Fernández y compañía

7294

Gregorio Morán | Bez | 08/10/2016

Todavía no ha surgido, que yo sepa, un Darwin dedicado al proceso de evolución de las especies políticas. Cómo nacen, cómo se desarrollan, y cómo van muriendo de las maneras más ridículas e insólitas. La falta de un referente científico nos deja muy desarmados para el análisis. Sabemos cómo nació el PSOE, como se desarrolló, como se fue convirtiendo en paciente clínico en grado superlativo, pero estamos con los ojos avizor contemplando su muerte

Una especie se muere; los socialistas de antaño ya no son lo que eran -si alguien sabe muy bien lo que eran, cosa nada fácil- pero han entrado en su período de cuidados paliativos y el equipo médico-político es de una incompetencia que garantiza sin ninguna duda que van camino del cadalso.

No sé qué milagrero o brujo podría sacarle del pozazal donde él mismo se metió. Es el segundo partido de España en militancia, en corrupción y en incompetencia. Y como la cosa pintaba muy mal y se iban todos al carajo, sin saber muy bien por qué, escogieron para que les animara los espíritus y les conservara los patrimonios, al asturiano Fernández.

Conozco a Fernández, hemos charlado largamente, aunque fuera una sola vez, pero hay conversaciones que dejan huella. Pocas veces en mi vida me he topado con un trepa en grado superlativo, cuya habilidad y saberes políticos estaban cercanos al astuto analfabetismo. Fernández, el responsable de sacar al PSOE por los pelos y reconstruir un partido, que casi se puede decir que es una especie en proceso de liquidación, es un tipo normal, soso e ignorante -eso sí, puede recitarle las primeras páginas de El Quijote y dejar embelesada a esa clase periodística que la última vez que leyó algo fue un best seller en un verano con una suegra inaguantable-.

¿Ninguno de los cerebros tertulianos se ha preguntado por qué lo pusieron? Pues porque no era nada y de Asturias nadie tenía ni idea. Llevo años explicando sobre Asturias que, después de Valencia, que es insuperable como zoco de la corrupción del PP, no hay otro lugar en España donde la corrupción, en este caso del PSOE, haya permitido tales desafueros. Dominado por el tráfico de droga, que proporcionalmente supera a cualquier otro lugar de España, Galicia incluída. Yo he visto salir un Maserati de una cuadra de vacas; ni en Sicilia se hubieran atrevido a tanto.

Escogieron a Fernández porque no le conocía nadie, fuera de la cúpula, y pocos sabían que fue el cómplice necesario de todas las estafas que se hicieron en Asturias: el musel de Gijón, los fondos mineros, la corrupción urbanística de la zona oriental de Asturias, donde el bueno de Nacho Quintana, colaborador estrecho de Felipe González, fue atrayendo a la flor y la nata rancia del socialismo de la estafa social: Rubalcaba, Lissavetzky, y visitantes ocasionales fascinados por Llanes. A la alcaldesa han tenido que aforarla para que no entre en prisión por el sindicato de las prisas. Hasta tenían un mexicano de procedencia autóctona, amante del arte y de las finanzas, Pérez Simón, que sirvió a la causa del socialismo astur. Formado en la escuela del gran Slim.

Fernández entró en el PSOE asturiano cuando arrasaron en las urnas, allá por el 87. Ingeniero técnico de minas -“périto”, como dicen en los pueblos asturianos-. Se le conocía en Mieres, su lugar de nacimiento como “jamándulo”, que es el tipo que se dedica a gozar de las alegrías de una alimentación abundante, una vida tranquila y unas mozas en cacería. Arrolló de la mano del mayor estafador del norte, el presidente del Soma-Ugt, Fernández Villa, ese genio que acumuló un millón y medio de euros en Suiza y que además logró que un galeno -los de ahora son médicos, pero este pertenece a la raza antigua de galenos- le diagnosticara un alzheimer tan absoluto, que perdió la memoria pero no el patrimonio.

Como no tenemos un Darwin que nos explique el final de un partido político cada vez más parecido a Bizancio, y los historiadores de aquella decadencia serían incapaces de describir como Fernández, el “Jamándulo” de Mieres (Asturias), va a lograr frenar la caída en picado, no nos queda otro remedio que asumir los tiempos humillantes que nos está tocando vivir.

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

  1. Puessss. Tengo vaques. Me puedes dar la dirección del del maserati. Tengo unas consultas sobre el rendimiento interanual de mis vacas respecto al producto interior bruto de ellas mismas.

DEJA UNA RESPUESTA