Tranquilos, Le Pen no puede ganar en Francia

1105

Isaac Rosa | El Diario | 28/11/2016

Oigo voces catastrofistas que ven en Francia la próxima estación de la montaña rusa en que vivimos, de susto en susto, pero alto ahí: aquí vengo yo a tranquilizarles. Confíen en mí: Marine Le Pen no va a ganar las elecciones. No habrá “efecto Trump”. Acabo de regresar de unos días en Francia y he hecho la suficiente sociología de andar por casa (tomar vinos con amigos franceses y ver la tele en el hotel) como para tenerlo clarísimo.

Tranquilos, de verdad. Le Pen no puede ganar en Francia. Diría más: es imposible. Tan imposible como que Trump llegase a presidente en Estados Unidos. Tan imposible como que el Brexit triunfase en el Reino Unido. Tan imposible como que un ultraderechista pueda ganar las repetidas elecciones austríacas del próximo domingo, donde lidera las encuestas. Tan imposible como que otro ultranacionalista pueda ganar las elecciones holandesas del año que viene.

Mis amigos franceses me han transmitido su total confianza. Nada que temer. Marine Le Pen no puede ganar las próximas presidenciales, a pesar de que el Front National (FN) ganó ya las Europeas de 2014, cuenta con cada vez más apoyo entre trabajadores y jóvenes, y ha maquillado su pasado fascista y atraído hasta a votantes LGTB e hijos de inmigrantes, prueba de su exitosa transversalidad.

No, no va a ganar aunque tenga enfrente a un candidato como Fillon, que rebasa por la derecha al FN en política económica y antisocial, y que ha endurecido su discurso identitario, legitimando así las posturas más duras del FN. Que no, que me aseguran que Le Pen no va a ganar por mucho que haya conseguido que algunas de sus ideas (xenofobia, islamofobia) ocupen la agenda de sus rivales, cada vez más derechizados mientras el FN les robaba la cartera girando hacia la defensa de derechos sociales.

Le Pen no será la próxima presidenta, es inverosímil, por mucho que la izquierda francesa esté fuera de juego, y el Partido Socialista lastrado por la decepción de Hollande. Le Pen no tiene opciones aunque se haya quedado con el discurso antisistema y antiglobalización en un país donde crecen el malestar y el miedo, y hable en términos de “ pueblo” contra “oligarquía”.

Vale, me conceden mis amigos franceses en un momento de debilidad: puede que Le Pen gane la primera vuelta. Pero ahí está la segunda vuelta para frenarla, cuando todos los demás votantes se unirán para votar a Fillon con tal de que no gane Le Pen. Aux Armes, Citoyens! , cantarán camino del colegio electoral. Bueno, todos no: mis amigos dicen que ellos en tal caso se abstendrán, que no piensan repetir el Chirac-Le Pen de 2002, porque encima Fillon representa a la derecha más reaccionaria en lo social y más thatcheriana en lo económico: promete recortar gasto social, despedir medio millón de funcionarios, y está contra el aborto y el matrimonio homosexual. Lo ideal para movilizar al desencantado electorado de izquierda que todavía no se haya comido el FN.

Ya ven que no, que el fascismo no gana terreno en Europa. Esas cosas pueden pasar en otros rincones del mundo, pero en la Europa de las luces y las libertades no. Europa puede seguir en su deriva, y la izquierda europea en su despiste, que no hay peligro. Ni por supuesto en España, donde como tenemos a Podemos no hay peligro de que surja un populismo ultra en el futuro, ¿verdad?

Me alegro de haberles tranquilizado. Eso sí, yo voy a ir escribiendo un artículo analizando la victoria de Le Pen. Por si acaso, vaya, para que luego no me pille por sorpresa otra vez en el hipotético caso, en el improbable caso, en el absolutamente imposible supuesto de que Francia nos diese el siguiente susto.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA