Jenaro Castro, RTVE y una ‘Escopeta nacional’ con micrófonos y cámaras

1114
Jenaro Castro, director de Informe Semanal
Jenaro Castro, director de Informe Semanal.

Rosa María Artal | El Diario | 16/12/2016

Jenaro Castro ha vuelto a hacerla. Ha acusado al Consejo de Informativos de TVE de “utilizar el lenguaje de ETA”, por usar la expresión “cese de la violencia” en un escrito que le dirigieron. A nadie que le conozca le extrañará ese mecanismo de sus deducciones. La penúltima hazaña fue relacionar en un reportaje  a “medios y políticos” con la muerte de Rita Barberá, incluyendo un sesgado corte de un cardiólogo. Tampoco sorprende en su trayectoria, lleva así toda su vida profesional. Pero “¿quién es Jenaro Castro?”, se dirán quienes no han reparado en él.

Se le presenta como “director del veterano programa Informe Semanal” pero esta referencia resulta inexacta. Maneja una emisión que conserva el nombre del que fuera uno de los más prestigiosos informativos de la televisión en España, aunque no tiene absolutamente nada que ver con aquél. Son espacios distintos. En cierto modo, a través de Jenaro Castro, se podría escribir una instructiva historia de la televisión y el poder político. Y del funcionamiento de la eterna derecha de nuestro país y asimilados. Una escopeta nacional con micrófonos y cámaras.

Llegó a TVE como colaborador del programa de Jesús Hermida a finales de los 80 y de inmediato comenzó a hacerse hueco en cometidos de mayor entidad. Un chaval atento y amable, siempre pendiente de facilitar el trabajo a los jefes, particularmente del PP. Cuando acudían políticos de relevancia a Torrespaña, Jenaro Castro era pieza fija de los comités de recepción.

Le perdía su pasión por salir en imagen y no se le cayeron los anillos por presentar simplemente avances informativos de escasos minutos. Su gran hándicap era la falta de aptitudes para el cometido: un tono forzado y antiguo, y una predilección marcada por usar la información con algún fin que la aleja del periodismo en sentido estricto.

Y así siguió. Ascendiendo. Llegó a ser adjunto de Alfredo Urdaci, hasta convertirse en enlace imprescindible de Mariano Rajoy en RTVE. Gallegos ejercientes ambos, del PP y con similares caracteres, también Jenaro citó en alguna entrevista la máxima del “resistir es ganar”. Mecanismo que consiste en dirigir todos los esfuerzos a ese objetivo. Y, si a menudo nos asombra que alguien como Rajoy sea presidente del Gobierno, los altos destinos alcanzados por Jenaro Castro causan la misma estupefacción.

En realidad, el propio Rajoy pudo haber sido un Jenaro Castro. Como lo son quienes se mueven en las procelosas aguas que surcan los clientelismos políticos. De norte a sur de España, de este a oeste pasando sus radiales por el centro. Esa pléyade de seres regidos curiosamente por el Principio de Peter o Principio de la Incompetencia.

Castro salió triunfante de la batalla en el seno de la familia popular con Julio Somoano. Aquél periodista de Telemadrid que escribiera una tesis fin de carrera sobre las Estrategias para el triunfo del PP, llamando a utilizar incluso las series para lanzar “mensajes ideológicos”, fue llorado por profesionales solventes de la Casa al compararlo con Jenaro Castro.

Nadie consiguió destrozar Informe Semanal como ha ocurrido en esta etapa. Hubo períodos más o menos complicados, pero reducirlo a cenizas no se atrevieron ni Aznar, ni Sáenz de Buruaga, ni Urdaci. Rajoy, sí. Y ha sido una labor completa. Desde que está en el Gobierno, TVE se ha despeñado en audiencia y credibilidad. Las quejas por la manipulación, por la redacción paralela, por la escandalosa gestión, no hacen la menor mella en el PP y sus designados en la televisión pública, sin embargo.

Los telediarios mantienen, a pesar de su caída, audiencias significativas. Hasta alcanzar casi 2.500.000 de espectadores los fines de semana. TVE ha perdido el liderazgo en las jornadas electorales y en cualquier evento señalado. Pero sabe a quiénes se dirige a diario. Según encuesta del CIS, es la cadena favorita de los votantes del PP. Y a ellos dedica sus tertulias monolíticas plagadas de colaboradores de derecha y extrema derecha, con escasas excepciones.

El barómetro del CIS de octubre ratificó los impactantes datos sobre cómo se informan los españoles, y es hecho a no menospreciar dada su repercusión. El 38% de los encuestados no lee NUNCA las secciones de política del periódico. Un 51% jamás usa Internet para informarse de política o sociedad. En cambio, el 65% atiende todos los días las noticias en radio o televisión.

TVE fue un impagable servicio público en la denostada (con causa) Transición. Etapas como la de Fernando Castedo, el primer y efímero director general de consenso, con Iñaki Gabilondo, fulminados tras la dimisión de Suárez y la reconquista de Calvo Sotelo, demostraron que podía hacerse. La etapa del PSOE de Zapatero, arbitrando medios y hechos de despolitización, hizo bien visibles sus resultados. Fran Llorente fue despedido como director de Informativos entre aplausos de sus compañeros, por primera vez que se recuerde.

Jenaro Castro conservó en ese período la dirección y presentación de lo que él entiende por un informativo, en el Canal 24 horas. Aquí, en el minuto 9, incluye una encuesta de ciudadanos damnificados por la Huelga General (2012) y a partir de ahí el interés no decrece. Hasta “los de la ceja” menciona, en alusión a los artistas cercanos al PSOE. Viendo sus programas no puede decirse que quienes le nombraron fueran engañados.

Pero no es una excepción en la televisión del PP, ni en otras del PSOE o de gobiernos nacionalistas. No lo es ya ni siquiera en medios privados. El drama del periodismo español es que, junto a estos, o bajo estos, hay un periodismo atemorizado que sucumbe a las coacciones. El 75% de los periodistas confiesa que cede a las presiones por miedo a las represalias, a ser despedido o relegado. Y un 57% reconoce que se autocensura. Son datos del Informe Anual de la Asociación de la Prensa de Madrid, que acaba de ser presentado.

Aquella a la que llamaron ‘”caja tonta”  lo fue bastante menos de lo que decían. Abrió muchos cauces. Desde la información a los grandes reportajes para ser testigos directos de la historia, a la cultura, el medio ambiente, los programas infantiles o los debates de verdad. Es ahora cuando opta por esa función de abotargamiento y no sin éxito. En la misma escuela de Jenaro Castro se formaron otros gatos de la caverna mediática. Y un nutrido grupo de camaleones.

De ahí la importancia de una televisión pública al servicio de los ciudadanos y no a mayor gloria del político de turno. Rigurosa, como garante del derecho a la información, a la formación en cultura, un entretenimiento donde la lucha por la audiencia sea en términos de calidad. Los partidos comprometidos con esta exigencia no pueden seguir amparando esta televisión, que se sustenta en el apoyo que dan al PP para que gobierne… así.

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. O sea, el ejemplo vivo y paradigmático del “periodista” chupanabos/lameculos, que asciende por méritos de mamadas y lengüetazos a la almorrana del jefe. ¡¡¡Ay, ay, ay Jenarín!!!
    Vamos, de la misma escuela de Marhuenda, Inda y otros especímenes de similar fauna.
    Popi: Vámonos de putas, que esto no hay quien lo aguante.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here