El artículo desaparecido de Hermann Tertsch

69640

Qué cosas tienen estos plumillas de ultraderecha y sus periódicos. En ABC publican el vómito de uno de sus columnistas estrella pensando que la responsable de semejante medida era la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y cuando se enteran (tanto el autor como el medio) de que en realidad la promotora de esta “aberración nazi-comunista” (Tertsch dixit) es ni más ni menos que la muy pepera presidenta de la C. A. de Madrid, Cristina Cifuentes, el artículo se marca un repentino David Copperfield y desaparece como por arte de magia. Visto y no visto.

Por fortuna existe la caché de google [actualización 18:48h, ya se lo han cargado hasta de la caché] para comprobar que esta cosa (porque cuesta denominarlo artículo) sí ha estado ahí; que esta asquerosidad fue publicada, y que solo ha sido la ‘cagada’ de criticar a uno de los suyos lo que ha acabado con su existencia. “Bueno para otros, malo para nosotros”, y a la información que le vayan dando (habrán pensado). Y todavía hay quien no se explica por qué los medios de comunicación españoles encabezan el nada meritorio ránking de los menos creíbles del mundo.

Valientes mendrugos…

Comentar con Facebook ()

Comentar (11)

11 Comentarios

  1. ¿Pepito Grillo? Si no pierdes oportunidad de insultar a Hermann Tertsch, al menos no te escondas en el anonimato.
    Tertsch te dedica su columna de hoy también a ti. Y hace una rectificación pública. Rectifica tú tus insultos.

  2. La libertad de expresión, y eso que no me he leído el articulo tiene esta ventaja: DEJAD QUE LOS IDIOTAS HABLEN, pues al hablar se muestran a si mismos. Este tío podría estar montando una secta secreta y aparentar ser un ser humano normal y corriente, pero gracias a Dios tenemos libertad de expresión… para aprender que SIEMPRE hay que estar alerta contra la estupidez.

    El problema surge cuando a tu hijo o amigos no les puedes ofrecer argumentos en contra. Entonces debes plantearte si el idiota eres tú, o si lo sois los dos.

    Pero recordad, no me he leido el articulo, solo he leído algunas opiniones, os hablo a quienes teneis esa idea en la cabeza, la de que este tio es de “otra época”, pero no… estamos al afecha que estamos y siguen existiendo, y esconderlos debajo de la alfombra con leyes de apología o enviarle el marrón a otro pais no es la solución. Tampoco convertirles en mártires, y ensuciar la memoria de todos aquellos que han muerto por grandes causas.

    Toda nuestro mundo y nuestra sociedad es un juego mental, y las reglas no se pueden cambiar, por mucho que insistan en convertirnos en amebas: TU eres la respuesta, siempre lo has sido y siempre lo serás. Ante estos mierdas, MENTALIDAD, ESPACIOS VACIOS, SABIDURIA y ESCUELA.

  3. Tengo un comercio en esa calle, y el comedor referido en ese ” articulo ” es de la Comunidad de Madrid y llevara funcionando aprox. 20 años o mas, no unos dias como afirma el ” autor”. Vergonzoso.

  4. Solo decir que jamás había leído un artículo de este señor. Me he quedado horrorizado, ¿de verdad hay gente que piensa así?.
    Voy a tener que empezar a leer más vómitos de esta gente, habrá que conocerlos para defenderse.

  5. Siendo hijo de un nazi envíado a Madrid a la embajada nazi ante el régimen de franco, sabe mucho , se podría decir que el nazismo lo lleva en la sangre.

  6. ¿Y este tal Sr. Hermann Tersch no tiene más que acreditados suficientes méritos de ultranazi como para ponerlo en la frontera sin mayores trámites? Me refiero a la frontera con el desierto de Gobi, por no ir más lejos. Porque la cuestión de la emigración, como todas, podrá ser objeto de debate y opinión, cosas de las que no parece participar la furibundez del tal Tersch, pero dejar caer (por si por estulctucia e ignorancia del lector, que no otros pueden enfrentarse con este tipo de productos) “cuela” el que a los españoles se les niegue un plato de sopa, ya es abusar de la tolerancia. Sr. Tersch: muchos compatriotos y coreligionarios suyos le esperarían con los brazos abiertos en Argentina; allí tendría pasto suficiente para alimentar sus odios.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here