Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Hay un elefante enorme en el plató

Pablo Echenique | 04/12/2016

Hace poco hablaba con un periodista al que respeto mucho sobre el funcionamiento de todo el ecosistema de los medios de comunicación.

Yo le decía que me preocupa y me parece muy irresponsable la fabricación de “noticias” manipuladas, como por ejemplo el reciente y ridículo intento de tachar de machista al líder de la fuerza política con más mujeres en las listas de la historia de España a base de recortar sus frases antes de que acaben y que así parezca que dicen lo que que no dicen.

Le decía que me preocupa y me parece muy irresponsable la fabricación de “noticias” directamente desde la mentira, como por ejemplo la cacería político-mediática que se lanzó hace un año contra la jueza Victoria Rosell y que hoy sabemos (porque el juzgado lo archivó todo) que sólo tenía que ver con juez y un ministro de contrastada inmoralidad.

En la misma línea de inventarse cosas sin base alguna, hace unos días un conocido matón de las ondas (con escopeta y todo) se pasó un buen rato insultándome y diciendo que mi oscuro objetivo es nada menos que la independencia de Aragón… muy psicotrópico todo.

Volviendo al tema, le decía a mi amigo periodista que todo esto me preocupa y me parece muy irresponsable porque socava la credibilidad de los medios de comunicación… y no sólo de los que manipulan y mienten. Mediante el falaz pero facilón argumento del “todos son iguales”, estas prácticas poco éticas desacreditan lamentablemente a todo el sector; tanto a justos como a pecadores.

Ya lo explicó Jordi Évole en su capítulo de Salvados sobre la “máquina del fango”: según un informe de Reuters, España es de los países consultados de Europa en el que menos gente confía en los medios de comunicación.

Esto es algo terrible. En un país desarrollado, la existencia de una prensa libre, vigilante y rigurosa es una de las condiciones de posibilidad de una democracia sana… y el principal capital de la prensa es su credibilidad.

Lo hemos visto con el GAL, lo hemos visto con los papeles de Bárcenas y lo hemos visto con los escándalos de evasión de impuestos en paraísos fiscales… Si no fuese por algunos periodistas valientes, muchas tropelías y muchos crímenes que cometen los más poderosos de la sociedad no se sabrían nunca.

Por eso, destruir la credibilidad de los medios de comunicación a base de publicar manipulaciones y mentiras es una irresponsabilidad enorme. Por eso también, no se entiende ese corporativismo ciego según el cual parece que hablar de estos temas es tabú.

¿Y un buen congreso sobre periodismo para hablar del tema en serio?”, pregunté a mi amigo periodista.

La respuesta me dejó más preocupado de lo que ya estaba.

Es imposible”, me dijo. “Nadie reconoce en público que sus informaciones están manipuladas. Obviamente. Nadie reconocerá que hay presiones de partidos y empresas… y de instituciones. Nadie reconocerá que la publicidad institucional compra voluntades o que las tertulias políticas en las televisiones privadas pagan favores… que son los partidos a veces quienes quitan y ponen a los tertulianos… que hay sobresueldos por todas partes… Perro no come perro, amigo.

https://www.youtube.com/watch?v=8qh1hjsW1fI

Anoche, en La Sexta Noche, Carolina Bescansa fue la única que se atrevió a sacar un tema con el que ardían las redes sociales y que afectaba de lleno a uno de los representantes más conocidos del anti-periodismo gritón, manipulador, mentiroso y carente de ética.

El hecho de que tuviese que ser Carolina la que dijese que había un enorme elefante en la habitación y que todos estaban hablando de otra cosa haciendo como si no lo viesen, el extraño comportamiento del moderador del debate (normalmente un tipo muy ecuánime) y el silencio de los demás tertulianos al respecto, son todas señales preocupantes en la línea de lo que me comentaba en confidencia este periodista.

Está pasando delante de nuestros ojos y es obligación de cualquier demócrata el señalarlo y sacarlo a la luz.

Hay grandes empresarios que ordenan a sus redactores y periodistas de a pie publicar manipulaciones y mentiras en medios que pensábamos que eran serios, hay un aumento inquietante de tabloides digitales que —muchas veces en colaboración con lo peor de las cloacas del Estado— se dedican a difamar y a intentar destruir civilmente a gente que no ha hecho nada y hay personajes oscuros que insultan, gritan, mienten y esparcen odio en prime time y que, por motivos que desconozco, son protegidos por algunas cadenas y por algunos programas.

Esto es así y cualquiera en el gremio lo confirma en privado a quien quiera escucharlo.

Esto es así y no podemos permitir, como ciudadanos comprometidos con nuestro país y nuestro sistema de libertades, que siga siendo tabú hablar del enorme elefante que hay en el medio del plató. No podemos permitir que los miles y miles de periodistas decentes que quieren desempeñar su noble oficio con profesionalidad y rigor tengan que elegir entre venderse o buscar otro empleo.

No podemos permitir la autodestrucción del periodismo porque lo que sigue es la destrucción de la democracia.

7 Comments

  1. José Sandoval
    José Sandoval 4 diciembre, 2016

    Si los periodistas tienen miedo a hacer de periodistas, porque se pueden quedar sin trabajo, que no hagan de periodistas, desacreditar el periodismo dice poco a favor de estos mal llamados periodistas, yo les propongo que hagan directamente de lo que son, que hagan de lame culos, así su amo les recompensará. Imaginaros un médico que porque su jefe se lo pide y para no perder su trabajo se inventase enfermedades para sus enfermos o ocultase enfermedades a sus enfermos. Pues esto es lo que están haciendo estos mal llamados periodistas, pero como se les ve el plumero podemos decir que simplemente son unos lame culos de su amo.

  2. Javier
    Javier 5 diciembre, 2016

    Pablo Iglesias fue tan manipulado en sus afirmaciones sobre el feminismo como el alcalde de Alcorcón con las suyas sobre feminismo.

  3. BRAULIO
    BRAULIO 5 diciembre, 2016

    No merece la pena perder el tiempo con esta clase se periodistas y de programas, cuyos presentadores permiten las estupideces de determinados contertulios. Es una pena que ocurra eso en una TV, sea pública o privada. Es para incrementar la vergüenza que esta soportando este país con semejantes espectáculos. No cabe duda que todas estas manifestaciones forman parte de la enorme corrupción en que ha caído el sistema, propiciado por el poder (politico mediático-financiero) que hace todo lo posible por perpetuar su status de privilegio y control total. Espero que las cosas vayan cambiando y podamos desprendernos de esta horrible lacra ciudadana, por fin, en España y en el mundo.

  4. BRAULIO
    BRAULIO 5 diciembre, 2016

    No me sorprendió la clausura del video, por parte de Atress Media, que añade P. Echenique en su articulo. Queda en evidencia la incompetencia del presentador, así como la mala intención de los rectores de esa plataforma televisiva. Es una pena lo bajo que esta cayendo cierto periodismo en España.

  5. Ana
    Ana 5 diciembre, 2016

    Querido Echenique esto no solo salpica y daña a todos los PERIODISTAS HONESTOS es más que eso esta destrozando la credibilidad de arriba abajo de todos, politicos periodistas no se salva ni el Tato es una basura piramidal. Si no hacemos algo para controlar esos medios nos destruiran. por ejemplo ¿Un día a la semana durante un mes cortar la TV todos los canales? ¿que os parece? hay que hacer algo NOSOTROS TENEMOS EL MANDO BOICOT A ESOS MEDIOS.
    Decia Ernesto Sabato que los medios de comunicación son un golpe de estado.
    Ana de la Fuente

  6. ana
    ana 9 enero, 2017

    Este programa hace tiempo que perdió el norte o mas bien la Xesta,pero lo visto y leído en las redes sociales no solo queda mal la cadena,tambie3n esos mal llamados tertulianos que callaron vergonzosamente ante tamaño ataque a la libertad por parte de un señor catedrático que con su salida los dejó a todos como lo que son unos vendidos bien a sus partidos o a la misma cadena.El «moderador»debiera buscar trabajo en la cadena pública.

  7. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 9 enero, 2017

    Como el Sr. Inda sabe que de su persona no se habla como buen periodista, pese a los turbios casos que, reiteradamente, alega haber descubierto, la única manera de conseguir estar en el candelero es con su estrategia de polémicas invenciones e informaciones sesgadas. Tan es así, que un psicoanalista me daría la razón.

    «José Sandoval», con tu comentario has clavado el sentir de muchísimos ciudadanos, lo que afirmo con conocimiento de causa. Pero es lo que tiene este cochambroso Sistema y da igual quien gobierne, pues a los periodistas les pagan fuertes empresas por defender a tal o cual partido. Nos saturan con información que, pasado un tiempo, queda en agua de borrajas (es la estrategia ‘ad hoc’ para cubrir el expediente político y periodístico) mientras que informaciones que interesan sobre la Monarquía y parentela, no sólo a nivel institucional, sino fraudulento, como de políticos y Banca implicados en las evasiones de impuestos, campan a sus anchas. Ha llegado un momento en el que me da la risa cuando escucho a algún magistrado o inspector de Hacienda decir con solemnidad (yo también lo decía) que les faltan recursos para perseguir el fraude, ya que esto es, precisamente, lo que desean impedir los gobernantes que hasta ahora hemos tenido, el levantamiento de alfombras. Y conste que no es una opinión mía, que también, sino un dato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *