El nuevo Gobierno sospecha que un millón de españoles sigue sin creer en la virginidad de la Madre de Dios

2004

Redacción/Rokambol/8.11.16

La renovación del Gobierno trae un nuevo y fresco soplo de retroceso a la política española y abre nuevas vías de diálogo no solo entre el Ejecutivo y la oposición sino también con los diferentes personajes del Nuevo Testamento, la Liga Nacional de Arcángeles y el tripartito de la Santísima Trinidad. “Ha llegado el tiempo de hablar, de hablar y de hablar”, reconoce el nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, quien se ha mostrado particularmente sensible con la aceptación popular de la pureza de la Virgen María.

Al parecer, la cifra de un millón de españoles que se muestran incrédulos ante la virginidad de la Madre de Dios podría ser incluso mayor si se tienen en cuenta las dudas de casi doscientos mil jóvenes universitarios dispersos por las hamburgueserías de toda Europa y cerca de treinta mil matronas españolas trabajando en los hospitales de Londres.

“Lo primero que tenemos que hacer es abrir la mente de los ginecólogos”, ha explicado el ministro del Interior, “y acabar con el viejo binomio óvulo-espermatozoide”. La virginidad de la Madre de Dios ha de entenderse, según palabras del nuevo Gobierno, de la misma manera en que los ciudadanos admiten que las siglas del PSOE son capaces de albergar las palabras obrero y socialista. “Ambas cosas, la virginidad de María y el PSOE, son úteros en el más estricto sentido del término”, añade el ministro. “El hecho de que centenares de miles de óvulos del Partido Socialista hayan sido fertilizados por solo un puñado de espermatozoides de la Gestora prueba el asombroso milagro de la vida”, ha concluido diciendo el nuevo ministro del Interior.   Más en Rokambol

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA