Espera un día para una habitación libre en el hospital y su hija descubre que había un pabellón entero vacío

5294
Habitaciones vacías descubiertas por la vecina de Beniaján en el hospital Reina Sofía

A la madre de Laura, una vecina de la pedanía murciana de Beniaján, la ingresaron hace unos días en el Hospital Universitario Reina Sofía de Murcia, pero tuvo que esperar un día para que la instalasen en una habitación, pues le dijeron que no había ninguna libre en ese momento. Por casualidad, durante la estancia de su progenitora en el hospital, Laura descubrió un día la existencia de un pabellón con decenas de habitaciones vacías, en concreto la unidad de hospitalización 5ª Derecha. Nadie del centro hospitalario supo explicarle con exactitud por qué su madre tuvo que esperar para estar ingresada en planta mientras que dichas habitaciones, con sus correspondientes camas, estaban libres.

Esta vecina ha contado su historia en el blog ‘Life in Beniajan’. “Quiero dar a conocer la situación existente en el Hospital Reina Sofía, que por accidente he tenido la oportunidad de descubrir a raíz de los días que hemos tenido que estar allí por el ingreso de mi madre. Digo por accidente, ya que sin saber cómo, al subir a la planta en la que mi madre estaba ingresada, entré por error por una puerta de acceso a otro pasillo de habitaciones que no era el que buscaba y lo que me encontré fue ¡un pasillo lleno de habitaciones vacías y otro con las puertas de acceso cerradas con una cadena! Curioso que mi madre tuviera que esperar un día a que hubiese una habitación libre…”.

Laura explica que “al comentarlo con personal del hospital y preguntar por qué estaba cerrada esa zona, me dieron distintas versiones: una persona me contó con cara de circunstancias que esa zona estaba reservada para los previsibles casos de gripe que se esperaban, otro que se cerró después del verano y no sabían el motivo, y otra que desde hace tres años se han llegado a cerrar alas enteras con el correspondiente ahorro de personal, es decir, médicos, enfermeras, auxiliares, celadores, servicio de limpieza…”.

“Por otra parte –prosigue esta vecina de Beniaján- casos cercanos me cuentan que operaciones de traumatología se están derivando a hospitales privados o concertados como Mesa del Castillo para reducir listas de espera, ya que se supone que el hospital está saturado, cuando por lo visto los quirófanos no están precisamente a pleno rendimiento”.

“Luego están las pruebas de revisión rutinarias como ecografías o mamografías, que antes me las hacían en el hospital y desde hace unos años me remiten a una clínica radiológica concertada”, añade Laura.

Esta vecina continúa contando su experiencia en el citado blog: “Y como colofón a mi experiencia en el hospital, mientras trasladaban a mi madre a rayos, el soporte que tenía colgado los goteros y las máquinas estaba roto y había sido arreglado con esparadrapo, por lo que con el peso se doblaba y se caía todo. El celador que llevaba a mi madre me comentó que así se arreglan desde hace un tiempo las cosas, a base de chapuzas y así estaba todo, cayéndose a pedazos. Esta es la situación de uno de los hospitales más importantes de Murcia. Una pena y una vergüenza”.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Con los recortes del Pp encima dice que el hospital público va bien, que se lo pregunten a los enfermos q es una vergüenza.

DEJA UNA RESPUESTA