Google images.

JUAN CARLOS ESCUDIER | Cuartopoder | 

Aunque no es descartable que la culpa sea de Zapatero, que es el niño que el PP siempre ha tenido a mano para atribuirle sus destrozos, todo hace pensar que el desequilibrio de las cuentas está íntimamente ligado a la última reforma fiscal del Ejecutivo, una jugada maestra por la que se dejaron de ingresar cerca de 8.000 millones de euros. De esta cantidad, más de 4.800 millones correspondieron al IRPF y el resto, en su mayor parte, a la rebaja en el adelanto que las empresas abonaban a cuenta del Impuesto de Sociedades, medida que ha tenido que ser corregida y aumentada sin que los responsables económicos del Ejecutivo hayan experimentado el más mínimo sonrojo.Tras las incertidumbres, las certezas. La primera, glosa de lo obvio, es que la nueva dirigencia del PSOE permitirá que Rajoy renueve el alquiler de Moncloa a precio de amigos, que para eso se comparte paraguas los días lluviosos de desfile. La segunda, más obvia todavía, es que cuando el presidente sea investido con el voto vergonzante de los socialistas, se apresurará a meter la tijera en los nuevos Presupuestos para recortar 5.500 millones de euros y cumplir así con el déficit que exige Bruselas. Lo de tener un Gobierno como Dios manda y no uno que haga en funciones lo que le salga de los BOEs no es barato.

La reforma era un desatino que no obedecía a ninguna razón económica sino más bien a la proximidad del período electoral, con sucesivos comicios en los que el PP intentaba evitar que se le recordara que llegó al poder anunciando la bajada de impuestos y un telediario después los subió hasta las nubes para que respirasen aire fresco. El partido que había prometido no tocar las pensiones y las recortó; el que dijo que Educación y Sanidad eran sus líneas rojas poco antes de detraer de ambas partidas 10.000 millones y el que juró sobre la Biblia que no abarataría el despido, necesitaba demostrar que, si se lo proponía y cerraba los ojos muy fuerte, era capaz de cumplir alguna cosa de su programa.

Los bienpensantes objetarán que la reforma no fue una estafa electoral en toda regla sino un simple error de cálculo, ya que al fin y al cabo, la economía se estaba recuperando y el conjunto de los ingresos tributarios repuntaron un 4% en 2015 hasta los 182.000 millones de euros, aunque en su mayor parte se debiera al cobro de sanciones y a liquidaciones de ejercicios anteriores. Y lo seguirían pensando de no haber visto a Rajoy el pasado mes de mayo -se supone que con algún avance de la recaudación ya en su mano- pasarse por el forro el compromiso de déficit y prometer otra rebaja de impuestos adicional “si los ingresos fiscales siguen aumentando como lo hacen ahora”. ¿Que qué pasaba en mayo para que Rajoy se desmelenara ante el Financial Times? Pues que estábamos a un mes de la repetición de las elecciones generales. Todo muy profesional, como pude apreciarse.

En definitiva, el nuevo Gobierno nacerá con una hipoteca multimillonaria a la que tendrá que hacer frente de inmediato. ¿Cómo? Pues adelgazando aún más el gasto público para que paguen el pato los de siempre o volviendo a subir los impuestos y que los de siempre sigan pagando el pato y los postres. Guindos, que en materia de agujeros es un lince, parece inclinado por lo segundo. En el deporte de usar la fiscalidad para ganar elecciones y no para corregir desigualdades siempre hemos tenido atletas de fama mundial.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Rajoy es la peor “”””Rata “”””” rata que existe en España tienen q eliminarlo para q España progrese

  2. ya hace tiempo que dije,que españa iba a terminar peor que grecia,alli arrasaron con todos los fondos y reservas que habia,el gobierno entrante se encontró con un a deuda de 800.millones de euros,(aqui ya tenemos,1BILLON.400.000,euros de deuda,ya estamos peor que grecia,alli hicieron el corralito,aqui tendran que hacer una granja,o un corralón,asi es como gobierna un pais,los ministros de finanzas y economia,incompetentes y corruptos,esto solo tiene un nombre,DELINCUENTES.

DEJA UNA RESPUESTA