López de Uralde en la COP22: “Tengo la sensación de que esto se ha empantanado”

El coportavoz de Equo y diputado por Unidos Podemos asegura que la sombra del negacionista Donald Trump, futuro presidente de EEUU, ha sumido en el pesimismo a la Cumbre del Clima que se celebra en Marrakech. Aboga por la movilización social para seguir luchando contra el cambio climático.

155
López de Uralde en la COP22: “Tengo la sensación de que esto se ha empantanado”
Juan López de Uralde, coportavoz de Equo y diputado por Unidos Podemos, en la Cumbre del COP22 en Marrakech.

 | La Marea | 18 noviembre 2016

MARRAKECH // La Cumbre del Clima de Marrakech va camino de convertirse en la mayor decepción de la lucha contra el cambio climático desde la Cumbre de Copenhague de 2009. En aquella ocasión Juan López de Uralde, coportavoz de Equo y diputado por Unidos Podemos, logró colarse entre los jefes de Estado de medio mundo para mostrar una pancarta con el mensaje “Los políticos hablan, los líderes actúan”. Aquella foto histórica le costó un mes en una prisión danesa. Hoy Uralde llega a Marrakech convertido en uno de los tres primeros ecologistas de la historia de España que consiguen un escaño en el Congreso de los Diputados. A dos días de que concluya la COP22 y tras lograr que el Congreso le acreditara en el último minuto para unirse a la delegación española que asiste al evento, Uralde comparte con La Marea su visión sobre las negociaciones.

Ya vamos por la vigésimo segunda Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático. Esta iba a ser la cumbre de la acción para implementar el Acuerdo de París. ¿Cuál es su valoración hasta ahora?
Creo que aquí todo está condicionado por la larga sombra de Donald Trump. Llegamos con un alto nivel de optimismo y esperanza porque parecía que la lucha contra el cambio climático se había convertido en una preocupación global, pero la victoria de Trump lo cambió todo y ahora lo que pasa ahí dentro [la entrevista se realiza en las inmediaciones porque La Marea no fue acreditada para acceder al recinto que alberga las negociaciones de alto nivel] está muy condicionado por la duda de qué va a pasar. A eso hay que añadir la falta de un liderazgo alternativo. Sobre el tema de Trump, creo que habría que pasar de él y decirle “aquí hay un proceso en marcha, vamos a seguir adelante con todos los medios para que esto continúe y se refuerce”, pero hace falta que algún país importante lo diga. Sería una oportunidad la Unión Europea, pero dudo que lo haga porque está como está. A día de hoy tengo la sensación de que esto se ha quedado empantanado.

¿A que se agarra para mantener la esperanza en que el proceso acelere y sea más ambicioso?
A que no hay otra alternativa. Yo viví una situación muy dura en Copenhague, donde descarriló todo el proceso, y después de todo el fracaso allí y de varios años de pasividad, finalmente un año antes de París se volvió al punto cero. Al final la única alternativa real que hay para la lucha contra el cambio climático es un proceso multilateral en el que estén involucrados todos los países y en el cual se establezcan vías de solidaridad, con una financiación del cambio que se haga de manera solidaria, para que no recaiga en los países más pobres. Eso solo puede hacerse en un marco global. No hay otra alternativa, el proceso no puede parar ahora porque Trump diga que lo va a boicotear. Sé que las cumbres generan mucho pesimismo y desánimo, pero es que no veo otra opción alternativa. Es clave que este proceso continúe.

Este jueves la ministra de Medio Ambiente Isabel García Tejerinaelogió la labor del Gobierno para combatir el cambio climático, a pesar de que las emisiones de gases contaminantes de España sigue en aumento…
España está aquí a rastras y sin convicción. El gobierno español no se cree el problema del cambio climático y eso es visible a todos los niveles: no hay acción política desde hace muchos años, aquí Rajoy ni siquiera se molesta en hacer un discurso en un momento que es una oportunidad para mostrar compromiso. Están de paso esperando que esto no tenga demasiada repercusión. Para mí, el papel de España lleva demasiados años siendo secundario. España no está ni se la espera, no tiene ningún liderazgo y vamos a trancas y barrancas intentando cumplir con los compromisos europeos porque estamos obligados a ello.

La movilización social y las protestas en la calle han sido escasas durante esta cumbre…
Para luchar contra el cambio climático tiene que haber una movilización social. Estos procesos por sí mismos no sirven si no van acompañados de movilización social y de movilización política, por eso digo que aquí debería estar el Congreso y cuanta más gente mejor. Esa es la única forma de poder explicar después la importancia de esta cuestión. No he estado tan involucrado en esta cumbre como lo estuve en otras, llegué a dar por hecho que no iba a poder venir porque me dijeron que no muchas veces… En esta ocasión influye la realidad del país en el que se celebra, que no es uno especialmente libre. Que aquí no haya movilizaciones no significa que no haya movilización social contra el cambio climático, sino que quizás se ha optado por el principio de precaución, ya que el movimiento ecologista ha sido duramente reprimido. Copenhague fue durísimo, no solo lo que me pasó a mí, sino por los miles de manifestantes que detuvieron, las jaulas con los presos manifestantes del clima, en París también hubo mucha represión…

La financiación es uno de los temas clave de esta jornada. Personas de pueblos originarios de América Latina, gente del África Subsahariana y del Sudeste Asiático me explicaron su descontento con la forma de gestionar los Fondos Verdes, las condiciones que establecen los países del norte y su falta de compromiso. ¿Cree que son críticas fundamentadas?
Sí, por supuesto. Es un secreto a voces que los fondos de cooperación siempre han sido dirigidos a condicionar el desarrollo por los intereses, en gran parte, de a quien se quiere ayudar, para así continuar teniendo un control sobre esos países. Creo que tendrían que ser gestionados por un organismo independiente dentro de la ONU, capaz de impulsar los proyectos más allá del interés que un país pueda o no tener en que ese trabajo salga adelante. Hemos vivido muchos casos en los que proyectos contra el cambio climático que han sido muy dañinos para el medio ambiente, como presas en zonas vírgenes, algo inaceptable. Es clave que esos fondos impulsen la lucha contra el cambio climático y por la igualdad en esos países.

Hablando de independencia: ayer el secretario de Estado de EEUU John Kerry aceptó excluir a lobistas de los combustibles fósiles, pero ni Estados Unidos ni otras potencias aceptaron la propuesta de Ecuador para revisar conflictos de interés de los negociadores. ¿Cómo se percibe la presencia de lobistas en esos pasillos?
Los grupos de presión son muy poderosos, no solo los lobistas independientes representando a organizaciones empresariales, sino que están dentro de las delegaciones de los países. A menudo la delegación de Estados Unidos, que tiene una delegación enorme, ha sido la delegación de las industrias sucias, y sucede igual con Arabia Saudí y otros países. Están ahí permanentemente, tienen una influencia muy importante y han logrado que este proceso vaya tan lento. No olvidemos que la Convención contra el Cambio Climático se decide en Río de Janeiro en 1992 y estamos ya en 2016. Que a estas alturas sigamos discutiendo que hay un presidente americano que dice que esto es una milonga… Han pasado casi 25 años, esto no es un tema nuevo. Ya en el 1992 la comunidad internacional dijo que el cambio climático era tan grave que había que hacer un proceso internacional para combatirlo. ¿Por qué no ha ocurrido? Porque los lobbies de los combustibles fósiles están siendo eficaces para paralizarlo.

La crisis migratoria es un tema de máxima actualidad, pero se habla poco de los refugiados climáticos…
Y de hecho no están reconocidos como tales. No existe reconocimiento legal, y eso es muy problemático viendo la situación que hay ahora. Establecer el reconocimiento legal del refugiado climático es muy importante para poder garantizar la seguridad y derechos de millones de personas que se desplazan por cuestiones climáticas y por los que se desplazarán en el futuro.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA