Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Ministerio de la Verdad. Primero un genocida convertido en seductor, y ahora “El padre de Caín”, la humanización de los GAL

Así como comenzaría cualquier novela del montón, podemos decir que vivimos tiempos muy oscuros. Pero sin ficciones. Porque lo que está ocurriendo resulta, hasta cierto punto, sorprendente y revelador a partes iguales. Y repugnante también, por supuesto.

Supongo que a estas alturas a nadie se le escapará que, cuando hablamos de la televisión, no hablamos de una vía de entretenimiento, o de un actor de comunicación unidireccional inocuo, sino del principal generador de ‘cultura’ social desde que se impusiera en el último tercio del siglo pasado a la radio, el cine, la prensa o la Iglesia, e incluso en gran medida al propio sistema educativo. Y me parece importante destacarlo, porque es muy común que el establishment se esmere en ocultar o minusvalorar su preponderante papel en la conformación de realidades.

Tal nivel de condicionamiento ha alcanzado la maquinaria mediática que, el ciudadano medio, el principal consumidor del producto, no se cuestiona –o como mínimo no reacciona ante– una perversión tan evidente y lacerante como la que supone que todos los medios con cobertura nacional o autonómica, sean prensa escrita, radio o televisión, pertenezcan a la oligarquía de las corporaciones empresariales o al gobierno de turno (que no al Estado). Y siendo así, y es indiscutible que lo es: ¿qué intereses pretendemos que defiendan? ¿Los nuestros, los de la mayoría?, ¿o los de sus propietarios, una minoría privilegiada?

En cualquier caso, preguntas retóricas al margen, lo que no esperas de esta maquinaria, y pese a las especiales circunstancias, es que la sobrecarguen como lo están haciendo en los últimos dos años. ¿De verdad tienen motivos para considerar que lo que están haciendo no es pegarse un tiro en el pie? Lo pregunto porque esto sí sería un verdadero drama.

Informativos que –pese a su clara tendencia– al menos procuraban guardar mínimamente las apariencias, convertidos hoy en circos; tertulias políticas posicionadas hasta lo grotesco presumiendo de pluralidad, y espacios periodísticos de prestigio (con el lamentable ejemplo de Informe Semanal) que ahora resultan hasta cómicos, y eso que se nutren de información presuntamente seria. Por no entrar en los otros espacios ‘documentales’, en esos que han sustituido a los positivamente soporíferos paseos por el Serengueti o el Masái Mara, y que ahora nos presentan con escenificación científica cuestiones relacionadas con ovnis, sirenas, arqueología-ficción y guerras-ficción. O en el plano de la motivación emprendedora, los del cuento de la lechera de subastas, compra-ventas, o aventuras mineras. Aunque a todos estos habrá que buscarles una nueva categoría, porque la de basura ya está hasta los topes. Y por si no hubiera suficiente con lo comentado, ahora también nos ofrecen series que reescriben la historia hasta convertirla en un insulto. Ni poniéndome en su lugar encuentro una explicación lógica.

Y es que aunque evidentemente el escenario aparente no es equivalente, estamos llegando a un punto en el que esta duda de Winston, el protagonista de 1984, la obra distópica de Orwell, empieza a parecerme verosímil en un futuro próximo:

“(…)no quedaba ningún documento ni pruebas de ninguna clase que permitieran pensar que la disposición de las fuerzas en lucha hubiera sido en algún momento distinta a la actual. Por ejemplo, en este momento, en 1984 (si es que efectivamente era 1984)(…)”.

De mantener este rumbo, y no porque el poder haya eliminado la información rigurosa, sino por saturar con ficción simplista la historia real hasta hacerla irreconocible, puede que un día nuestros nietos o sus hijos no sepan con certeza si el año en el que viven es verdaderamente el que se correspondería con la progresión original. Pero lo que ya ocurre sin tener que esperar unas décadas, es que los que serán adultos mañana no conocen hoy la realidad del pasado reciente. Y si alguien no lo cree, solo tiene que salir a la calle a preguntar a la juventud sin estudios superiores o incluso a la que teniéndolos no haya cursado humanidades, quién fue Franco, Serrano Súñer, o qué motivó el terrorismo de Estado de los años ochenta (para esto que esperen a que acabe la última ‘miniserie’).

La respuesta puede ser (si es que los conocen, que no está garantizado), con excepciones más relacionadas con el propio carácter individual o la cultura familiar que con la información escolar, que Franco fue el presidente de un régimen autoritario (nada de dictador o de régimen totalitario), y Serrano Súñer un seductor al que el ‘presidente’ Franco –que era un pobre borderline con voz de pito– tenía envidia. En cuanto al terrorismo de Estado no sabrán nada, pero si les preguntas por los GAL, quizá puedan intentar explicar que unos cuantos guardias civiles traumatizados por el horror vivido –que fue causado por los deshumanizados vascos, así en general– se tomaron la justicia por su mano. Ni orígenes del conflicto, ni intereses políticos, ni represión, injusticias y torturas, ni responsabilidad del Estado… ni nada que se parezca mínimamente a la realidad.

Es lo que les están contando, porque para el sistema educativo, sin responsabilizar de ello a los docentes (no héroes) atados por una falsa libertad de cátedra, la dictadura como tal, grosso modo, no pasa de algunos párrafos insustanciales que se olvidan tras el examen, y para el conflicto vasco y la guerra sucia no hay casi ni una palabra. Aunque esto mismo también se lo están contando a esa otra España profunda, o demasiado mayor y despreocupada, u ocupada viendo series, como para poder prescindir a estas alturas de aquel sello de garantía de veracidad que siempre ha otorgado un oportuno: ‘lo han dicho en la tele’ (palabra de Dios).

¿Y quién se lo está contando? Porque esto es lo importante. Pues, como sirve de ejemplo, si atendemos a las dos últimas series, una, la del donjuán nazi-castizo, está basada en la ‘novela histórica’ Lo que escondían sus ojos, de Nieves Herrero, la famosa ‘chica Hermida’, la periodista con la que se inauguró la telebasura de este país y que actualmente trabaja para la cadena ultraderechista (nacional-católica) 13TV, con programa propio. Y no es lo peor, porque, pese a los antecedentes, no creo que en esta mujer haya mala voluntad en lo que escribe, aunque tampoco obviamente criterio. Es mucho peor quién nos cuenta el caso GAL, porque la serie que también emite Telecinco, El padre de Caín, está basada en el libro homónimo, ni más ni menos que de Rafael Vera, secretario de Estado para la Seguridad del Gobierno del PSOE de Felipe González, y condenado a 10 años de prisión por delito de secuestro y malversación de caudales públicos en relación, precisamente, con el grupo terrorista GAL. Todo imparcialidad, como puede apreciarse.

En fin, solo nos falta que Juan Carlos I escriba un libro sobre el 23F y lo conviertan en película, aunque ahora que lo pienso ya hicieron algo parecido sus amanuenses. O que Franco nos hable de la dictadura, aunque otra vez también en este caso lo han hecho sus ministros y sus descendientes. Y resulta que el problema ahora son las mentiras en las redes sociales y en internet. Y nos lo dice el Ministerio de la Verdad. ¿Cabe mayor cinismo que el de estos sinvergüenzas?

Puede que en lo único que se equivocara Orwell fuera en el título del libro. Esperemos a 2084, aunque quizá para cuando llegue, la propia fecha tampoco se corresponda con la realidad.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: