Cebrián desata los perros de la guerra contra Pablo Iglesias

10911

Antonio Maestre | La Marea | 20/10/2016

La protesta de un grupo de estudiantes en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) contra Felipe González y Juan Luis Cebrián que impidió el desarrollo de una conferencia en la Facultad de Derecho ha servido para que las fuerzas vivas de PRISA desaten los perros de la guerra contra Pablo Iglesias.

Una vez conseguido el objetivo de González, Cebrián y Susana Díaz de descabalgar a Pedro Sánchezde la secretaría general del PSOE, y tras la crisis interna sin precedentes que vive el Partido Socialista, el Grupo PRISA ha optado con una estrategia para resucitar al partido de Ferraz: el ataque despiadado hacia Podemos en general y a su líder, Pablo Iglesias, en particular.

La edición digital de El País no dudó en culpabilizar a Iglesias de la protesta estudiantil, que calificó de “violenta”. Como horas antes del incidente Iglesias había realizado una crítica política a González y Cebrián, el diario de PRISA estableció una relación de causalidad entre la legítima disensión hacia sus adversarios declarados y la protesta en la universidad.

En una captura realizada a las 20:00 horas del miércoles, El País ofrecía cinco artículos sobre el episodio de la UAM . En los titulares o subtítulos de tres de ellos, culpabilizaba a Pablo Iglesias de ser el instigador del “grupo de violentos”.

captura-de-pantalla-2016-10-19-a-las-20-14-57

El artículo principal de la portada con el titular “Un grupo de violentos impide una conferencia en la universidad”, incide en establecer causalidad entre la protesta y las críticas políticas que Pablo Iglesias había realizado por la línea editorial del periódico y las actuaciones de Felipe González en la crisis del PSOE. En términos similares se expresa un artículo de Ruben Amón titulado La ley de la calle, en el que acusa a Iglesias de incitar a una “rebelión popular”. El lenguaje bélico y violento no es casualidad. Las críticas que recibe el líder de Podemos en El País siguen la misma línea que las expresadas por el portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, que declaró que los “violentos” repetían las consignas de Pablo Iglesias. La similitud entre los mensajes de los acólitos de Susana Díaz y el diario que dirige Antonio Caño no son fruto del azar sino de una estrategia coordinada.

Los reproches hacia Podemos no se quedaron únicamente en la edición digital. Enseguida se trasladaron a las redes sociales, donde el director de Opinión del periódico, Juan Ignacio Torreblanca (que también es miembro del patronato de la Fundación Felipe González) exigía a la formación morada que se desmarcara de los hechos. Una vinculación urdida en la manipulación de su diario.

Un editorial sobreactuado y lleno de odio

La campaña de acoso en El País ha continuado con su portada de hoy, en la que vuelve a vincular a Podemos con la protesta. Pero es en el editorial titulado A golpes con la libertad con el que Cebrián maltrata el Libro de Estilo de su diario: un artículo en el que realiza una serie de comparaciones absurdas y ataques fuera de toda lógica argumentativa y moral. Una embestida despiadada contra Podemos y Pablo Iglesias con acusaciones falsas y falacias de todo tipo que dejan en una broma el editorial publicado hace semanas contra Pedro Sánchez, que incluso provocó una carta de disculpa de Antonio Caño a los suscriptores que se dieron de baja por la deriva reaccionaria del diario que dirige.

El editorial de El País comienza comparando la represión y ostracismo que vivió hace 80 años Miguel Unamuno por protestar ante el jefe de propaganda franquista, José Millán Astray, con el hecho de que Juan Luis Cebrián y Felipe González no pudieran pronunciar su conferencia. Además, usa la figura del magistrado asesinado por ETA, Francisco Tomás y Valiente, cuyo nombre llevaba el aula donde se iba a celebrar el evento, para instrumentalizar a las víctimas de ETA contra Podemos. No duda para ello en mentir.

Afirma el editorial que ETA fue “una organización reivindicada en algunas de las pancartas vistas ayer”, una afirmación falsa, puesto que el texto se refería a un cartel que portaban los estudiantes en el que se pedía el acercamiento de los presos a Euskadi. Una petición que respalda incluso Eduardo Madina, uno de los miembros del PSOE con más predicamento en la actual línea editorial de El País. Ya en 1999, cuando era miembro de las Juventudes Socialistas, su formación redactó una petición en la que exigía el acercamiento de los reclusos etarras a las cárceles vascas.

El editorial acusa a Iglesias de “señalar” a Cebrián para que otros realicen sus actos violentos: “Todo esto no ocurre por azar: es la traducción a hechos del continuo señalamiento que este diario y sus trabajadores vienen sufriendo. En el hostigamiento que sufrieron ayer un expresidente del Gobierno democrático de España y el presidente del grupo PRISA se reprodujeron milimétricamente los eslóganes y acusaciones que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, viene desplegando en las redes sociales y en sus intervenciones públicas”.

La mayor infamia del texto se reserva para los últimos párrafos. Tras comparar a Podemos con la extrema derecha xenófoba y el populismo venezolano, y tildar al partido de reventador de la democracia, acaba con una referencia a La Pasionaria para, finalmente, equiparar una protesta estudiantil, que concluyó sin ningún acto de violencia ni heridos, con el golpe de Estado del 23F.

“Pasionaria, la histórica líder comunista, supo combinar la resistencia al fascismo con la presidencia de la primera sesión de las Cortes democráticas de este régimen que estos líderes tanto desprecian. Su ‘no pasarán’ es patrimonio de todos los demócratas. No pudieron hacerlo los tricornios, y no lo harán las capuchas”.

Juan Luis Cebrián y Felipe González están acostumbrados a ser actores políticos que quitan y ponen secretarios generales, pero no toleran convertirse en objetivo de la legítima crítica política que sus actos provocan. Pablo Iglesias se ha caracterizado por no callarse ante la campaña de El País hacia su persona, y eso ha recrudecido los ataques de PRISA con más virulencia. El acoso y derribo sin cuartel contra el líder de Podemos, como pilar fundamental de la operación para resucitar al PSOE, ha comenzado.

Comentar con Facebook ()

Comentar (5)

5 Comentarios

  1. Señor manuel con mis Respetos yo nunca le criminaria anadie por su manera de Escribir puesto que cada uno escribe como sabe y no loabre echo tan mal puesto que a entendido todo lo que e puesto y por eso no boy a dejar de comentar !!! Un saludo

  2. Manuel puede que Gloria no pudo estudiar en su momento. Piensalo
    Con respecto a Cebrián su pasado en medios franquistas lo retratan por mucho que se maquille.
    De Felipe González con la bandera de España y haciendo el saludo romano que decirle, siempre demostró que estaba engañando como lo de la Otan de entrada no y no nos merece confianza y menos los que le votamos. Sr. González porque no te callas que estás mejor pues con las intrigas ya tienes bastante

  3. No os olvidéis del otro gran medio de propaganda, la SER. Ahora a Pablo Iglesias le llaman “pimpollo”. Aunque, eso sí, siguen siendo una fuente de opinión plural y nada sesgada…

  4. No me puedo creer que El País manipule la violencia en provecho político. Es impensable.

    Creo, ahora sin sarcasmo, que la violencia política persiste porque los ciudadanos nos dejamos manipular por medios como El País. Si no obtuviesen beneficio, no montarían estos teatros.

    Porque Podemos no necesita de estas cosas para acabar con el PSOE.

DEJA UNA RESPUESTA