Expresos sociales recuperan en un documental la historia de la COPEL

'COPEL: una historia de rebeldía y dignidad' está actualmente en fase de edición y postproducción. Para financiar el documental, varios militantes de este colectivo han lazado una campaña de micromecenazgo en Verkami.

167
copel
Una de las imágenes de los militantes de la COPEL.

Diagonal | 17/11/16

La historia de la Coordinadora de presos en Lucha (COPEL) es una de las historias ‘desde abajo’ que explica cómo se desarrolló –y cómo podría haber sido– la Transición de la dictadura de Franco a la democracia. Ahora, 40 años después de su fundación, algunos de los expresos sociales que militaron en este colectivo están trabajando en un documental para que la lucha de los presos sociales durante la transición no caiga en el olvido.

“Llevamos con este proceso como diez años, superando muchísimas dificultades de todo tipo”, explica a Diagonal Daniel Pont, uno de los fundadores de la COPEL que se ha lanzado a impulsar este proyecto.

El documental, que tendrá por título COPEL: una historia de rebeldía y dignidad, está actualmente en fase de edición y postproducción. Para financiarlo, han lanzado una campaña de micromecenazgo en Verkami con la que alcanzar los 9.000 euros que valoran que costará terminar el proyecto. A día de hoy ya han recaudado más de 4.700 euros.

“Tenemos decenas de entrevistas de expresos, algunos compañeros también fundadores y militantes de COPEL, abogados y abogadas de la época, periodistas, familiares, militantes de organizaciones anarquistas que apoyaron la lucha”, explica Pont, quien confía en que el el documental salga a la luz para la próxima primavera.

Pont señala como una de las razones fundamentales para hacer ahora este documental la “necesidad de recuperar una lucha que, durante tres años tuvo en jaque al Estado”. También la necesidad de “recuperar la memoria histórica, de reescribir la historia del pueblo”.

La COPEL nació en 1976, con la muerte de Franco y el inicio del proceso de la Transición. Desde la cárcel de Carabanchel –donde ahora se ubica el CIE de Aluche–, y después desde distintas prisiones, cientos de presos se organizaron para reclamar la amnistía para los presos sociales y la reforma del sistema penal y penitenciario.

“Fue una etapa muy intensa, muy larga. Tres años de muy intensa actividad, de autolesiones, de huelgas de hambre, motines, de muchos compañeros muertos… En fin, de confrontación directa con el Estado”, concluye Pont.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA