El PSOE aprueba una abstención incondicional para que Rajoy sea presidente

La propuesta defendida por Elena Valenciano tumba a los que pedían mantener el no a Rajoy por 139 votos frente a 96.

954
Ximo Puig no se pronuncia sobre su voto en el Comité Federal, pero señala que su posición será "la mayoritaria"
La gestora preside la reunión del Comité Federal del PSOE

Irene CastroGonzalo CortizoMarcos Pinheiro | El Diario | 23/10/2016

El Comité Federal del PSOE ha decidido por votación mantener a Mariano Rajoy en la presidencia del Gobierno. Gana la tesis de la abstención, sin condiciones, frente a los que defendían permanecer en el no, aún cuando esa opción obligase a terceras elecciones. El resultado de la votación ha sido de 139 a favor de la abstención frente a 96 en contra.

La propuesta aprobada por el Comité Federal obliga inicialmente a todo el grupo parlamentario socialista. La autora de la resolución vencedora, Elena Valenciano, lo explicó en una conversación informal con periodistas: “La resolución es clara. Cuando el PSOE toma una decisión es de todo el grupo parlamentario y el texto habla del grupo parlamentario”.

El PSC, sin embargo, ya ha anunciado su intención de no acatar la decisión que este domingo se ha tomado en Ferraz. El acuerdo para facilitar un Gobierno del PP amenaza con romper la relación histórica que ha hecho parecer un mismo partido al PSOE y a su marca catalana. Fuentes de la dirección quieren aprovechar esta tensión para dejar todas las costuras atadas: “Tenemos un problema con el PSC y si volvemos a mirar hacia otro lado con ese problema, nunca quedará resuelto”, aseguran.

El Comité Federal de este domingo ha comenzado pasadas las 10 de la mañana con la elección de una nueva mesa -el órgano que dirige los debates-. El presidente ha sido José Blanco y Carmen Madrid y Mariola López. Tras la designación de los nuevos miembros, Valenciano ha defendido su propuesta. El socialista vasco Txarli Prieto ha presentado una alternativa, que planteaba mantener el rechazo a Mariano Rajoy.

A partir de ese momento, ha comenzado el debate con un total de 54 intervenciones. Ha habido más de los partidarios del no que de la abstención, pero la votación, como estaba previsto, ha tenido el resultado contrario.

De los presidentes autonómicos que se han decantado por la abstención, solo han intervenido Susana Díaz y Guillermo Fernández Vara. Fuentes próximas a los líderes regionales han explicado que han preferido no intervenir dada la “pluralidad” dentro de las federaciones que presiden y que otros dirigentes, como Ciprià Císcar en el caso valenciano o Víctor Morlán, en el aragonés, han transmitido la postura de las direcciones regionales.

En su discurso, la presidenta andaluza ha evitado pronunciar la palabra abstención y ha apelado a la unidad de los socialistas. “Necesitamos victoria y unidad”, ha expresado Díaz, que también ha deseado que en los próximos comités federales puedan celebrar triunfos electorales. El presidente extremeño ha admitido que tiene “dudas” sobre la abstención, pero ha considerado que es la mejor opción para el futuro.

Dirigentes como Eduardo Madina, Soraya Rodríguez o José María Barreda han defendido también ese posicionamiento. “No soy un hereje”, ha expresado Madina, que ha defendido que los socialistas no pueden ser “dueños del bloqueo del sistema”. “He pasado la mayor parte de mi vida en dictadura y perseguido, que nadie me acuse de no ser de izquierdas”, ha expresado el alcalde de Vigo, Abel Caballero. “No queremos entregar el gobierno a Rajoy para beneficiar al PP sino para evitar un mal mayor”, ha expresado el expresidente de Castilla-La Mancha.

Francina Armengol ha sido la única presidenta autonómica que ha defendido mantener el “no por coherencia”. “La abstención nos desdibuja como alternativa”, ha defendido la líder balear. La mayoría de barones que no gobiernan han apostado por mantener el no, aunque muchas de sus federaciones no han secundado ese posicionamiento y han votado a favor de la abstención.

Para llegar hasta este punto, el PSOE ha pasado por los momentos más convulsos de su historia reciente. Hace tres semanas la formación dejaba caer a su líder, Pedro Sánchez, abriendo la puerta a la abstención que ahora se confirma como política de corto plazo.

La decisión llega a tiempo para que el candidato del PP intente una nueva investidura, en los límites del plazo legal marcado para ello. Rajoy necesita que, al menos, 11 diputados socialistas se abstengan para renovar en la presidencia en una votación inicialmente prevista para el próximo domingo.

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Bueno, ya está hecho y han sentenciado los defensores del antiguo PSOE su muerte política.

    “Tony”, nada extraño. Déjate de brujas y fantasmas, que no ha llegado Halloween. Hay que tranquilizarse, porque lo sucedido en el PSOE ha sido lo mejor para desenmascarar a los traidores que engañaron a los ciudadanos tantos años. Y lejos de elucubraciones tontas, lo que procede es seguir culpando al establishment, a la Gestora y al Comité Federal, como responsables. Después le tocará al PP y posteriormente al Sistema, pero, porque es… digamos…ley de vida.

  2. Lo que no es normal es que González y Susana, pudiendo haberse presentado a elecciones con menos escaños pero conservando la oposición, hayan sido tan gil……….llas de meterse solos en este charco rompiendo el partido tan descaradamente; yo ya no sé qué pensar, porque no creemos en poderes sobrenaturales que si no, parecería una conjura de brujas para dar la oposición a Podemos, ja ja ja ja.

DEJA UNA RESPUESTA