La culpa y Rita Barberá

4399

Ignacio Escolar | El Diario | 23/11/2016

Los líderes del PP creen hoy que Rita Barberá era “inocente” y “honrada”, una “gran política y gran persona”, una “gran española”, que había sido “linchada”, que había sido “víctima de una cacería”, que había sido “acosada sin prueba alguna”… Habría sido más creíble y coherente si todas estas palabras en apoyo a la senadora Barberá las hubiesen dicho hace unos días, antes de forzar su baja como militante, antes de mandarla al grupo mixto del Senado, antes de repudiarla en las cortes valencianas y votar una petición unánime con todos los demás partidos para que dejase su escaño. Antes del infarto que se la llevó.

La muerte no hace a nadie ni mejor ni peor. Lamento el fallecimiento de Rita Barberá, como el de cualquier persona. Me repugnan quienes se alegran de su muerte. Pero morir de un infarto no te convierte en mártir ni te da la razón.

Entre todas las exageradas reacciones tras su muerte destacan dos. La primera, la del ministro de Justicia, Rafael Catalá: “Cada uno tendrá sobre su conciencia las barbaridades que ha dicho sobre Barberá sin prueba alguna”. ¿Sin prueba alguna? ¿Acaso el ministro de Justicia cuestiona las investigaciones de la Guardia Civil, el Tribunal Supremo y la Fiscalía Anticorrupción? Fueron ellos, no la prensa ni la oposición, quienes decidieron su imputación. Porque había pruebas.

Aun más intolerable resulta  la acusación de Celia Villalobos a los medios de comunicación: “La habéis condenado a muerte”. Según la diputada, experta en autopsias, fue la prensa quien provocó su infarto. Más tarde ha matizado para señalar a otros dos verdugos más: los tuiteros y los partidos políticos. “Rita estaba muy dolida y destrozada y con razón, si yo lo estaba con el Candy Crush que era una tontería cómo no lo iba a estar ella por lo de los 1.000 euros”.

“Lo de los 1.000 euros” que dice Villalobos, experta también en tonterías, explica en parte este sentimiento de culpa que ahora acosa al PP, y que ha movido a muchos de sus dirigentes del repudio a la beatificación. Comparado con las mil y una tramas corruptas del PP de Valencia, “lo de los 1.000 euros” suena a absoluta nimiedad. También parece poco si se mide con la caja B del partido nacional: Bárcenas apuntó en sus papeles 2,22 millones de euros en negro a lo largo de varios años y de aquella solo pringó el apuntador.

Nunca han sido 1.000 euros como tampoco la Gürtel fueron tres trajes: estaba acusada de blanqueo por participar en el presunto pitufeo de 50.000 euros entre 50 pitufos, que no es igual. Pero comparado con todo lo visto en ese partido, se decía Barberá, ¿por qué era ella quien tenía que pagar?  El repaso de sus últimos días es especialmente revelador. Más por las críticas de la prensa, los tuiteros o los partidos en general, Barberá sufría por el abandono de los suyos, según ha contado el exministro José Manuel García Margalló.

Este sentimiento de culpa tras el abandono ha llevado al PP a una curiosa forma de penitencia, donde son las conciencias de otros quienes tienen que pagar por lo que ellos hicieron. Su razonamiento esconde varias falacias más. La primera, que una correlación no implica causalidad: ni la autopsia más precisa podrá determinar si el infarto fue provocado por la tensión a la que estaba sometida Barberá estos últimos meses o por otros factores. La segunda, que el blanqueo o la financiación ilegal son siempre intolerables, sea mediana o grande la cantidad con la que te pilla la justicia. Y lo más importante: responsabilidad política no es sinónimo de responsabilidad penal. Incluso si Baberá no hubiese sido imputada con todo su equipo en la Operación Taula, no debería haber sido nombrada senadora. Por todo lo demás.

Hacía mucho tiempo que Rita Barberá tenía que haber sido apartada de la política por sus propios compañeros, por responsabilidad; por mucho que fuese uno de los suyos y tuviese el carné número tres del PP, tras Fraga y Aznar. Por sus despilfarros con el dinero público: sus gastos faraónicos en comilonas y hoteles de cinco estrellas con el dinero de los demás. Por no ver absolutamente nada cuando todo su partido en Valencia hozaba en la corrupción. Por su gestión arbitraria y autoritaria al frente del Ayuntamiento, tras lustros de poder absoluto y tres décadas de coche oficial. O por  su relación con la trama Nóos y el dinero que dilapidó en los eventos que facturaba Iñaki Urdangarin; un juicio del que se libró por ser aforada, a diferencia de Jaume Matas.

La gestión de Rita Barberá al frente del Ayuntamiento de Valencia durante casi un cuarto de siglo tiene sombras pero también luces. Su apoyo popular fue durante años indiscutible, elección tras elección. La transformación de la ciudad fue responsabilidad suya, para bien y para mal. Rita cambió Valencia y Valencia cambió a Barberá, una mujer que, en el último año, sufrió el síndrome de abstinencia de una de las drogas más dañinas que existen: la del poder. Cuando perdió la alcaldía, llevaba 24 años siendo la máxima autoridad de su ciudad. Pasó de la gloria al fango. Nunca lo supo aceptar.

Quienes en el PP defendían que “hay vida fuera de la política” y que Rita Barberá se debía retirar tenían toda la razón. Nadie debería permanecer un cuarto de siglo en el poder, por su propio bien. Siguen teniendo razón hoy quienes entonces le pidieron que se marchase, aunque ya no se atrevan a decirlo o, en un ejercicio de cinismo, digan que antes se equivocaron por culpa de otros. Morirte no te da la razón.

Los dirigentes del PP que ahora culpan a la prensa, a la justicia o a la oposición de un “linchamiento” contra Barberá, ¿qué proponen exactamente? ¿Que la oposición esté calladita y no denuncie estos abusos en los medios y en los tribunales? ¿Que la justicia no investigue cuando ve indicios razonables? ¿Que la prensa no informe sobre los casos de corrupción? ¿O que olvidemos  todo lo que ellos mismos dijeron de Barberá antes de subirla hasta el altar?

La reacción del presidente del Gobierno ante la noticia es también esclarecedora. Hoy ya sabemos que fue el propio Mariano Rajoy quien impulsó el homenaje del minuto de silencio en el Congreso: algo  inusual ante la muerte por causa natural de otros senadores y que el PP quiso imponer a pesar de la falta de consenso con los diputados de Unidos Podemos y las confluencias.

Después, en los pasillos del Congreso, Mariano Rajoy contó algo que pocos días antes habría sido igualmente escandaloso: que el presidente del Gobierno había hablado con una imputada por corrupción poco antes de que fuese a declarar ante el Tribunal Supremo  (Rita, sé fuerte). Para Rajoy era más importante la culpa, demostrar ante los suyos que no había abandonado a Barberá, que admitir con sus hechos que todo esto de la regeneración democrática en el fondo le da igual.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Me tienen aburrida con el tema de la culpabilidad. Lo que no entiendo es cómo no avisaron los familiares a una ambulancia, cuando se encontraba tan mal. Como alguien dice: ‘entre todos la mataron y ella sola se murió’.

DEJA UNA RESPUESTA