Google images.

MANOLO MONEREO | Cuartopoder | 

Lo fundamental es no dejarse engañar por los hechos, ahora menos que nunca. La clave sigue siendo la lucha —dura, cruel y larga, muy larga— entre la enésima restauración borbónica y la antigua y siempre derrotada ruptura democrática, en un país —es bueno subrayarlo— que vive una “crisis existencial” como régimen, Estado y sociedad. Hablar de España al margen de su condición periférica, subalterna y dependiente de la Unión Europea es negarse a entender lo que nos pasa y, sobre todo, las tendencias de fondo de un conjunto de problemas que dramáticamente se están anudando y que nos sitúan ante una encrucijada histórica de grandes dimensiones.

La ruptura del PSOE es ejemplar y hasta modélica. Pone de manifiesto con mucha precisión y hace visibles las estructuras de poder dominantes, su funcionamiento concreto, su distribución y, lo que es más importante, los límites de la autonomía de lo político. Las crisis siempre desvelan lo que la normalidad oculta. Lo primero que aparece con claridad es que el bipartidismo ha sido y es la esencia de este régimen, su núcleo duro. Para decirlo con más precisión, es un modo de organizar el poder político que impide, que bloquea cualquier proyecto que vaya más allá de lo permitido por los que mandan y no se presentan a las elecciones. El juego ha sido de una eficacia inaudita: una derecha siempre más a la derecha, siempre más patrimonialista y reaccionaria, siempre más corrupta; y una izquierda cada vez menos de izquierda, cada vez más ligada al poder y con vínculos cada vez más débiles con su tradición y con su base social. El PSOE ha sido el “partido del régimen” precisamente por su capacidad para obtener un amplio consenso social e impedir el surgimiento de una alternativa —sistema electoral mediante— a su izquierda.

Otro aspecto que la crisis pone al descubierto es el enorme control que los poderes fácticos tienen sobre los partidos dominantes. En la época de bonanza este control se ha acentuado, los grandes partidos se han “cartelizado”, han perdido sustancia social, militancia y se han ido convirtiendo en una parte más del aparato del Estado. La tendencia dominante es hacia la homogenización político-programática y a su progresiva conversión en una clase política cerrada y cada vez más autorreferencial. Se puede decir que aquí, como en casi todas partes, las fuerzas políticas están de acuerdo en lo fundamental y divergen en lo accesorio. En puridad, el partido de oposición decae y la diferenciación se busca en la “política espectáculo”, en la personalización y los recurrentes escándalos. La corrupción es parte fundamental del modelo, el mecanismo favorito que usan los grupos de poder económicos para controlar a la representación popular.

La crisis económica, la ruptura del pacto social y las políticas de austeridad propiciaron el surgimiento de una masiva protesta indignada y, más allá —no fue automático— el surgimiento de Podemos y, posteriormente, de Unidos Podemos como tercera fuerza política del país. La crisis del bipartidismo ha sido la manifestación más evidente del agotamiento de un régimen. Como he insistido muchas veces, nada de lo que ocurre en la política de nuestro país se puede explicar sin los 5 millones de votos, 71 diputados y 21 senadores de Unidos Podemos. La crisis que vive hoy el PSOE no se entendería sin este dato fundamental.

Aquí tampoco debiéramos confundirnos demasiado. La diferencia fundamental de Pedro Sánchez con sus barones y, sobre todo, con su baronesa, tenía que ver con la estrategia más adecuada para afrontar el desafío de Unidos Podemos. Nunca estuvo sobre la mesa un gobierno real del PSOE de Pedro Sánchez con Unidos Podemos. Cuando digo nunca, es nunca. El otrora secretario general del PSOE tuvo claro desde siempre que si los socialistas querían seguir siendo el partido del régimen, había que neutralizar, dividir y aislar electoralmente a Unidos Podemos. Para ello era necesario polarizarse fuertemente con el gobierno del PP, marcar nítidamente un papel de oposición de izquierdas y buscar, desde un pacto claro y diáfano con Ciudadanos, el apoyo externo de UP.

Sánchez siempre supo que un pacto con Rivera programáticamente era imposible de aceptar por Unidos Podemos. La clave era culpabilizar al partido de Pablo Iglesias de la continuidad del gobierno del PP y de la posible convocatoria de unas nuevas elecciones generales. Otro problema, no menos significativo, fue que, en defensa de esta estrategia, el secretario general del PSOE se fue autonomizando de los grupos de interés dominantes en su organización y, lo que era más importante, de los poderes fácticos económicos y mediáticos. La disyuntiva real, al final, fue entre los que querían facilitar el gobierno del PP y aquellos que estaban dispuesto a arriesgarse en unas nuevas elecciones generales. Sánchez nada tenía que perder ya y jugó con audacia las cartas disponibles, con algún otro farol por medio. El final es conocido: una alianza publica, visible, diáfana, entre una parte de la dirección socialista encabezada por Susana Díaz y los que mandan y no se presentan a las elecciones para destituir al secretario general del PSOE. Hablar de golpe de Estado no supone exageración alguna y dice mucho sobre la pérdida de autonomía real de la política (de los partidos, de las instituciones, de los poderes constitucionales) frente al inmenso poder del capital financiero-monopolista. El sábado pasado se demostró que el viejo partido socialista es una fuerza política intervenida, sin control real sobre su destino y dependiente de poderes esencialmente autoritarios.

Parece claro que Rajoy conseguirá su investidura y que se abre una etapa política nueva, sin antecedentes en nuestro sistema político. La clave es, a mi juicio, que Unidos Podemos ha salido entero y reforzado del envite y que el sistema no ha conseguido anularlo ni dividirlo. El PSOE se enfrenta a una etapa muy complicada. Hay algo que debemos tener claro: igual que los poderes fácticos han sido capaces de destituir a Pedro Sánchez, van a intentar levantar de nuevo al PSOE. La trama política, económica y mediática que ha trabajado contra la dirección del PSOE, ahora dedicará todo tipo de medios para impedir que Unidos Podemos se convierta en la oposición real a la derecha y a las políticas de derechas.

Se puede decir que las fuerzas de la restauración han ganado una batalla política de importancia. Han impuesto sus criterios y van a controlar con mano firme un proceso que se le estaba yendo de las manos. El instrumento ha sido, como siempre, la parte más ligada a los poderes fácticos del PSOE. Es la línea delgada y mortal que va de Felipe González a Susana Díaz, pasando por los Rubalcaba, los Bono, es decir, parte de las clases dominantes del país. Esta victoria puede ser pírrica. El coste de la operación ha sido debilitar al PSOE, romper con una parte sustancial de la militancia, aparecer como la otra cara del régimen del PP. Unidos Podemos tiene de nuevo una oportunidad para convertir la brecha en un nuevo espacio político donde quepan los grandes cambios que el país necesita.

En este momento, el elemento decisivo, es el factor tiempo. Unidos Podemos está en condiciones, en los próximos meses, de seguir disputándole la hegemonía al PSOE. El tipo de oposición será fundamental. La definiría como una oposición para la alternativa. No se trata de volver al turnismo de siempre, a la simple alternancia. Hay que ir más lejos, hay que construir una alternativa de gobierno, de Estado y de sociedad que rompa con las políticas neoliberales, defienda la soberanía popular y devuelva al pueblo su poder constituyente.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA