Acusar a un corrupto para provocarle un infarto será delito a partir de enero

14952

Redacción/Rokambol/23.11.16

Partido Popular, PSOE y Ciudadanos votarán juntos la aprobación de una nueva disposición de ley exprés para castigar a los culpables de casos como el ocurrido con la senadora Rita Barberá y que ha finalizado hoy de manera trágica en un céntrico hotel de Madrid.

A partir del próximo mes de enero, el fiscal que pretenda acusar a un corrupto deberá solicitar primero un informe cardiológico del dirigente político a fin de comprobar que el disgusto no va a causarle ninguna patología grave, especialmente de tipo coronario, una consecuencia que podría acarrearle al fiscal entre cinco y diez años de prisión. En ese sentido, los cardiólogos jurados del ministerio del Interior tendrán, a partir del próximo mes de enero, la consideración de Procurador en Cortes, con derecho a portar una banda de color azul púrpura, gorro de capitán de navío y armas cortas. Así mismo, los corruptos afectados por alguna cardiopatía tendrán autorización para viajar gratis en el ferrocarril, acceder a los espectáculos sin guardar cola y hablar con la boca llena ante las autoridades.

El Partido Popular propone, además, que los corruptos que esgriman un certificado médico acreditando problemas con el corazón sean imputados de manera “progresivo-convexa”, es decir, mediante poemas recitados en voz baja por un rapsoda-jurado del ministerio de Justicia, y siempre a través de un juego de espejos, de modo que el corrupto no vea directamente el rostro de quien le acusa.    Más en Rokambol

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA