actores más de ese mismo orden que un día dijimos que veníamos a impugnar.

Si la gente salió un día a las calles a denunciar la incapacidad del “viejo orden” para dar respuestas a sus problemas y ello abrió una “ventana” para que fuerzas como Podemos, no identificadas con ese viejo orden, se abrieran un espacio central en la vida política del Estado, nada garantiza que, si la sociedad empieza a percibirnos como un partido más, una nueva oleada de protestas e impugnación de ese mismo viejo orden, que sigue en decadencia e incapacitado para dar respuesta a los problemas de la gente, no nos arrastre a nosotros también con ello. Porque las causas que generaron el 15-M siguen presentes y todo lo que suponga una “homologación” de PODEMOS a las formas y las prácticas de los “partidos del régimen” abre un hueco a que un nuevo 15M nos entierre con él. ¿O es que acaso ya no hay corrupción en España?, ¿ya no hay recortes?, ¿ya no hay desahucios?, ¿ya no hay millones de personas en situación de exclusión social?, ¿la gente joven ha dejado de emigrar por falta de oportunidades?, ¿ya no hay desconfianza en los viejos partidos?, ¿ya no hay crisis de legitimidad en las instituciones gobernadas por PP y PSOE? Nada ha cambiado desde Mayo de 2011 ni desde el 15M. Y nada ha cambiado porque sistemáticamente PP, PSOE y Cs se ponen de acuerdo para bloquear cualquier posibilidad de cambio. “Ellos” Vs “nosotros”. Tal cual.

La verdad es “radical” pero no tiene nada de extremista

A veces se confunde la radicalidad con el tono, el extremismo con decir la verdad, y eso, en política, no debería hacerse tan a la ligera (sobre todo cuando aspiras a ser un partido del “cambio”). Cuando Pablo Iglesias hizo aquel famoso discurso en la primera sesión de investidura de Pedro Sánchez, allá por Marzo, en el cual todos los titulares se fijaron en sus, satanizadas por los medios, apelaciones a la “cal viva”, pocos salieron en su defensa por haber sido capaz de señalar algo tan obvio: que alguien que “hizo lo que hizo en el País Vasco” no es una persona de fiar como aliado político. Ahora, aquellas palabras parece como si hubieran sido proféticas. Por cierto, también señaló aquel mismo día a Pedro Sánchez que se “cuidara de la naranja mecánica”. Ahora vemos a un Albert Rivera incapaz de disimular su alegría en twitter por el “golpe de régimen” realizado contra Sánchez desde el interior de su propio partido. Dos de dos. Dos verdades como templos que fueron consideradas extremistas, radicales e incendiarias, incluso desde dentro del propio partido. Por no hablar de aquel debate televisado en el que Iglesias dijo a Sánchez que parecía que mandaba poco en su partido. Tres de tres.

Se ha intentado, a raíz de episodios como los mencionados, hacer una caricaturización del debate dentro de PODEMOS en clave de “extremistas” y “moderados”, e incluso se ha llegado a decir que Pablo Iglesias está rodeado de “extremistas” en sus círculos más próximos  y que con ello estaba -–y está– llevando el partido rumbo al desastre. No es cierto, ni una cosa ni la otra. En Podemos, por definición, todos somos “radicales”, pero los “extremistas” son otros. Vamos a la raíz del problema, sí, y esa raíz, como se está viendo, es la crisis de régimen por la que atraviesa este Estado. Nacimos para denunciar tal crisis e impugnar dicho régimen. Pero eso no tiene nada de extremista, eso es puro y duro sentido común de época. Ahora se está viendo, una vez más, que todo lo que venimos diciendo desde que nacimos, y en especial durante estos últimos meses, era verdad: el PSOE forma parte del problema y no de la solución. Tiene la oportunidad de girar hacia la solución. Pero, de momento, ni ha querido, ni ha podido, ni lo han dejado. Y ahora da un paso más, impulsado desde los principales poderes fácticos del Estado, hacia la “restauración” de un sistema político cuyo objetivo central es erradicar al “virus” PODEMOS de su existencia. Es, pues, el PSOE quien ha bloqueado la política estatal con su indecisión y es, pues, el PSOE quien ha impedido que el “cambio” haya podido avanzar a la velocidad deseada.

Y decir esto no es ser extremistas, es decir una verdad como un templo. No seamos nosotros mismos quienes la pongamos en duda. Sánchez no es ningún mártir, es una víctima de su propia apuesta por estar del lado del régimen y no del lado del “cambio”. Y que los otros, los que de momento parecen haber tomado la delantera en la “batalla del PSOE”, sean peores o incluso “golpistas”, no lo exime de sus “pecados”. Unos y otros siguen representando ese “extremismo” neoliberal que nos ha traído hasta aquí. Nuestra respuesta no puede ser otra que seguir profundizando en la impugnación de este régimen en decadencia al que tanto PP, como los “dos” PSOE como Cs representan.

Ahora más que nunca queda claro que solo Unidos Podemos es la alternativa electoral a ese bloque de la restauración que sueña con volver a 2007 como si nada de lo vivido desde entonces hubiera pasado.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Eso hay que hacer, impugnar el orden de los viejorros del PSOE q nos han robado toda la vida y nos quitaron los derechos. Por eso no quieren los castuzos que entre aire fresco y se han pasado por los sobacos a los militantes del partido que sólo los quieren para que paguen la cuota y tienen el morro de decir que hay democracia, jeje.

DEJA UNA RESPUESTA