Tiempo de sinvergüenzas

4284

Gregorio Morán | Bez | 30/10/2016

¡Qué escena, señores, qué escena! A medio camino entre Shakespeare y Arniches. “¡No, es no! “. Y el caballero que la pronunciaba, portavoz socialista por mal nombre Antonio Hernando, de esa generación que nació para adular y ser disciplinado, sonreía. A lo que manden los jefes.

No pasó una semana y con la misma jeta de cemento armado exclamó, “sí, es sí”, o lo que es lo mismo, nos abstenemos por el bien de España. Me vino a la memoria aquel jabalí socialista, martirio de corruptos, Hernández Moltó, que le dijo a Mariano Rubio: “míreme a la cara, de frente, y dígame si usted tenía un puñado de euros en un banco suizo”. Independientemente de la torpeza, de Mariano Rubio, que no necesitaba una bobería así para ser rico, resulta que el inquisidor, al que había que mirar a la cara “de frente” para no caerse de vergüenza, se demostró un chorizo que desvalijaba un banco con la mayor impunidad socialista.

Pero lo de ahora es un acto de desvergüenza. Un portavoz político que se exhibe arrogantemente exclamando “No, es no”, va más allá de una declaración partidaria; afecta al honor y a las creencias. En cualquier país civilizado, un político digno, hubiera dimitido. En Japón, sin duda, se hubiera suicidado. ¿Pero alguien se imagina a Antonio Hernando suicidándose con algo que no sea pan rallado y unos mariscos para acompañar? Tenemos la clase política más corrupta, pero eso no sería demasiado si no añadiéramos la más desvergonzada. ¡Y la gente los vota!

Fíjense en el detalle. Los portavoces del PP y el del PSOE se apellidan igual. Hernando. Los dos Hernando son como hermanos en disputa por ver quién es más golfo, más cínico y más desvergonzado. Rafael y Antonio. A lo mejor resulta que son familia, al menos de cumplimiento. No habrá temor que se confunda la presidenta del Parlamento. Podrá equivocarse porque cada uno podrá decir lo mismo que el otro piensa. Una pareja feliz. La derecha se familiariza; dos Hernando por uno. Propongo que si tienen hijos se casen entre ellos. Sería la forma más plástica y social de demostrar que estos muchachos, que esperan heredar de sus mayores los poderes que apenas detentan -dependen siempre de la economía que les paga y les ordena-, podrán irse todos al carajo, porque estamos viviendo un clima que se acerca a la rebelión y lo primero que hace un rebelde es inquirir por los apellidos, el pedigrí.

No teníamos suficiente con un presidente como Rajoy al que la gente detesta -me limito a la lectura de las encuestas- sino que ahora vamos a ver bailar en el Parlamento otras tres compañías de teatro. Una moderna y otra tan vieja y ajada que como los poderes financieros no les echen una mano se van directamente al cadalso. Lo difícil está en escoger candidato. El primer día que Borrell apareció como una alternativa, el grupo Prisa le dedicó un artículo descalificador que ninguno de la cúpula del grupo podría ni siquiera poner negro sobre blanco. No es su candidato, ni lo fue nunca. Piensa.

La Transición se caracterizó porque todo estaba bajo control salvo unos descerebrados que se creían aspirantes a edecanes, pero ahora todo se ha desmadrado y la situación política, por más que hagamos esfuerzos en los medios de comunicación y las tertulias de pago, está fuera de control. Porque el dilema político del momento se reduce a si esta coalición de corruptos en espera de una oportunidad de marginar al capo -cosa poco probable después de las oportunidades que han tenido y la aplastante superioridad política de Rajoy- no van a hacer ahora lo que no supieron, ni quisieron, ni se atrevieron a hacer cuando la situación se cimbreaba y no había institución que no se preguntara qué iba a ser de ella. Creen que por haber barrido por un tiempo el contencioso catalán, convertido en una auténtica grillera con aspiraciones de gran guerra, y con un PNV paciente, sabiendo sacarle partido a la situación, hoy están mejor que ayer.

Se equivocan. Nunca estuvieron peor y con la clase política más incompetente y desvergonzada. Nieta de la Dictadura.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Muy buen artículo: deja todo muy claro y en su sitio. Este Hernando del PSOE es un Judas del PSOE y de todos los que se sientan de izquierdas.

DEJA UNA RESPUESTA