Radiografía de las ciudades del mundo

Informe La Situación del Mundo 2016.

99

Las ciudades se han convertido en la forma predominante de asentamiento humano, y constituyen importantes agentes económicos y ambientales. Los datos que reseñamos a continuación ofrecen una visión de las ciudades como fenómeno global, y de su lugar en la civilización humana del siglo XXI.

Radiografía de las ciudades del mundo
Autovía en Shangai, de Whiz-ka
Gary GardnerWorldwatch Institute | El Salmón contracorriente | 25 octubre 2016

Población

Desde 1950, la población urbana global se ha multiplicado aproximadamente por cinco, pasando de 700 millones en 1950 a 3.900 millones en 2014, y se espera que aumente otro 60% para 2050, cuando está previsto que 6.300 millones de personas habiten en asentamientos urbanos.

En 2009, más de la mitad de la población mundial vivía ya en ciudades, y la tendencia urbanizadora continúa. Más del 90% del crecimiento urbano está produciéndose en países en vías de desarrollo, aunque no todas las regiones en desarrollo son todavía mayoritariamente urbanas. Pero, para 2040, todas las regiones del mundo, incluyendo África, serán mayoritariamente urbanas.

Los ritmos de crecimiento urbano se han estabilizado o son más lentos en regiones muy urbanizadas como Europa, Latinoamérica y Oceanía, pero en Asia y en África el proceso urbanizador es muy rápido. África, con unos índices de crecimiento urbano de más del 5% en algunos países, es la región con un crecimiento más acelerado. Europa ostenta el crecimiento urbano más bajo del mundo, y en algunos países del este los índices son de hecho negativos.

El número de «megaciudades» —ciudades con 10 millones de habitantes o más— se ha multiplicado por más de 14 durante los últimos 65 años, pasando de 2 en 1950 a 29 en 2015. Se prevé que para 2030 el mundo tenga 41 megaciudades. Pero casi la mitad de la población urbana vive en ciudades con menos de 500.000 habitantes. Desde 1950 el número de ciudades con más de 500.000 habitantes se ha multiplicado casi por 6, pasando de 304 a 1.729.

El medio edificado

La superficie edificada de las ciudades representa del 1 al 3% de la superficie terrestre mundial, pero podría incrementarse hasta el 4-5% para 2050, a medida que la expansión de las zonas urbanas ocupa principalmente tierras agrícolas de primera calidad.

Las ciudades están haciéndose menos densas: la superficie urbana lleva décadas aumentando más rápidamente que la población en todas las regiones del mundo. Si la densidad media sigue descendiendo, la superficie edificada de las ciudades se triplicará para 2030 en los países en desarrollo, mientras que se duplicará su población. Se prevé que las ciudades de los países industrializados se expandan un 150%, mientras que aumenta un 20% su población. Se estima que aún no ha sido construido un 60% de los edificios necesarios para albergar en 2050 a la población urbana mundial.

En muchos países el tamaño de los hogares está disminuyendo, lo que contribuye a incrementar el número de viviendas y los recursos necesarios para construirlas. Está previsto que para 2025 el crecimiento del número de hogares será 2,3 veces mayor que el crecimiento de la población de las principales ciudades del mundo. El sector de la construcción es uno de los principales consumidores globales de recursos, incluyendo el 40% de toda el agua, el 70% de los productos madereros y el 45% de la energía.

Según una estimación, las ciudades tendrán que duplicar su inversión anual en capital físico, que ascenderá en 2025 a 20 billones anuales de dólares, la mayor parte en las economías emergentes.

Economías urbanas

Las ciudades son motores de la economía: alrededor del 80% del producto interior bruto (PIB) del mundo se produce en las ciudades, y un 60% se genera en las 600 ciudades más productivas, donde vive actualmente una quinta parte de la población mundial. La actividad económica urbana representa hasta el 55% del producto interior bruto (PIB) de los países de renta baja, el 73% de los de renta media y el 85% de los de renta alta. Los núcleos urbanos generan también una cantidad desmesurada de los ingresos de los gobiernos.

Para 2030, se prevé que el mundo tenga 41 megaciudades

Las zonas urbanas son también responsables de gran parte del consumo mundial, incluyendo un 60-80% de la energía y más del 75% de los recursos naturales, y del 75% de las emisiones mundiales de carbono.

El poder económico de las ciudades en las economías emergentes está aumentando. En 2025, muchas de las ciudades actuales de los países más ricos del mundo ni siquiera figurarán en la lista de las 660 ciudades más ricas (en términos de PIB), a medida que sean desplazadas por nuevos núcleos urbanos —en China, en la India, en Indonesia, en Paquistán, en Nigeria y en la República Democrática del Congo, entre otros países.

Unos 1.000 millones de personas se incorporarán para 2025 a la «clase consumidora» mundial, y se prevé que inyectarán anualmente 20 billones adicionales de gasto a la economía global.

El consumo en las megaciudades que más consumen difiere enormemente de las que menos, multiplicándose por 28 la energía consumida per cápita, por 23 el agua, por 19 la producción de residuos per cápita, por 35 el consumo total de acero y por 6 el de cemento. El 10% de la población urbana de los países en desarrollo no tiene acceso a la electricidad, y un 18% utiliza madera, estiércol o carbón vegetal para cocinar. Estas cifras son mucho más altas para las poblaciones urbanas de los países menos desarrollados.

Pobreza, saneamiento y salud

Aunque las ciudades son motores de la economía, también pueden ser centros de pobreza. Aproximadamente 1 de cada 7 habitantes de zonas urbanas vive en la pobreza, generalmente en asentamientos marginales de los países en desarrollo. En 2012 unos 863 millones de habitantes urbanos vivían miserablemente en barriadas pobres, un aumento considerable comparado con los 650 millones de 1990. Sin embargo el porcentaje de población urbana que habita estas barriadas miserables descendió del 46 al 33% durante este período.

Menos del 35% de las ciudades de países en desarrollo depuran sus aguas residuales. Alrededor de 500 millones de habitantes urbanos de todo el mundo comparten con otros hogares las instalaciones sanitarias. Más de 170 millones carecen de acceso a una letrina incluso del tipo más sencillo, y no tienen más remedio que hacer sus necesidades al aire libre.

Unos 1.500 millones de habitantes urbanos tienen que soportar una contaminación atmosférica exterior que supera los límites máximos recomendados. La contaminación atmosférica exterior mató en 2012 a unos 7 millones de personas en las ciudades, lo que representa 1 de cada 8 muertes a nivel mundial y convierte este problema en el mayor riesgo sanitario de origen ambiental. Se estima además que la contaminación atmosférica en el interior de las viviendas (debido a la quema de combustibles sólidos para cocinar) mató en 2014 a otros 4 millones de personas.

*Este capítulo se enmarca dentro del informe La Situación del Mundo 2016 que lleva por título: “Ciudades sostenibles. Del sueño a la acción” y que publica en castellano FUHEM Ecosocial con Icaria.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA