Quien nísperos come…

Quien nísperos come y bebe cerveza, espárragos chupa y besa a una vieja, ni come, ni bebe, ni chupa ni besa.

3378

Hay a quien se le han puesto los pelos como escarpias al asistir a la demostración de afecto del secretario general de Podemos, el ilustre don Pablo Manuel Iglesias Turrión, el ‘azote de la casta’ y reciente premio ‘Castigo para la prensa’ por la APP, con la presidenta del Congreso y monologuista vocacional doña Ana María Pastor Julián. Y no es para menos, porque resulta chocante esa complicidad –que va mucho más allá de la siempre recomendable cortesía (parlamentaria o no)– entre presuntos antagonistas declarados.

Que el señor Iglesias siente una especial inclinación al ósculo espontáneo ya lo sabíamos, porque en tres años ha dejado suficientes muestras de lo cariñoso que es, así en general. Pero aquí se ha escenificado una contradicción peligrosa muy vinculada a la convivencia con el contrario, que no es otra que la de disociar a la persona de sus actos.

Eso de relacionarse de manera más o menos habitual con los ‘compañeros de trabajo’ crea vínculos emocionales. Máxime si hablamos de un colectivo mucho más formado, educado y cortés de lo que se puede intuir de sus intervenciones públicas. En el trato cercano y privado hasta Hernando (o el mismo Inda si hablamos de periodistas) puede resultar una persona entrañable. No digamos ya Rajoy o la misma Ana Pastor. Y es inevitable no sentir algún tipo de nexo sentimental con ellos. Bueno, es inevitable excepto que tengas muy interiorizado lo que suponen las decisiones que toma esta gente y tengas muy asimilados sus efectos, o bien, si no se da el caso, tengas presente que esto puede ocurrir, y mantengas las distancias para no perder la objetividad y la imparcialidad que se te exige, y debieras exigirte.

Lo que ocurrió ayer no es un hecho anecdótico, ni es algo que carezca de un fondo muy preocupante. Esta persona a la que motu proprio y con tanto cariño dio ayer dos besos Pablo Iglesias, junto con los suyos, es responsable de que muchos niños (y más adultos) no tengan una alimentación en condiciones porque no se la pueden permitir. Es responsable de que exista una importante capa de la población que necesita trabajar sin medida de tiempo para malvivir. Y es responsable de que no suban unas pensiones de miseria, de que la sanidad se esté desmantelando o de que la educación pública sea cada día peor. Es responsable de todo aquello que se está haciendo en contra de las mayoría para beneficiar a una privilegiada minoría… y por muy simpática que sea, eso no merece tanta afectividad.

No imagino a Teresa Rodríguez o a Diego Cañamero, ni tampoco a Julio Anguita, dando semejante espectáculo. Y comprendo todas las debilidades humanas, porque homo sum… Pero quizá Iglesias debería plantearse hasta dónde tiene asimilado su propio discurso; su propio relato. Y sin demora. Porque hay complicidades que dicen mucho más de lo que muestran, y pueden ser el síntoma de una afección grave si no se trata a tiempo.

Comentar con Facebook ()

Comentar (8)

8 Comentarios

  1. Pues eso, no es lo mismo un Pepito que un Grillo, claro, el acto de mezclar y no agitar, ingiriendo ello de un trago a lo cosaco, suele inducir a efectos alucinatorios por efecto del morreo tan trascendental para el futuro de la política.

  2. ¿Criticar a Pablo Iglesias por darle un beso a Ana Pastor? En fin, con esta clase de artículos os ponéis en sintonía con el modelo de los medios de comunicación españoles, ya está bien de criticar a Pablo Iglesias por todo. Tal parece que este artículo lo haya escrito un facha de izquierdas.

  3. Pablito le ha dado un beso a esta señora porque es lo mejor que se puede hacer en esa situación, qué fácil es criticar y decir idioteces desde la comodidad de un teclado, ya quisierais valer la mitad de lo que vale Iglesias y tener la mitad de sus cojones, comemierdas, haced vosotros la revolución, o montad un partido, o presentaos a unas elecciones a ver cómo os va, gilipollas.

  4. Siempre me he preguntado por esa lógica endogámica que lleva a enemigos a tratarse como amiguetes. En este caso en particular, hace tiempo que P.I. parece varios Pablos, algunos francamente opuestos a otros. Ha engendrado un fabuloso hijo que ahora esta desnutrido, y parece no enterarse, que su vida ya no le pertenece enteramente a él. que es tarde para desplegar tan “simpáticas” contradicciones.

  5. De vergüenza , engañaste a unos cuantos pero se acabó , que era eso del teatrillo pero luego se van a tomar los Gintonics juntos?lo que tú estás haciendo ahora Pablito estás acabado

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here