Rita Barberá. Google images.

Isaac Rosa | El Diario | 21/11/2016

Este martes le toca a Rajoy sesión de control en el Senado, y quizás lo notemos un poco más nervioso de lo habitual, con los tics descontrolados y perdiendo el hilo. No es para menos: mientras hable a la cámara, evitará levantar la mirada hacia el gallinero, la zona del grupo Mixto, donde Rita Barberá hace girar en su mano la liana de perlas mientras lanza suspiros y toses intencionadas. Yo no descartaría que hasta pidiese de repente la palabra para hacerle alguna pregunta al sudoroso presidente.

Después, Rajoy saldrá del Senado a la carrera, no sea que la senadora ex popular se le acerque por el pasillo y le plante dos besos delante de los fotógrafos llamándole “Marianito” como el otro día llamó “Margui” a García Margallo delante de las cámaras.

No me digan que no es fascinante el comportamiento de la Mejor Alcaldesa de España. Si los suyos pensaban que se iba a quedar encerrada en su piso valenciano, ella coge y se viene a Madrid, para rozarse en público con sus ex compañeros todo lo que pueda. “¿Que no me queréis? ¡Pues tomad Rita!”

Pensábamos que se agarraba al escaño para protegerse judicialmente con el aforamiento, pero qué va: lo hace para que la sigan viendo a diario y no olviden lo miserables que están siendo con ella. Va al comedor del Senado y se sienta a la mesa de los senadores populares. Va a la apertura solemne de la legislatura y coge sitio en la bancada popular, y luego a la salida busca a sus ex compañeros. “Margui, que no me has saludado”, le dijo al ex ministro de Exteriores. Fantástica. A mí me entraron ganas hasta de votarla.

El PP insiste en que ya no conoce a esa señora, que no es del partido, y los portavoces más jóvenes le lanzan indirectas para que se vaya. Pero Barberá no se da por aludida y les refriega por la cara lo ingratos que están siendo con ella. Porque en eso tiene razón: qué ingratitud la del PP con quien dio al partido mucho más que esos mil euros pitufos: cinco mayorías absolutas valencianas, llenazos en la plaza de toros y un congreso cómodo para Rajoy en 2008, además de ayudar desde el ayuntamiento a que los amigos del partido hiciesen buenos negocios en la ciudad. Y así se lo pagan, desagradecidos.

Ayer fue a declarar al Supremo, y lo hizo vestida de alcaldesa, de rojo y con perlas, con la misma ropa con que antes la piropeaban, para hacer más evidente lo sola que la han dejado. Más de uno en Génova temió que a la salida cruzase la calle y se presentase en la sede del partido para ir planta por planta repartiendo besos.

Lo siguiente puede ser enviar naranjas a Rajoy y la cúpula del PP, para que recuerden las generosas cajas de cítricos valencianos que les enviaba por navidades. Si sigue en esta línea, yo me la imagino apareciendo en la cena de navidad del PP, saludando uno por uno a los comensales para luego sentarse sola en una mesa cercana, para que los desagradecidos se mueran de pena o de vergüenza viéndola y se les atragante la cena.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA