Rosa María Artal | El Diario | 11/10/2016

Doce adolescentes, de entre 12 y 14 años, propinan una descomunal paliza a una niña de 8, compañera de colegio, según el relato de la agredida y de testigos. Doce adolescentes se habrían dirigido así –probablemente a la voz de uno, dos o tres líderes– a secundar una agresión de extrema crueldad sobre una criatura a la que ya han derribado al suelo. Y la patean y crujen a golpes. Sin que nadie mueva un dedo por ella. Hay que ponerse en la mente de todas y cada una de estas alimañas para hacerse idea de la escena.

La pequeña vuelve a clase. Pasará más de una hora allí sentada. También es necesario situarse en su lugar, su dolor y sentimientos. Cuando la madre la recoge han de ir al hospital. El parte médico refleja múltiples daños: el más grave, desplazamiento del hígado. Parece ser que no es un riñón como se dijo en principio, sino el hígado, órgano esencial para la vida. No añade ni quita grados a la salvajada.

Los datos afirman que se ha producido un sensible incremento de los casos de bullying en los colegios, y que muchas víctimas no lo cuentan en casa. Temen, probablemente, mayores represalias. Los agredidos son preferentemente niños que por cualquier circunstancia –peso, procedencia– son diferentes al conjunto. La tribu, insegura, ordena la homogeneidad.

Y ahora, en la ceremonia habitual, toca aumentar o restar importancia al caso, eludir o incrementar responsabilidades, responder al puño de hierro con más mano dura, llenar horas de palabrería de consumo, si es el caso.  Son muchos los casos de hecho.

Los adolescentes son espectadores de violencia en las pantallas, argumentan en descargo. Como siempre. Y a los 12, 13 y 14 años, incluso a los 5 si se apura, se sabe que patear entre doce a un ser humano notablemente menor que cada uno de ellos produce efectos desastrosos. Para eso lo hacen. Sin apenas motivo. Para desahogar el odio y el miedo. Lo que no es atenuante alguno.

Estos 12 bárbaros opositan a maltratar en grupo de mayores y subir sus fechorías a la Red. Javier Gállego, Crudo, se refería a estos asaltos en manada, de los que todos somos responsables. Unos más que otros, sin duda.

No es la violencia que se contempla en las pantallas, ficticia o real, el mayor problema. Es la violencia como sistema, la violencia estructural que se está imponiendo en nuestras vidas. El ver triunfar el matonismo con todas sus trampas y zancadillas. Apoyado. La justicia cuando actúa de parte. El desprecio y perversidad con los débiles, como en los grupos menos evolucionados. Termina dejando una raza de cafres.

Cuántas heridas han causado ya las políticas para la desigualdad y las consecuencias que acarrean. España lidera esa brecha en Europa. Reiteradamente. En particular desde que gobierna el PP. Con alarmantes cifras de pobreza infantil o desprotección social. Cuántas secuelas deja y dejará la pobreza inducida. Cuántos niños, jóvenes, adultos y ancianos apaleados contabilizamos desde todos los flancos de la injusticia. Menos mal que ya se puede pedir un Jet privado como quien llama a un taxi con una APP estupenda.

La ley de la selva empieza a definir nuestro mundo de nuevo, reeditando la historia de la barbarie. El Reino Unido, que aprobó un Brexit entre la ira y el desconocimiento, empieza a pensar –ahora– cómo ponerlo en práctica con temibles sesgos de xenofobia. La raza Brexit se afirma por boca de su presidenta Theresa May cuando muestra cierta comprensión a las agresiones a inmigrantes porque quitan el trabajo a los locales, en pura demagogia de la peor especie. Pensando en elaborar listas hasta de escolares extranjeros, los inmigrantes se convierten en moneda de cambio para la negociación de una salida ventajosa de la UE.

May declara que solo admitirán en el país “a los mejores”. Hitler no lo hubiera dicho mejor. Y es la avanzadilla insolente de lo que está ocurriendo en Europa. La vida de miles de refugiados es ya para muchos, para los dirigentes en la práctica, calderilla.

¿Violencia en las pantallas o en la vida? A poco que descuidemos su protección emocional, nos encontramos con el hígado destrozado por la bilis de ver al partido más corrupto de la reciente historia de España a punto de volver a formar gobierno. Podría estar listo antes de que acabe el mes. Apoyado por un obsceno golpe en las filas del PSOE cuyos extremos dejan con la boca abierta y sapos en el estómago. Y por ese devenir de periodistas y medios cómplices. No llegan a ocultar noticias de intolerables atropellos desde el buen periodismo, sin embargo. La Cátedra de Corrupción que tenía instalada el PP, según El Mundo, se suma con sus cutres “powerpoint” a este continuo sinsentido.

No es para espíritus sensibles ver los panegíricos que montan al “hombre tranquilo” designado por Susana Díaz –otra incomprendida, leo– como gestor con mando en plaza. Y produce un absoluto empacho de inmundicia oír a Javier Fernández, tan respetuoso con la corrupción del PP,  nuevas alusiones a la cal viva –ahora arrojada sobre Podemos–, que este PSOE haría mejor en guardar si realmente fuera prudente.

La ley de la selva pero más puerca y rastrera. No se sale inmune de su ponzoñoso follaje.

La pobre niña brutalmente apaleada en un colegio de Mallorca ha de apechugar con sus dolores, sus secuelas, y las que en el carácter deja la atroz injusticia. Ojalá encuentre caminos de salida y crecimiento. Los energúmenos que se ensañaron, presuntamente, con ella enfrentarán su papel en la paliza, liderazgo para el mal, servilismo cómplice y dañino. Guardan dentro serias lesiones en el ser de humanidad. No es una chiquillada.

Faltan los que miran. Los que miran y callan. Los que miran y golpean, con manos y pies o con su silencio.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Por que no lo decís todo?, por que no decís que los cobardes que agredieron a la niña de 8 años son moros, como siempre, y que amparados por unas leyes estúpidas no les pasara nada.
    Claro decir esto va contra lo políticamente correcto, decir simplemente la verdad, que estos salvajes no pueden convivir con nosotros porque sus mentes están a años luz de la nuestra.
    Estáis deseando que un español, cometa algún acto vil para proclamarlo a los 4 vientos y así decir veis como los de aquí también cometen delitos, por supuesto que si, pero por uno de aquí ellos cometen 100 y vosotros mirareis para otro lado.
    Es como el caso de los violadores de San Fermín, acto que me parece por supuesto deleznable y que si son culpables, que caiga sobre ellos todo el peso de la ley, pero por que no contáis las miles de violaciones que cometen los moros a diario en toda Europa, lo que hicieron la noche de fin de año en Colonia con la violación masiva de cientos de mujeres, a eso vienen vuestros queridos refugees, y como veis sus “adorables” hijos ya van entrenándose para hacerla cada vez mas gorda, cuando vean que un acto tan vil no tiene ninguna consecuencia, cuando estos monstruos cobardes deberían como mínimo ser expulsados del colegio, los niños de este colegio no se merecen tener que ir todos los días aterrorizados por unos moros que nunca harán nada bueno por la sociedad que serán toda la vida un lastre y una fuente de disgustos para quien tenga la desgracia de cruzarse con estos canallas, en un reformatorio tendrían que estar ahora mismo.
    Pero de esto no hablareis nunca, es discriminatorio, hay que comprenderlos, solidaridad pero por mi casa no, verdad? Y aquí os dejo un enlace que demuestra que esta publicación no se diferencia en nada de los medios dominados por el sistema, pues al igual que estos tenéis cuidado de no contar quienes son los autores de la mayoría de los crímenes en España y nunca seréis capaces de darle publicidad a un crimen cuando sus autores sean individuos de origen magrebí, No vaya a ser que las ovejitas que os leen despierten y se den cuenta de la verdad, aquí esta el ejemplo de lo que es verdadero periodismo, haber cuando publicáis una noticia como esta y nos dejamos ya de filosofías baratas, los cafres los estais metiendo en el país todos los días y encima les consentís que hagan lo que les da la gana; este es el enlace de la verdad: https://somatemps.me/

DEJA UNA RESPUESTA