Google images.

LUIS DÍEZ | Cuartopoder | 

La militancia socialista no está dispuesta a facilitar la vida a la dirigencia. Como dice Odón Elorza, “el divorcio acecha”. Afiliados y simpatizantes están convocando una concentración para el próximo sábado, 22 de octubre a las 12 de la mañana ante la sede federal del PSOE en la calle madrileña de Ferraz, para reiterar su rechazo a la abstención que facilitaría el gobierno del PP. La manifestación se celebrará unas horas antes de la reunión del Comité Federal que deberá adoptar la decisión y que ha sido convocado para el domingo 23, a las nueve de la mañana.

La convocatoria se produce cuando se han cumplido trescientos días de gobierno en funciones por la negativa, primero, de Mariano Rajoy a someterse a la investidura para quemar a su contrincante  Pedro Sánchez, y la incapacidad, después, de pactar con sus afines ideológicos. El presidente asturiano y de la gestora socialista, Javier Fernández, no ha conseguido atraer a la causa del “mal menor” a los secretarios generales de las federaciones que apoyaban a Sánchez y mantenían el “no es no”. Fernández está hablando, uno a uno, con todos los secretarios generales y mantiene su intención de reunir el Consejo Territorial antes del decisivo Comité Federal.

El presidente de la gestora socialista ya sabe que no podrá contar con el voto de los siete diputados del PSC para la investidura de Rajoy. Miquel Iceta lo reiteró ayer tras ser reelegido primer secretario de los socialistas catalanes en unas reñidas elecciones primarias con su competidora interna Nuria Parlón, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona). Iceta obtuvo 4.889 votos (el 54,14%) y Parlón, 4.142 papeletas (el 46,8%).

Fernández también ha podido constatar la posición inamovible de su colega balear Francina Armengol y de los principales secretarios generales, partidarios del esquema que había propuesto Sánchez, como son la madrileña Sara Hernández, el de Castilla y León, Luis Tudanca, y la vasca Idoia Mendia. A ello se añaden las más de 80.000 firmas de afiliados, recogidas con iniciativas individuales y de Izquierda Socialista en varias federaciones que están siendo verificadas para elevarlas a la gestora y en las que piden consulta a las bases, elecciones primarias para elegir al secretario general y congreso extraordinario cuanto antes.

En esta tesitura, algunos miembros “históricos” del Federal, como el eurodiputado José Blanco, no se atreven a opinar sobre la conveniencia o no de dejar libertad de voto en la investidura. Su compañero Ramón Jaúregui, que se incorpora al Federal como presidente del grupo socialista español en el Parlamento Europeo, se muestra claramente partidario de la abstención y argumenta que “el partido (el Comité Federal) tiene que decidir si prefiere una abstención técnica o prefiere votar ‘no’ a Rajoy y que haya nuevas elecciones, lo que significa, en mi opinión, un ridículo internacional para España”.

Por su parte, el diputado donostiarra y exalcalde de Donosti, Odón Elorza, estima que una buena solución para evitar el divorcio entre las bases y las élites de un PSOE partido en dos sería la libertad de voto. “Me pregunto –escribe en El Socialista– si no sería muy conveniente que, si finalmente se acuerda la abstención, esta tenga un alcance técnico, limitando su número a los once votos necesarios”. Y a continuación pone sobre la mesa el voto en conciencia. “Autorizar el ejercicio de la libertad de voto por razones de conciencia me parecería una decisión inteligente, democrática y representativa de las dos posiciones existentes ante una cuestión excepcional como es la de posibilitar el Gobierno de Rajoy”.

Elorza sostiene que el “carácter excepcional” de la votación encaja en el reglamento del Grupo Socialista (artículo 33) y que un pronunciamiento favorable de la dirección del partido a la libertad de voto evitaría la ruptura de la disciplina. Aunque no se espera un Federal tan tormentoso como el del 1 de octubre en que los barones periclitaron a Sánchez, la discusión será intensa, con el ruido de fondo de la protesta de los militantes. Por cierto que varios miembros del Federal, que tienen derecho a leer las actas, aseguran que la dirección del PSOE no las facilita desde el 28 de diciembre pasado. En ellas deberán figurar las intervenciones grabadas del último Comité.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA