No es contra nadie

1980

Trabajar doce horas diarias para ganar una miseria es un problema, y lo es que existan plantas enteras cerradas en los hospitales públicos y que te tengan que decir que no hay camas, o que los médicos esperen sine die los resultados de pruebas diagnósticas vitales; que los niños estudien en barracones o que aumente cada año la ratio de alumnos por profesor y que las pensiones pierdan progresivamente poder adquisitivo. Es un problema tener que agachar la cabeza frente a un déspota aunque lleves veinte años en la empresa o que no puedas estar de baja porque acabarás en la calle, que Dependencia se quede sin presupuesto o que te desahucien porque esos trabajos de un mes sí y tres no, no permiten pagar regularmente el alquiler o la hipoteca. O la luz o el material escolar. Y no digamos ya hacer planes de futuro.

Hay muchos otros problemas particulares y generales: de derechos civiles, de cultura, de justicia, de libertad. En suma, de déficit de democracia, de ausencia de igualdad y de exceso de miedos fundados. Pero también hay soluciones, y no son necesariamente ‘contra’ nadie, sino a favor de los y las más. Y no implican enfrentamiento alguno, sino valoración de prioridades, análisis de posibilidades, y llegado el momento: decisión.

Decía para finalizar el año, y espero que se entendiera el tono irónico, que ‘no hay nada que hacer‘ en esta coyuntura. Aunque lo que pretendía que se entendiera, es que no solo está todo por hacer, sino que incluso –y esto es triste– está todo por decir y debatir a nivel de política institucional, mientras algunos se han dormido en los laureles parlamentarios. Y eso que solo hace falta ser realistas y pragmáticos para empezar a debatir las posibles soluciones, que, insisto, no son contra nadie.

¿Quién dice que no se puede establecer la jornada laboral de 35 horas? ¿Quién dice que no se puede aprobar una renta básica universal? ¿Quién dice que no se puede limitar la especulación de la banca financiera? ¿Quién dice que no se puede crear trabajo en el sector público? ¿Quién dice que no se pueden nacionalizar los sectores estratégicos de la economía? ¿Quién dice que no se puede establecer la jubilación a los 60 años? ¿Quién dice que no se puede apostar por métodos de democracia semidirecta? ¿Quién dice que no se pueden recuperar las externalizaciones de los últimos años? ¿Quién dice que no se puede gravar a las rentas de capital y patrimonio? Y ya puestos, aunque para esto sí hay respuesta explícita: ¿quién dice que hay que rescatar autopistas o bancos y no personas?, y ¿quién dice, aparte del artículo 135.3 de la Constitución que el pago de la deuda es más importante que hacer frente a las muchas necesidades y carencias de una buena parte de la población? ¿Y por qué siguen ganando estos?

¿O lo dice quizá Bruselas? Porque si es así la solución viene dada cuando el conflicto es entre necesidades básicas por cubrir e imposiciones para que no se cubran. ¿O quizá no lo dice UE? Porque no parece que todas estas cuestiones hayan ocupado el ‘centro del tablero’. Y si no lo hacen no podremos saberlo. Pero lo que es más importante: ¿Quién dice que sí se puede? De momento, nadie. ¿Quién dice que al menos habría que intentarlo? Lo mismo: nadie. Y ahí está el problema. Un problema que puede ser mayor cuando aparezca alguien que haga suyas alguna de esas reivindicaciones previas, olvide otras, añada la xenofobia a la ecuación, y se haga con el poder o modifique el panorama político del resto de partidos.

Aún no hemos llegado a un escenario de lucha de clases, porque hay quien tras 70 años de condicionamiento está incapacitado para detectar el problema, y quizá no lleguemos a ello ni falta que hace. Pero si por apostar por lo justo para la mayoría y por defender prioridades sociales alguien te ataca en uno de los países en los que a mayor velocidad aumenta el patrimonio de las grandes fortunas, ese será su problema y el de toda su maquinaria. Y si no lo haces; si no te centras en defender lo justo y prioritario (sin arcaísmos innecesarios, pero sin miedos y yendo a la raíz) nunca vas a tener la oportunidad de aplicar medida alguna mientras todo se degrada, porque para poder hacerlo necesitas el apoyo que únicamente llegará tras apostar por iniciativas consecuentes en beneficio de los demás, y no por el ‘cantajuegos’ del ‘Manifiesto de la Abuela Teresa’ para avergonzar a cualquiera que tenga más de dos dedos de frente y más de un ansiolítico en la mesita de noche.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here