En Portugal no son palabras

4237

Se ha dicho muchas veces, y no sin razón: aquí el que más y el que menos sabe quiénes son Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Henrique Capriles, y, por supuesto, Leopoldo López o Lilian Tintori. De igual forma casi todo el mundo reconocería los nombres de Juan Manuel Santos, Mauricio Macri, Evo Morales, Alexis Tsipras, Recep Tayyip Erdoğan o Rafael Correa, por poner solo unos pocos ejemplos de los políticos que ocupan espacio de –vamos a llamarlo– información. ¿Pero si hablamos de António Costa o Catarina Martins, cuánta gente sabría decir quiénes son y qué cargo ostentan? Aún más: ¿cuántos de entre los que sí relacionan estos nombres con un país sabrían determinar qué cargo ocupan? ¿Es primer ministro de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa o António Costa?

De Portugal solo nos separa una línea imaginaria, ni siquiera existe entre países una frontera natural y, sin embargo, parece que nuestro vecino no existe. Y menos ahora que pudiera servir de ejemplo.

Si lo comento es precisamente por esto último. Porque incansablemente tertulianos y periodistas nos han querido mostrar lo que ocurre cuando por fin gobierna la izquierda en un país de este occidente neoliberal globalizado, y no han perdido oportunidad de hacerlo con Grecia; señalándonos lo que ocurre en Grecia. Utilizando como ejemplo un Estado fallido antes de que Syriza alcanzase el poder y al que se le dio la puntilla precisamente por llegar Syriza al poder. Y lo señalo por más que la postura del partido de Alexis Tsipras no sea defendible (ni haya por qué defenderla), y por tanto no como excusa. Pero ni una palabra de Portugal, a pesar, o precisamente, por los logros que está alcanzando la coalición de Bloco de Esquerda, PCP y PS (marxistas/anticapitalistas, comunistas y socialdemócratas).

Y es que en Portugal ya se está viviendo de los hechos y no de las aspiraciones bienintencionadas pero imposibles sin mayoría de gobierno. Algo que de momento es impensable en una España en la que el PSOE está mucho más cerca de ser un peón de la ultraderecha económica que siquiera de aproximarse al moderado centro político y social que representa –como mucho– el Partido Socialista portugués.

El caso es que por el motivo que sea (cada cual el suyo, unos más nobles y otros menos) estos tres partidos portugueses han sabido hacer equilibrios sobre una cuerda floja ideológica que parecía tener poco futuro, y hoy ya pueden hacer balance de su primer año de legislatura. Un balance más que positivo y esperanzador.

Está claro que no podemos pedir milagros en esta época, ni en estas condiciones va a llegar el socialismo ni nada que se le parezca, pero un año ha dado para mucho, y bueno. Entre otras medidas y resultados, el paro se ha reducido hasta alcanzar el 10,5%, el salario mínimo ha pasado de 505 a los 557 euros de 2017, se han aumentado subsidios, pensiones, y se han creado ayudas familiares; se ha acabado con la precariedad en el sector público, se ha apostado por potenciar la educación pública, se está reduciendo la deuda y están aumentando las exportaciones. De hecho es Portugal el país que más crece de la UE. Y debe ser verdad que algo se está notando entre la población, porque los partidos de la coalición no solo no están sufriendo el desgaste propio del ejercicio del gobierno, sino que están viendo mejoradas sus expectativas de voto a un ritmo importante mientras la derecha baja a ese mismo ritmo. Y más que lo hará si esta coalición sigue siendo creyendo que se puede llegar más lejos en políticas sociales a lo largo de la legislatura.

Pero es muy difícil encontrarse con estas noticias en la prensa española, casi ni por casualidad. Y como no debemos ni queremos imitar lo que criticamos, a partir de ahora vamos a procurar ofrecer mucha más información de la actualidad de nuestro vecino atlántico. Puede que la información haga que se nos contagie algo. Como mínimo el sincero optimismo que, aunque solo sea por comparación con los de aquí, hoy destilan sus cargos públicos. Y no sería poco.

En cualquier caso podremos celebrar que en algún lugar ‘sí se puede’, lo que además nunca deja de ser un motivo para mantener la esperanza.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. Hola soy portugués y te dejo una correccion para que no se perca la validad del articulo.
    “se ha acabado con la precariedad en el sector público”
    Eso no es ni cerca de la verdad ni lo va a ser sin una revolucion estrutural en la organización publica o leyes laborales.
    En Portugal desde hace años que solo quien tiene un ‘amigo’ importante no es precario en el sector publico.

DEJA UNA RESPUESTA