Esto es caer muy bajo incluso para Eduardo Inda

35844

De este personaje incrustado por gente muy poderosa en toda tertulia que se precie de resultar nauseabunda se puede y se debe esperar cualquier cosa. Su trabajo es justamente ese: provocar, irritar, confundir a la parte de la población intelectualmente limitada, y generar audiencia ávida de bilis. Pero hasta viniendo de él me parece muy sucio utilizar como argumento la entonces futura enfermedad del expresidente Suárez para desacreditar su confesión (con el micrófono tapado) a una periodista del régimen y por tanto de su total confianza.

Es repugnante, incluso viniendo de un mercenario que está acostumbrado a mentir sin rubor, llegar a estos extremos de mezquindad servil con tal de defender lo indefendible. Porque Eduardo Inda, aunque puede ser el periodista más miserable que ha pasado por los grandes medios de este país (que ya es decir), lo que seguro no es, es estúpido, y sabe que aquella entrevista se grabó 20 años antes de la muerte de Suárez, y que, de existir, los primeros síntomas de la enfermedad no pasan por perder la lucidez, sino la memoria. Y por supuesto sabe también que la esperanza media de vida con Alzheimer es de 8 a 10 años, y que en cualquier caso no suele afectar, al menos hasta que la enfermedad está muy avanzada, a la memoria a largo plazo. Y aun así, la posterior condescendencia cínica de la que hace gala, y la forma de expresarse, con tal de justificar su manipulación, es un insulto para los enfermos y sus familias, y casi para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad.

Pero, tras tantos episodios repugnantes, lo que verdaderamente ya resulta casi increíble a estas alturas, es el nivel de influencia de sus valedores para conseguir que este canalla siga siendo inamovible a pesar del buen servicio que ofrece a sus amos dedicándose a destrozar la imagen de cualquiera que los oligarcas le marquen como objetivo.

Comentar con Facebook ()

Comentar (4)

4 Comentarios

  1. Menudas críticas esta mañana al Sr. Inda y a un periodista de ABC, que, parece ser, ha compartido la opinión del primero, cuando, es evidente que si el Sr. Suárez se percató de tapar el micro al efectuar la confesión, es síntoma de plena lucidez. Y lo que aquí afirmo, se ha extendido esta mañana en mi trabajo para desmontar las mentiras de los dos susodichos. Y, ahora pregunto, al tiempo que respondo: “Pero, ¿qué se puede esperar de estos monárquicos besa-moquetas, que, arrastrándose, repito, durante su vida para besarlas, han ascendido en su profesión, denigrando el periodismo y han ocultado a los españoles el autor del 23-F y posteriormente el 11-M?”: Pues, mentiras y patrañas. Dicho esto, yo no sé cómo el hijo del Sr. Suárez permite esta ofensa a título póstumo que para nada responde a la realidad que, personal e institucionalmente pretenden difundir algunos difamadores periodistas.

  2. NO entrar a OK diario, no entrar al trapo, disolverlo en su nada, es lo más productivo que podemos hacer.

DEJA UNA RESPUESTA