Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Manuel Muñoz: «Estaba ebrio. Me he pasado siete pueblos»

Teresa Rodríguez, la diputada autonómica y secretaria general de Podemos en Andalucía, como ya relatara ayer en un comunicado del que nos hicimos eco, ha emprendido acciones legales contra Manuel Muñoz Medina, director general de la empresa Guadarte, por un agresión sexista ocurrida el pasado martes en la sede de la Cámara de Comercio de Sevilla, en la inauguración de una exposición fotográfica por el aniversario de la agencia EFE.

Horas después de hacerse público el suceso, el propio empresario sevillano ha reconocido los hechos en una entrevista/expiación-patrocinada concedida a El Independiente en la que se justifica alegando que había bebido de más:

“Estaba ebrio. Me he pasado siete pueblos”. “Se me fueron los cables. Hice eso como me podía haber vestido de payaso y haberme subido a una silla”.

En esta misma entrevista dice estar arrepentido, y ha asegurado sentirse “totalmente avergonzado”, al tiempo que sostiene comprender la reacción de la víctima de su “broma desafortunada”, como él mismo la ha calificado. Al respecto comenta con su entrevistador que: “Posiblemente mi mujer o la suya también habrían reaccionado de la misma manera que ella”. “Si tengo que ir a Cádiz a pedirle perdón, iré”, ha afirmado.

A título personal, reconociéndole el propósito de enmienda, recomendaría a este señor no volver a probar el alcohol; no volver a beber en lo que le quede de vida. Porque aunque arrepentirse es un primer paso, es mejor no tener que hacerlo porque no exista motivo para tener que pedir perdón. Y porque el arrepentimiento, tanto en este caso como en otros, no borra las huellas que estas actitudes producen en las personas que son objeto de semejantes faltas de compostura y respeto. De prepotencia clasista.

Y digo clasista, y no machista (que también), porque dudo mucho que, borracho o no, a este personaje se le hubiera ocurrido hacer eso mismo a Dolores de Cospedal o a Fátima Báñez. Y es que Teresa es ‘otra cosa’ para esta gente: una ‘perroflauta’ de esas de Podemos a la que se le puede demostrar ‘quién manda’.

Con todo, arrepentido o no, la justicia, tan dura para otras cuestiones y tan laxa con el abuso machista, debe llegar en este caso hasta sus máximas consecuencias. No vaya a ser que la próxima vez que a este empresario le dé por beber, también le dé por llegar más lejos con sus ‘bromas’, y lo sufra una mujer que no tenga la capacidad de denuncia de toda una diputada –aunque ‘solo’ sea diputada de Podemos–.

6 Comments

  1. Pizzarello
    Pizzarello 24 diciembre, 2016

    Podrían por lo menos citar lo que le dijo, para poder juzgar uno mismo si es para tanto.

    • raquel fernandez
      raquel fernandez 24 diciembre, 2016

      Pues cuando él mismo lo reconoce no debió ser una cosita de nada!!!!

    • Charo San Román
      Charo San Román 24 diciembre, 2016

      ¿Necesitas más explicaciones para entender que es una ofensa a la dignidad de una persona?
      ¿Piensas acaso que la mujer es un objeto cuya única “utilidad” es servir de diversión a cualquier macho que se cruce en su camino?
      Si las situaciones similares que hemos sufrido millones de mujeres en este país, tuvieran el mismo eco que la agresión a Teresa, quedaría bien claro que en la sociedad española, el machismo es un mal endémico

    • Cristila
      Cristila 24 diciembre, 2016

      Sí, Pizarello claro, no vaya a ser que se lo haya hasta inventado y todo.Lo que hay que aguantar, oir ,leer y escuchar.Qué asco de mentalidad machista, no sólo por los que lo hacen sino por los que los defienden y apoyan con este tipo de “razonamientos”.

  2. Charo San Román
    Charo San Román 24 diciembre, 2016

    A ver si la próxima vez que este imbécil esté bebido, en lugar de hacer una “machada” le da por tirarse por el balcón de un piso muy alto. Así no tendría que pedir disculpas
    Un baboso menos

    ¿Cuánto tendrán que aguantar sus empleadas?

  3. Manuel Vargas Sanchez
    Manuel Vargas Sanchez 25 diciembre, 2016

    Hay que ser tonto y baboso para no darse cuenta que es es un hijo de la gran p*** peperro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *