Expertos alertan del riesgo de terremotos en Doñana por las extracciones e inyecciones de gas

Un informe de tres doctores en Ciencias Geológicas alerta de que el Parque Natural no soportará más trabajos con gas, y avisa de la "sismicidad inducida" que implican.  Alertan de que la mano del hombre está "ayudando" a la naturaleza, teniendo en cuenta la inestabilidad de  la zona de interplaca que separa África de Eurasia.

191
Mapa sísmico que aporta el estudio, con especial incidencia en el Golfo de Cádiz y su entorno.
Mapa sísmico que aporta el estudio, con especial incidencia en el Golfo de Cádiz y su entorno.

Fermín Cabanillas | El Diario | 24/10/2016

“Doñana está al límite en lo que a extracciones e inyecciones de gas se refiere, y los riesgos sísmicos son evidentes”. Es una de las principales conclusiones de los doctores en Ciencias Geológicas Miguel de las Doblas Lavigne, José Manuel Cantó Romera y Julio Barea Luchena, que acaban de terminar y publicar el informe Riesgos sísmicos relacionados con el proyecto de almacenamiento subterráneo de gas en Doñana y su entorno, cuyas conclusiones alertan directamente de los riesgos de que se siga trabajando con gas en el parque natural o su entorno.

Miguel de las Doblas es científico titular del CSIC en el Museo Nacional de Ciencias Naturales y doctor en Ciencias Geológicas por la Universidad Complutense de Madrid, Julio Barea es doctor en Geológicas por la Universidad Complutense de Madrid y responsable de campañas de aguas de Greenpeace, y José Manuel Cantó es doctor en la misma especialidad por la Universidad de Granada.

José Manuel Cantó explica a eldiario.es/andalucia que de las investigaciones realizadas se deduce que “hay un riesgo muy alto por las condiciones tectónicas existentes” de que se produzcan terremotos inducidos por la mano del hombre, ya que “llevan muchos años realizando extracciones de gas, y ahora pretenden  inyectarlo en las mismas zonas que han quedado libres” para usarlo de reserva.

En este caso, el problema es que la mano del hombre está “ayudando” a la naturaleza, ya que, a la propia actividad tectónica del Golfo de Cádiz se sumaría ahora la sísmica inducida por el ser humano, recordando que la inestabilidad de la zona de interplaca que separa África de Eurasia es de las más complejas del mundo. “Hay además fallas extensionales actualmente activas, y esto incrementa los riesgos sísmicos aún más”, explica este experto al hablar de la actividad de las empresas que operan  en Doñana, resaltando que “el problema -entre otros- es que no se han realizado estudios integrales sobre los riesgos sísmicos”.

“Doñana está en un polvorín sismotectónico”

El  informe, que será presentado en noviembre, apunta directamente a que Doñana “se encuentra dentro del peligroso “polvorín sísmico” del Suroeste de España, que ha sido azotado por los terremotos y tsunamis históricos más devastadores de la Península Ibérica, la mayoría de ellos con epicentros en el Atlántico próximo al Suroeste de Portugal y en la mitad Norte del Golfo de Cádiz, con  hasta 18 seísmos de gran magnitud”.

“El periodo de recurrencia de esta sismicidad destructiva está entre 300 a 2.000 años, y todos los especialistas afirman que  el Golfo de Cádiz y sus costas presentan un alto riesgo sismotectónico  y tsunamigénico”, señala uno de los firmantes.

Concretamente, señala que “las zonas costeras españolas y portuguesas del Golfo de Cádiz presentan una neotectónica activa con abundantes evidencias de terremotos y tsunamis recurrentes desde el cuaternario reciente hasta hoy en día, demostrando la inestabilidad sismotectónica de este sector de la península ibérica. La actividad sísmica actual de las costas del Algarve queda evidenciada por movimientos verticales diferenciales, sismitas/tsunamitas y estructuras de la deformación neotectónicas”.

Desaconseja el almacenamiento

Pero lo más directo está relacionado con los riesgos sísmicos asociados a las plataformas de inyección forzada y almacenamiento de gas que se quieren instalar en Doñana y que pueden provocar una “sismicidad inducida”,  ya que se llevarían a cabo en una corteza sismogenética. Por eso el informe desaconseja cualquier tipo de infraestructura de almacenamiento y conducción de hidrocarburos, porque incrementarían notablemente los riesgos de inundaciones, roturas, explosiones, hundimientos, escapes masivos de gas, contaminación, etc.

“El informe es un resumen de todos los trabajos y conocimientos existentes al día de hoy sobre la zona, con el matiz de que la inyección de gas pueden hacerla distintas empresas, no sólo Gas Natural-Fenosa, sino también Repsol”, apostilla este experto.

Cantó defiende la fiabilidad del trabajo realizado al recordar que “es un compendio de las investigaciones existentes y los datos conocidos al día de hoy, resumiendo el conocimiento actualizado de todos los científicos que hemos trabajado en esas zonas. Obviamente nosotros asumimos las conclusiones que de él se derivan, pero los datos concretos que se reflejan nadie puede discutirlo en la medida en que están publicados y son reales, por lo que hemos indicado unas referencias muy explícitas y concretas”, de modo que “la fiabilidad de los datos es absoluta porque están admitidos y hechos públicos por la comunidad científica internacional”.

No obstante, aunque algo así debería ser un acicate a la hora de no apoyar que se paralicen las obras que actualmente realiza Gas Natural, “la ciencia y la política en estos casos suelen ir por separado”, explica el experto.

Concretamente, desde la consejería de Medio Ambiente de la Junta se ha entendido que la postura de la Junta en torno al proyecto de Gas Natural “es clara”, y se mantiene en contra de autorizar ninguna actuación dentro del parque, a la vez que han indicado que desconocen si el trabajo de estos expertos ha sido enviado a la Junta, con lo que no han podido estudiarlo en profundidad.

Una comisión ciudadana de apoyo

Todo lo que se está investigando y el trabajo que se está realizando va a presentarse públicamente, posiblemente antes de finales de año en Sevilla, por una comisión que tiene como nombre ‘Salvemos Doñana, un Bien Común Para la Vida’, e invita a sumarse a todas  las ONG’s  y ciudadanos preocupados por esta cuestión, con el fin de aglutinar a un nutrido grupo de organizaciones ambientalistas y ciudadanas de ámbito nacional e internacional. Greenpeace, WWF, Seo Birdlife, Ecologistas en Acción, Mesa de la Ría de Huelva, Asamblea de Andalucía, y con toda probabilidad la Fundación Nueva Cultura del Agua  son algunas de las entidades  que ya se han sumado a esa comisión para mantener a salvo Doñana de los proyectos de almacenamiento de gas.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA