Cebrián y las amenazas a la libertad de expresión

Estoy en contra del boicot a Cebrián y Felipe, pero me parece extremadamente hipócrita su criminalización y su utilización política.

947

Ignacio Escolar | El Diario | 

Estoy en contra del boicot de varios estudiantes en la Universidad de Autónoma de Madrid contra la conferencia de Felipe González y Juan Luis Cebrián. No cuestiono los abucheos o las pancartas: el derecho a la protesta es necesario y legítimo. Pero también creo que esa minoría que protestaba no tenía derecho a bloquear las puertas de la sala y boicotear el acto. Tan estudiantes de la Autónoma son quienes protestaban como quienes querían escuchar la conferencia. Que Cebrián y González tengan tribunas más que de sobra para expresar su opinión no justifica tampoco que se les calle en la universidad.

Estoy en contra de este boicot, pero me parece extremadamente hipócrita su criminalización y su utilización política. El diario El País, en el editorial en defensa de su primer ejecutivo, ha relacionado lo ocurrido con el golpe de Estado del 23F, con el asesinato por parte de ETA de Francisco Tomás y Valiente y con el “muera la inteligencia” del fascista Millán Astray contra Miguel de Unamuno, que acabó con el filósofo expulsado como rector de la universidad y después con varios meses de arresto domiciliario hasta su muerte. La exageración es tan obvia que ofende a la inteligencia. Su falta de coherencia ofende aún más.

Lamento el boicot en la universidad no solo por el boicot en sí. También por la oportunidad perdida: la de escuchar las explicaciones de Cebrian y de Felipe –consejero editorial de Prisa– ante las preguntas de los estudiantes sobre el papel de El País en la última crisis del PSOE, sobre su apoyo a la investidura de Rajoy, sobre sus negocios con el empresario petrolero iraní Zhandi o sobre sus despidos a periodistas incómodos. Prefiero que hablen en público, se retratan mucho más.

La víctima de la libertad de expresión, Juan Luis Cebrián, es el mismo periodista que  amenazó con acciones legales a La Sexta, El Confidencial y eldiario.es por dar a conocer sus negocios con el petróleo de un país en guerra, Sudán del Sur, y sus relaciones con los paraísos fiscales a través de esta petrolera y de la que entonces era su esposa, en régimen de gananciales.

Juan Luis Cebrián, la víctima de la libertad de expresión, es también quien ha presentado una demanda mercantil contra El Confidencial, donde pide a este periódico 8,2 millones de euros por competencia desleal. Es una vía judicial inusual y peligrosa.

Lo habitual, cuando un ciudadano considera que un medio de comunicación ha mentido o le ha calumniado, es recurrir a una demanda por derecho al honor. En los casos más extremos, a una querella penal, que puede acabar incluso en una condena de cárcel.

En vez de estas vías, Cebrián ha optado por una tercera opción hasta ahora desconocida:  una demanda por competencia desleal donde asegura que El Confidencial buscaba en sus informaciones menoscabar la imagen de Prisa y El País para deteriorar la cuenta de resultados de un competidor. Para argumentarlo, quiere hacer responsable a este medio del descenso en el número de suscriptores, anunciantes y lectores de El País que –según la propia demanda– han provocado las noticias sobre Cebrián.

Que Cebrián tenga relación con dudosas petroleras, con paraísos fiscales, con insultantes editoriales, con maniobras de poder, con golpes internos en el PSOE o con cuestionables despidos es responsabilidad de Cebrián, no de los medios que publicamos estas informaciones veraces y nunca desmentidas. El principal responsable de la pérdida de credibilidad, lectores y suscriptores de los medios de Prisa es el propio Juan Luis Cebrián, no los medios que hemos informado sobre él.

También es Cebrián el principal responsable de haber hundido el Grupo Prisa, cuya valor en bolsa e independencia editorial ha descendido a la misma velocidad a la que han crecido sus deudas. En el camino, Prisa tuvo que vender Cuatro, vender Sogecable, cerrar Localia, cerrar CNN plus… El título de la conferencia boicoteada –El futuro no es lo que era– es también el nombre de un ensayo que recogía una larga conversación entre Cebrián y Felipe. Se publicó en 2001 en uno de los sellos del grupo, la editorial Aguilar. Hoy Aguilar es de Penguin Random House, a quien Prisa tuvo que vender todos los sellos literarios para rebajar su deuda. El futuro de Prisa no es tampoco lo que era. Y no solo por su deuda, que explica en gran medida la deriva de este grupo de comunicación.

Cuando Cebrián presenta una denuncia de ese calibre contra un medio –8,2 millones de euros–, lo que busca no es solo una indemnización con argumentos más que dudosos. Es amedrentar a toda la prensa para que no informe sobre él.

¿Amenazas a la libertad de expresión? ¿Y tú te lo preguntas? La amenaza para la libertad de expresión, Juan Luis Cebrián, eres tú.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Bueno puede que no sea la forma más adecuada de demostrar su repudia sobre ese malvado personaje que tanto daño nos ha hecho a los españoles. Pero esos estudiantes estaban cargado de razones para despreciar a este falso socialista que ha destruido a esta gran partido. que nació para la defensa de la dignidad y la igualdad de la sociedad y que él y sus seguidores lo han utilizado para con los votos de estos buenos intencionados socialistas apoyar en Bruselas junto con los que ahora van a poner a gobernarnos, el apoyo a los banqueros (la troica)

  2. Como hasta no hace mucho…. siempre que alguien que se consideraba decente y quería ser recibido como tal iniciaba su exposición diciendo que condenaba el terrorismo de ETA y ahí entraba todo el mundo abertzale… sin que viniese a cuento de nada; y además dando razón de existencia a las politicas del Rancio Nazionalismo Español . Ahora inicia su exposición criticando a los estudiantes que protestan por la presencia de dos señores que representan lo mas granado del Nazionalismo Español beligerante hasta el uso de violencia que provocó no pocas muertes contra los antes enemigos de la patria.
    Excusatio non petita, acusatio manifiesta….. son fascistas con traje de sociatas y progres.

DEJA UNA RESPUESTA