A las barricadas

897

Jesús Cintora | eldiario.es | 12/10/2016

Son días de mascarada. De contrariedad. Tiempos tan extraños como que, algunos que se llenan la boca de España, antes se llenaron los bolsillos con el esfuerzo de los españoles. Otros se beneficiaron o hicieron la vista gorda ante semejante carterismo y cuidado si parece que, ahora, otros miran hacia otro lado… Me explicaré.

La Fiesta Nacional ha pasado con un gobierno en funciones. Con un partido del gobierno en funciones imputado. Con imputados confesando financiación irregular de ese partido ante el juez. Con jueces denunciando públicamente las trabas del sistema para investigar la corrupción. Con tramas corruptas que no están siendo castigadas políticamente. Con políticos de la oposición diciendo que no habrá “barricadas éticas” ante las conductas corruptas…

Seguiré por esto último, porque me resulta preocupante. El presidente de la gestora del PSOE ha dicho que no quiere “construir una barricada ética y moral que le impida hablar” con el PP. Es inquietante, porque ser exigente con la corrupción no es levantar barricadas. Es, simple y llanamente, hacer oposición. Hablar no es incompatible con ejercer ese control necesario para la salud de un sistema democrático. Resultaría lógico pensar que en esa tarea de denuncia debe estar siempre el primer partido opositor de este país.

Pensemos bien e imaginemos que la gestora socialista, con Javier Fernández al frente, busca con estos mensajes un tono conciliador. No “endurecer” la política, como ha dicho. Chirría entonces que, a renglón seguido, Fernández llame a Pablo Iglesias “hipócrita”, “fariseo” y “Caifás”. ¿Esta es la estrategia del PSOE? ¿Comparar al líder de Podemos con un personaje bíblico traidor y conspirador (después de lo ocurrido con Sánchez) y decir que no habrá barricadas éticas con el PP en mitad del juicio de la Gürtel?

Se entiende perfectamente que, con este panorama, Mariano Rajoy diga en los corrillos que “lo mejor ahora es estar callado”. Pensará que le conviene más que hablen los otros. Porque mientras Rajoy calla, sus oponentes se enzarzan y hasta se han gritado y casi llegan a las manos. Ya sabemos que esta dejación para que se cueza el rival viene en el libro de recetas de don Mariano. Tácticas de manual. Como ese “powerpoint” de la Gürtel. Lo da la experiencia. No lo enseñan en esos foros europeos donde han enchufado ahora a Ana Mato.

Dicen que el Partido Socialista también opta por conductores experimentados en estos tiempos de colapso. El reto está ahora en que no sean conductores suicidas. El PSOE ha cambiado de carril con una maniobra muy arriesgada. Será aún más peligrosa moviéndose a la derecha. Kamikaze si parece que gira en un cambio de sentido. Entonces no habría vuelta atrás. Entonces parecería que conducen dejando a los suyos tirados. A ver así quién se iba a montar con ellos.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA