Raúl Rejón | El Diario | 24/10/2016

La concentración de dióxido de carbono (CO2) en el planeta ha roto su techo histórico: ha superado las 400 partículas por millón (ppm) de manera constante y global, según ha informado la Agencia Meteorológica Mundial. Este umbral dibujaba un límite simbólico para este gas de efecto invernadero.

Las mediciones habían arrojado cifras por encima de las 400 ppm anteriormente pero de manera puntual y localizada en algunos lugares de la Tierra. Ahora, según la OMM, la estación de Mauna Loa en Hawai (EE UU) predice que la alta concentración de CO2 va a prolongarse durante todo el año 2016 sin visos de bajar.

Entre las causas que la organización señala para explicar esta escalada del dióxido acumulado en la atmosféra, se encuentra el fenónemo de El Niño (especialmente fuerte entre 2015 y 2016) y las sequías prolongadas en la zonas tropicales que han menguado la capacidad  de los bosques y los océanos para actuar como sumideros de este gas: lo captan y acumulan impidiendo que se liberen en la atmósfera. Así evitan su efecto de forzamiento, base del calentamiento global y el cambio climático.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, ha explicado tras conocerse los datos que “el verdadero problema es el dióxido de carbono que permanece en la atmósfera durante miles de años y en los océanos aún más tiempo. Sin abordar las emisiones de CO2, no podemos abordar el cambio climático ni intentar dejar el ascenso de la temperatura global por debajo de los 2 grados”. El límite establecido en la Conferencia del Cambio Climático de París de diciembre de 2015.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA