El alcalde que quitó la calle de Pilar Bardem por una virgen y otros nueve momentos ‘estelares’ de Juan Ignacio Zoido

Su falta de tacto con el colectivo LGTBI, negándose a izar la bandera arcoiris en el Ayuntamiento de Sevilla, le llevó a escribir por error: "Yo soy homófobo". También sonado fue su desliz cuando situó en la capital hispalense la salida de Cristóbal Colón rumbo a América, lo que soliviantó a los onubenses.

2486

Juan Ignacio Zoido, juez de carrera y exalcalde de Sevilla, asume Interior en sustitución de Fernández Díaz

Lucrecia HeviaOlga Granado | El Diario | 04/11/2016

Repasamos 10 momentos del periodo de Juan Ignacio Zoido como alcalde de Sevilla (2011-2015) que apuntalan el perfil conservador, al estilo de Jorge Fernández Díaz,  por el que ha apostado Mariano Rajoy para el Ministerio del Interior.

Relajado con la Ley de Memoria Histórica. Tras la denuncia en 2015 del  abogado especializado en Derechos Humanos Eduardo Ranz contra 38 alcaldes, entre ellos el de Sevilla, por un supuesto delito de desobediencia que habrían cometido al vulnerar la Ley de Memoria Histórica, Juan Ignacio Zoido rechazó que hubiera símbolos franquistas en la ciudad: “¡Que me digan dónde hay uno!”, exclamó ignorando los vestigios que todavía hay en el edificios y calles de la capital hispalense. De hecho, casi ocho años después de aprobarse en pleno cambios en 46 calles durante el mandato del PSOE e IU, el proceso ha empezado en 2016.

Obsesionado con las calles para vírgenes. No es el único problema que ha tenido con el nomenclátor. En poco tiempo cambió el nombre de dos calles para dárselas a sendas vírgenes: Viriato pasó a ser Madre María de la Purísima y Pilar Bardem se denominaría Nuestra Señora de las Mercedes. El amor de Juan Ignacio Zoido, reconocido cofrade, por estos símbolos quedó de manifiesto también cuando censuró el uso que la revista Mongolia hizo de la Virgen Macarena.

Contra el fomento del uso de la bicicleta. El carril bici y el fomento del transporte sostenible se convirtió en una de las apuestas estrella del equipo de gobierno conformado por el PSOE e IU, y poner su sello contrario fue una de las primeras decisiones del entonces alcalde: suprimió tanto la Oficina de la Bicicleta como el Observatorio de la Sostenibilidad Urbanística, igual que derogó el Plan Centro, que limitaba la circulación de vehículos a motor por el casco antiguo. El PSOE lo ha recuperado este año, cuando  Sevilla había perdido ya el liderazgo en el ranking de las mejores ciudades para moverse en bicicleta.

Empeñado en las farolas fernandinas. Se empeñó en colocar en el centro este alumbrado público cuyo coste rondaba los 250.000 euros y para sustituir una farolas nuevas que se habían puesto en el mandato previo, lo que originó muchas críticas. Él respondió que era un compromiso electoral que iba a cumplir por muy nuevas que estuvieran las farolas que eliminó para llevarlas a otro barrio.

Empecinado con un costoso retrato de Felipe VI.  Polémico fue también el encargo de un retrato del recién coronado Felipe VI para colocarlo en el salón Colón del consistorio, pintado por Juan Valdés y que costó 16.500 euros a las arcas públicas. Su realización se adjudicó sin concurso público, con el argumento de que era una donación, pero en realidad obligó a suscribir un crédito para ello.

Y también, en gastar en un bando sobre la coronación. Pero el gozo de Juan Ignacio Zoido por la coronación de Felipe VI era incontenible, como lo probó que también se gastara 22.113,3 euros en publicar un bando para felicitarle en varios medios de comunicación. De este modo, en 2014, en el que era su primer bando en tres años de mandato, hacía un llamamiento a los ciudadanos para “festejar” el “histórico y gran acontecimiento”.

Contra los que rebuscan en la basura. La ordenanza de la limpieza pública y gestión de residuos que se aprobó en su mandato tenía entre sus novedades más llamativas la elevación de las sanciones por rebuscar en la basura depositada en los contenedores. Estableció multas de hasta 750 euros para acabar con esta práctica que se ha extendido en las principales ciudades con la crisis.

Y también, contra el ruido del dominó, pero no el de los campanarios.Otra norma con su sello: la ordenanza contra la contaminación acústica. Entre sus perlas, prohibía el juego del dominó en las terrazas, por el elevado ruido de las fichas, si bien no entraba a cuestionar el jaleo que montan cada hora, como mínimo, los campanarios en la ciudad. Otras contradicciones son la prohibición de cantar por la calle o hablar alto en los veladores, mientras se permite montar un bar de karaoke colindante con viviendas.

Poco acertado con el colectivo LGTBI. Fue un desliz del exalcalde en Twitter, cuando escribió “yo soy homófobo” en respuesta a las críticas por su negativa a izar en la casa consistorial la bandera arcoiris, símbolo del colectivo LGTBI, como se había hecho en la era del PSOE e IU. Evidentemente había olvidado poner el “no”, como se apresuró en corregir, pero el error dio rienda suelta a las burlas de sus detractores.

En 2015, por si cabía duda, compró una bandera arcoiris gigante para izarla en Día del Orgullo del Sur.

Dispuesto a cambiar la historia desde 1492. Otro patinazo lo tuvo en un mitin en 2014 cuando puso a Andalucía “en el kilómetro cero de la España y Europa Moderna”, algo que comparó a cuando “en la Edad moderna salieron de Sevilla las naves para descubrir América”, para sorpresa de Palos de la Frontera (Huelva), desde donde zarpó Cristóbal Colón. Juan Ignacio Zoido se excusó diciendo que lo había dicho en clave en clave de “humor”, pero por si acaso, se disculpó por carta con los regidores de Palos de la Frontera y Huelva, después de que éstos respondiera a su “broma” enviándole fandangos y libros de historia. 

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA