Un grupo de cardenales ultras amenaza con declarar hereje al Papa por permitir comulgar a los divorciados

Cuatro miembros de la vieja guardia vaticana anuncian "un acto formal de corrección de un error grave" a Francisco, algo inédito en la Iglesia.  Bergoglio tira de ironía y pide "soportar pacientemente a las personas molestas".

785
El Papa Francisco
El Papa Francisco

La iniciativa de los purpurados alemanes Walter Brandmüller y Joachim Meisner; el italiano Carlo Cafarra y, especialmente, el estadounidense Raymond Burke va mucho más allá, hasta el punto de anunciar que, si el Papa no rectifica o “aclara” sus “dudas”, los cardenales ultraconservadores le harán “un acto formal de corrección de un error grave”. En otras palabras, declarar que el Papa está cometiendo una herejía al defender esta y otras aperturas.

“Es una absoluta locura”

Una amenaza que, más que asustar en la Santa Sede, causa cierto estupor. Y es que, según han explicado a eldiario.es expertos en Derecho Canónico de España y Roma, Burke se ha lanzado a una piscina sin agua. “No existe una figura así, ni parecida, en el Derecho Canónico. Es una absoluta locura”, subraya el historiador Juan Mari Laboa, uno de los mayores expertos en el tema.

En el entorno papal, mientras tanto, se toman con paciencia el enésimo ataque de los cardenales ultraconservadores. El propio Papa, a quien Burke acusa prácticamente de hereje, hizo un curioso llamamiento a “soportar pacientemente a las personas molestas” durante una de sus últimas audiencias.

Según los purpurados, la carta fue enviada el 19 de septiembre, pero después de no haber recibido ninguna contestación a su escrito, decidieron publicar sus preocupaciones acerca de la exhortación apostólica. Algo chocante, toda vez que Francisco recibió al propio Burke en audiencia privada el pasado 10 de noviembre.

Google images.
Google images.

El cardenal norteamericano ha explicado, en una entrevista al National Catholic Register que, si el Papa no responde a la misiva, “haremos frente a esta situación”. Para Burke, “existe, en la Tradición de la Iglesia, la práctica de la corrección al Romano Pontífice. Es algo que es claramente bastante raro, pero si no hay respuesta a estas preguntas, entonces yo diría que sería cuestión de hacer un acto formal de corrección de un error grave”. O lo que es lo mismo, la herejía según ellos.

Estos cuatro cardenales ya firmaron en su día una discutida carta contra el Papa, suscrita por un total de 13 purpurados (aunque al menos cuatro acabaron por echarse atrás). Ahora, firman un escrito exigiendo explicaciones, pues están “profundamente preocupados por el verdadero bien de las almas, suprema ley de la Iglesia, y no por hacer progresar en la Iglesia cualquier forma de política”.

“Es nuestro deseo que nadie nos juzgue, injustamente, como adversarios del Santo Padre y como personas sin misericordia. Lo que hemos hecho y estamos haciendo nace del profundo afecto colegial que nos une al Papa y de la apasionada preocupación por el bien de los fieles”, apuntan.

En realidad, la carta supone una enmienda a la totalidad a la Amoris Laetitia (especialmente a los párrafos 300 a 305, que hablan de la posibilidad de la comunión a los divorciados vueltos a casar) y a la política de misericordia que el Papa está intentando implantar en la Iglesia”.

Atacan al Papa, defienden a Trump

“Para muchos –obispos, párrocos, fieles– estos párrafos aluden, o también enseñan explícitamente, un cambio en la disciplina de la Iglesia respecto a los divorciados que viven en una nueva unión, mientras que otros, admitiendo la falta de claridad o también la ambigüedad de los pasajes en cuestión, argumentan sin embargo que estas mismas páginas pueden ser leídas en continuidad con el magisterio precedente y no contienen una modificación en la práctica y en la enseñanza de la Iglesia”, concluyen.

Francisco ya había chocado con los sectores más conservadores desde que intentó modificar el status de la Curia vaticana y construir una Iglesia “pobre y para los pobres”. Ahora, la contestación surge por la cuestión de los divorciados vueltos a casar; antes, lo fue por el medio ambiente o sus palabras contra el capitalismo salvaje. Curiosamente, los mismos cardenales que critican al Papa defienden abiertamente las expresiones, cuando menos cuestionables, del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Los intentos de los cuatro cardenales ultras no tienen paralelismo en la historia reciente de la Iglesia. “No se pueden juzgar ni proclamar los errores de un Papa formalmente”, explica Juan Mari Laboa. “Como cualquier cristiano, puede dar su opinión, y hacerlo en público, pero no pretender que sea ningún ‘acto de corrección formal’. ¿Corregir formalmente al Papa? Es una locura”, apunta. Lo que sí podría –o debería– hacer Bergoglio, apuntan los expertos, es llamar a los cuatro cardenales y retirarles la birreta, algo que ya hizo en su día el Papa Pío XI.

Pese a lo que pudieran pretender los cuatro cardenales opuestos al Papa, por el momento no ha habido reacción oficial del Vaticano, ni se la espera. Francisco se reunió este lunes con los jefes de los dicasterios de la Curia romana, pero del encuentro no salió una respuesta a la petición de Burke, Brandmuller, Caffarra y Meisner.

El papa critica que la atracción del poder sirva para difundir el Evangelio

Mas bien al contrario: cardenales como el brasileño Claudio Hummes, uno de los más cercanos al Papa, minimizaba el intento de cisma subrayando que “son sólo cuatro cardenales… Todo el Colegio cardenalicio está con él”. Por su parte, el prefecto del nuevo dicasterio para los laicos, Kevin Farrell, zanjaba la cuestión subrayando que “sinceramente, no veo cómo y por qué algunos obispos parecen pensar que tienen que interpretar este documento”.

Por su parte, el jesuita Antonio Spadaro, considerado uno de los portavoces oficiosos de Bergoglio, dejaba claro a los cardenales rebeldes que la Amoris Laetitia “es un acto del magisterio, así que no hagáis la misma pregunta hasta que consigáis la respuesta que queráis”.

Comentar con Facebook ()

Comentar (3)

3 Comentarios

  1. Que poca vergüenza y desmemoriados son estos señores. Al rey Felipe VI no lo caso el Papa Francisco y doña Letizia era divorciada de su anterior pareja sin haber pasado por la Iglesia. No creo que tenga menos importancia que el comulgar a los divorciado. Creo que son otras cosas lo que les preocupa del papa Francisco, como puede ser la carga humana que Francisco tiene, y que ellos siendo su deber por principios no lo tienen

  2. “(…) POR EL BIEN DE LOS FIELES”
    “(…) POR EL BIEN DE ESPAÑA”
    Pues resulta que uno está ya hasta los mismísimos cojones de tanto salvador.
    Yo quiero ser salvado de todo salvador; sobre todo, porque nadie les ha pedido que nos salven.
    ¿Lo van cogiendo los salvadores?
    Pues lo digo más clarito: Iros a salvar a vuestra puñetera madre, y dejarnos tranquilos con nuestro destino.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here