La abstención del PSOE que emocionó a Steven Spielberg

1669

Iker Armentia | eldiario.es | 07/10/2016

Como en la famosa escena de la lapidación de ‘La Vida de Brian’, los golpistas del PSOE llevan toda la semana evitando pronunciar la palabra Jehovabstención para escapar del multitudinario apedreamiento por blasfemia que les espera en las murallas de Ferraz o en las urnas de cualquier colegio electoral.

Como ya hicieran antes cuando el PSOE hablaba de la crisis sin pronunciar la palabra crisis, los barones han encargado a su gestora buscar en el diccionario de la RAE un eufemismo con el que salir airosos de las conversaciones de ascensor mientras negocian con Rajoy. Y de los creadores de “crecimiento negativo”, llega ahora a las portadas de la prensa la “abstención técnica”.

Abstención técnica. Como eufemismo es una birria porque incluye la palabra que se pretende ocultar, pero el adjetivo aporta un significado añadido sobre el que los barones van a intensificar la pedagogía de estos días. La abstención técnica es una abstención sin abstenerse. La abstención técnica no es lo que es, ni siquiera es lo que parece. La abstención técnica es abstenerse pero no es apoyar al Gobierno del PP.  Es darle al play a la legislatura. Salir de esta hartura de parálisis. Es evitar unas terceras elecciones, dar un gobierno a este país y hacer sonreír de nuevo a los niños. La abstención es un nuevo comienzo para todos. Tan solo eso. Venga, va, no es para tanto.

Pero la abstención es un Henry Kissinger premiado con el Nobel de la Paz, es la sacarina en el café después de un atracón de colesterol. La abstención técnica, estratégica o colonoscópica es dar el Gobierno al partido que destroza ordenadores para ocultar pruebas y que reclama la anulación de juicios sobre corrupción. La abstención es apoyar al partido de los recortes para la mayoría y las amnistías fiscales para los de siempre. La abstención es convertirse en cómplice de lo que haga Rajoy a partir de ahora.

Cuando Pedro Sánchez todavía estaba vivo, el debate consistía en saber si se atrevería a intentar un gobierno alternativo o no. La semana que empezó a fraguarse el golpe, Sánchez había girado la conversación al “no es no” frente a la abstención del percutor del asalto, Felipe González. Y, ahora que los barones se han hecho con el poder, el PSOE está intentando centrar el debate entre la abstención técnica (me abstengo pero te puedo zurrar desde el primer día) y la abstención condicionada (te abstienes pero formalitos en la bancada socialista).

El PP también ha contribuido a alimentar este escenario semántico que tanto necesitan los barones del PSOE. Primero, Rafael Hernando –poli malo malísimo– rechazando una abstención a secas y reclamando un compromiso de estabilidad al PSOE y después el poli bueno de Mariano Rajoy afirmando que no hay condiciones a la abstención. “¡Nos dejan abstenernos sin pedirnos nada a cambio!”, deben de estar celebrando los estrategas del Susanato. Y en eso va a consistir la apología de la abstención que se nos viene encima, en tratar de convencer a los militantes del PSOE y al mundo en general de que la abstención es la mejor solución posible, de que, aunque amarga, es una victoria y no una rendición como la de Breda. Papelón.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here