Guardar un secreto nivel Victoria Prego

2231

J. Garín | Diagonal | 18/11/2016

1995 fue un buen año a nivel profesional para Victoria Prego, la periodista que actualmente preside de la Asociación de la Prensa de Madrid. Televisión española emitía una exitosa serie de documentales sobre la transición que ella misma narraba y subdirigía y unos meses más tarde, ya trabajando Antena 3, se emitía otro reportaje con su firma que tendría bastante repercusión: “Así murió Franco”.

En el año que vio como la periodista se convertía en una de las “voces autorizadas” de la transición, también realizaba el reportaje “El valor de un rey” en el que, con motivo del 30 aniversario del reinado de Juan Carlos I, se entrevistaba a todos los ex presidentes del gobierno para ensalzar su figura.

La Sexta Columna rescataba hoy un momento de la entrevista a Adolfo Suárez que no fue emitido y supone todo un misil en la línea de flotación del relato de la modélica transición.

La reacción de la periodista en el momento de la confesión y su explicación para el programa no tienen desperdicio:

– Pues es simplemente que cuando la mayor parte de los jefes de Gobierno extranjeros me pedían un referéndum sobre monarquía o república.
– Claro y eso era peligrosísimo en ese momento.
– Hicimos encuestas y perdíamos…
– Claro.

Muy incisiva, asintiendo y hasta poniendo excusas en boca del entrevistado. Por mucho que el mismo te esté diciendo que lo hicieron porque en las encuestas “salíamos perdiendo” el problema es lo “peligrosísimo” que era todo.

A la vista de su reacción se entiende perfectamente la tranquilidad con la que el ex presidente suelta una bomba de tal calado. Hay que tener mucha confianza en alguien para hacerlo y, con el tiempo, se ha demostrado que Suárez tuvo buen ojo ahí.

Ayer, 21 años después, se emitía la confesión. Un documentalista de La Sexta Columna lo encontró por casualidad revisando material sobre Suárez. La reacción de la periodista al verlo no se mueve un ápice con respecto a la que tuvo en 1995.

“La monarquía no había sido refrendada, ni se iba a celebrar ningún referéndum a propósito de la monarquía porque la situación política no estaba para esas alegrías”.

Teniendo en cuenta las palabras de Suárez sobre las encuestas que perdían parece que a lo que se refiere la periodista es que la situación política no estaba para esas penas, las del rey, el entonces presidente y las suyas propias. Con la evidencia delante, ya publicada, se mantiene en sus cortesanos trece.

Considerando que su postura al respecto es la que es, suponemos que sería muy atrevido esperar que en su momento hubiese publicado la información. La excusa del off the record se queda un poco coja considerando la trascendencia del asunto pero bueno, a su disposición está. Visto lo visto, no parece muy probable que se esforzase demasiado en tratar de conseguir la información de otras fuentes para lidiar con el problema ético.

Según publican hoy lainformación.com y El Independiente, digital en el que actualmente trabaja la periodista, fue Antena 3 la que decidió no emitir la entrevista por considerar que la figura del expresidente no tenía interés. Teniendo en cuenta la cantidad de información publicada en aquel año sobre la transición la excusa parece bastante extraña.

En cualquier caso, la periodista ha tenido 21 años y numerosas tribunas para contarlo. Muy lejos de eso su papel ha sido el de alabar la transición, al rey y Adolfo Suárez como si lo que hoy sabemos, de casualidad y no por ella, no hubiese pasado. Como ejemplo, los tres artículos que firmó en el diario El Mundo con motivo de la abdicación del rey resultan hoy tan esclarecedores como sonrojantes.


Entre las loas al monarca por su “obra de inmensa magnitud” que inaugura “el periodo más brillante de la Historia contemporánea de España” hay una serie de ideas más o menos repetidas en los tres artículos que, leídas hoy, demuestran que la periodista tiene una memoria de lo más selectiva.

“Por medio de la Constitución el Rey devuelve al pueblo todos los poderes que había heredado del general Franco y pasa a continuación a ser un «Rey constitucional», es decir, que reina pero no gobierna”.

Finalmente fue él quien no sólo aceptó de buen grado sino que colaboró a que, una vez celebradas las primeras elecciones libres en 40 años, las nuevas Cortes democráticas y constitucionales le privaran de los poderes absolutos que había heredado de Franco para que le fueran devueltos al pueblo”.

Juan Carlos de Borbón, tal y como comenta la propia periodista, había conseguido colocar a Adolfo Suárez, uno de los suyos, al frente de el país. Las maniobras del monarca para colocarle a él y a Torcuato FErnández-Miranda en el poder son narradas como una auténtica heroicidad. Por el bien de los españoles, de la democracia y por lo que se ve, de su propio trasero.

Desde ese momento se iniciaban una serie de reformas que, también según Prego, fueron “tuteladas directamente por el rey”. Entre ellas suponemos que estaría la Ley de Reforma Política que hoy sabemos, ya de primera mano, para que se utilizó. A este chanchullo para evitar que la gente votase por una república es a lo que la periodista llama devolverle el poder al pueblo. Muy generoso, claro que sí.

A la soledad del monarca le dedica también unos cuantos párrafos y un artículo completo. Leer hoy “Un Rey en el que pocos creyeron” puede llevar a engaño. No se refiere a aquellos que pensaban votar en su contra según las encuestas que manejaba Suárez. La cosa, al parecer, era más bien así:

“Por entonces, constituyen una familia nulamente aceptada entre los dirigentes del régimen, hasta el punto de que muchos de ellos manifiestan abiertamente una clara hostilidad hacia la pareja en las contadas ocasiones en que los Príncipes acuden a algún acto oficial o realizan alguna visita, puesto que no tienen asignado lugar alguno en el protocolo”

“Es evidente que el régimen no desea adjudicarle un papel mínimamente relevante en la futura escena política española, ni tiene intención tampoco de integrarle plenamente en la función a la que está destinado”.

Un rey al que el dictador designó como sucesor con todo el régimen en contra, durísima situación. Porque régimen no debían ser sus supuestos dos únicos apoyos, el Secretario General del Movimiento entre el 69 y el 74, Torcuato Fernández-Miranda y uno de sus sucesores en el cargo, Adolfo Suárez.

A pesar de esas encuestas que conocía a través de uno de los protagonistas, no aparece en todo el artículo ninguna referencia a su falta de apoyo entre la población. En la narrativa de grandes hombres entregándole la democracia al pueblo no hay ningún lugar para éste.

Con la ayuda de Suárez, “el mejor Rey que nunca han tenido los españoles” les ha liderado en “su esfuerzo para hacer de nuestro país una democracia”, ha devuelto el poder al pueblo para hacer de nuestro país “una democracia respetada y admirada en el mundo entero” que ha defendido “oponiendo a su persona ante quienes pretendían subvertir el orden constitucional”. También con su ayuda, se evitó el bochorno de tener que pasar por las urnas.

En el artículo que ha publicado hoy El Independiente con las explicaciones de Victoria Prego el titular es la respuesta que más veces hemos escuchado en tribunas y tertulias al argumento de que no es serio tener en democracia un jefe de Estado que no hemos votado: “La Monarquía en España está legitimada por la Constitución”.

La respuesta lógica a algo tan endeble, que aquello era un paquete en el que el rey estaba metido con calzador, sale muy reforzada teniendo en cuenta lo que se hizo con la Ley de Reforma Política y los motivos de los que tomaron la decisión. En La Sexta Columna, Victoria Prego define la ley como “un proceso de reforma pacífico para llegar a la democracia”.

Curiosa democracia esta que empieza haciendo un trapicheo para evitar que se expresen los ciudadanos. Haber ocultado algo así mientras te das golpes en el pecho cuando alguien cuestiona la legitimidad de la monarquía es formar parte activa de un enorme engaño histórico. Lo mismo es que el cuento de la transición les quedó tan bonito que hasta ellos mismos se lo creyeron.

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

  1. La Prego es la periodista más falsa que parió madre y son unos cabrones los q se callaron la verdad. Lo que tiene que hacer U.Podemos ahora que lo sabe es un referéndum para mandar a Felipe a hacer puñetas gordas porque dura mucho ya y nos están sacando los cuartos para la leti y toda la familia de vagos.

  2. A ver si el mal tiempo consigue asentarse de una vez y puedo opinar con más frecuencia, pero, a lo que voy.

    Ya han tardado en publicar la confesión del Sr. Suárez sobre “el sujeto vividor” que estuvo reinando en España, revelación que, pese a su demora, ya conocíamos gran número de ciudadanos, pero ello deja evidencia “oficial” de que, en mi opinión, a los votantes de la Constitución del 78 no les quedó otra que aceptarla -aun con el coronado “miserable” incluido- ante el temor a seguir con la dictadura que había. Por tanto, yo no voy a cuestionar si por aquel entonces y para salir de dicha dictadura, se optó por el mal menor, pero sí LAS FORMAS en las que ‘colaron al sujeto’, que son ¡INDECENTES!, así como las prebendas concedidas al mismo y el uso particular tan vergonzante que hizo de ellas.

    Pero lo más indignante es que los que apoyaron aquella tropelía, facilitando posteriormente como cobardes la huida al miserable aludido, nos han colado de rondón a su heredero, cuando las circunstancias actuales nada tienen que ver con las del 78, lo que también deja evidencia de que no lo vamos a aceptar, pues su castillo de naipes, creado, ya digo, vergonzantemente como una fortaleza a espaldas de la ciudadanía, se desmorona para dar paso a una República.

    Bueno, pues ahora falta el siguiente paso, como es darle publicidad al maquiavélico plan en el que el coronado sujeto vividor urdió el golpe del 23-F y no era otro que consolidarse como Monarca y a partir de ahí, vivir como un rey sin rendir cuentas de sus “fechorías” (fechorías, por denominarlas finamente). Ah, y por supuesto, falta también publicar el monto real al que asciende el mantenimiento de esta Monarquía impuesta y que, como acostumbra La Casta, nos oculta.

    Y es que la Dinastía de Los Borbones -si nos ceñimos a la Historia- nunca fue buena para los españoles.

DEJA UNA RESPUESTA