La Fundación Francisco Franco nombra Caballero de Honor al “chino facha”

809

Iñaki Berazaluce | Strambotic | 17/12/2016

Chen Xiangwei ha conseguido la extraña distinción de convertirse en el elemento más exótico de una “tribu urbana” ya de por sí disparatada: los nostálgicos de Franco. Este inmigrante chino de 39 años regenta el Bar Oliva, decorado con pósters del Caudillo y gorras militares, articula en su rudimentario español un discurso con todos los clichés de la ultraderecha española y ha puesto a su hijo de nombre Franco.

Por todos estos méritos y alguno más, la Fundación Francisco Franco acaba de nombrar a Chen Xiangwei Caballero de Honor:


La distinción de Caballeros y Damas de Honor “se otorgan a aquellos que realizan una labor destacada en la defensa de la Verdad histórica y de la memoria del Caudillo y de su gran obra. Chen Xiangwei, residente  en España desde hace 17 años, que glosó los logros del Caudillo y narró cómo fue conociendo y admirando progresivamente su figura. Expresó su deseo de volver a lograr una España “una, grande y libre”, envidia del mundo occidental”.

Chen Xiangwei recibe orgulloso a Strambotic en su Bar Oliva, en el barrio de Usera de Madrid, reconocible desde la Plaza de Legazpi por los colores rojigualda de su fachada. Es una pequeña celebridad internáutica y como tal actúa, fiel a su papel. Simpático y dicharachero, nos agasaja con un aperitivo de jamón serrano y patatas fritas y, a la mínima insinuación, empieza a despotricar contra “los vagos y sinvergüenzas” que viven “sin dar palo al agua”, mientras los empresarios se “rompen el lomo trabajando”. Un discurso que podría firmar Esperanza Aguirre, pero cono acento chino.

bar-oliva3

Antes de atribuir a Chen los mismos clichés que él dispara contra la munificiencia del Estado y los “parásitos” que viven de ella, es justo poner las cosas en su contexto: el “chino facha” lleva 17 años en España y vino de China huyendo de la miseria a la que le condenaba el Partido Comunista, “una banda de ladrones que se quedan con todo”. Su profundo anticomunismo encontró acomodo perfecto en la figura del sátrapa español, epítome de la lucha contra el comunismo y la “conjura judeomasónica”. En China y en Mongolia los punkis, furibundos anticomunistas, lucen esvásticas.

bar-oliva2
Franquito, repartiendo mandobles en el bar de su padre.

Xiangwei se sintió como pez en el agua con sus nuevos camaradas de la ultraderecha nostálgica. Según declara a El Confidencial:

“Nunca había estado en un evento así y estaba muy nervioso, pero me trataron muy bien. Estoy muy orgulloso. Había 300 o 400 personas en la cena. Todo gente seria, gente que quiere que el país funcione bien, me sentí muy a gusto con ellos”.

Con información de Cadena Ser y Fundación Francisco Franco. Más información en El Confidencial, que dio a conocer al “chino facha” con esta entrevista

Comentar con Facebook ()

Comentar (1)

1 Comentario

  1. ¡Anda!, ¿pero el chino también? No, si aquí se etiqueta hasta el último que llega y, ya puestos… la “ch”…hasta cuadra. Bueno, a lo que voy.

    No es que mi comentario guarde relación con el tema del titular, pero, aprovechando la oportunidad que este digital siempre me brinda para plasmarlos -lo que agradezco- e informada de la última noticia acerca de Diana Quer ¡Cuidado con lo que habrán tenido que estrujarse las meninges los sesudos investigadores! ¡Ay, escépticos! ¿Por qué no se analiza atentamente mi correo del 9-9-16?. Todo lo que dije era “inequívoco”, porque el perfil lo hice por lo que yo llamo “concentración mental” (en psicología, posiblemente tendrá otra denominación) pues yo no me dedico a esto…no es mi modus vivendi, pero, dándole forma, no he querido plasmar nunca mi…por pura lógica, conclusión, por dos motivos:

    UNO.- Porque ya entraría en especulaciones, algo a lo que me negué desde un principio, al no ser mi estilo opinar sobre este tipo de sucesos.

    DOS.- Por considerar que compete a los investigadores su resolución.
    Dicho lo anterior, parece que ¡por fin! van las “lumbreras” encaminadas en sus pesquisas, pero existe en la huida otra importante conexión, que me temo no han captado. Y esa conexión, la he dejado entrever a modo de consigna en otro comentario que envié posteriormente al respecto, pero, claro, yo me expreso con consignas para inteligentes y estos investigadores…no sé, no sé (ay, cuando me pongo en este plan, puedo resultar insoportable ¡pero!… es lo que hay).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here