“2017, el año de ¡Susana Superstar!”

2815

             “La causa de la mujer es la del hombre; los dos se levantan o sucumben juntos”. Alfred Tennyson.

Al-Hakam Morilla Rodríguez | Insurgente | 02/01/2017

Antes de la historia conocida, durante decenas de miles de años del Paleolítico, nuestros antepasados vivieron en una sociedad de estructura matriarcal. Las Venus de ese tiempo, aparecidas en yacimientos arqueológicos, evidencian la máxima valoración de una Madre primigenia munífica, de prominentes caderas y senos, alzando orgullosa el Cuerno de la abundancia, dador de vida, salud y prosperidad. Una matriarca justa y generosa a la que aquellas antiguas tribus rindieron culto agradecidos. Las representaciones iconográficas no nos permiten distinguir categorías que discriminen a unas mujeres sobre otras. Tal vez como apuntan algunos especialistas ni siquiera tuvieran un término para expresar la guerra. Salta a la vista que cualquier parecido con Susana Díaz y su orquesta desafía a las lisonjas más temerarias de sus panegiristas.

El locuaz palmero extremeño de la presidenta de la Junta de Andalucía, Fernández Vara, trata de adularla con su declaración absurda de que ‘pone la cara para que se la partan’. Vamos a ver, Guillermo, no te pierdas entre pasteleos, no hay tal mérito cuando se exhibe con impudicia una jeta de acero para los barcos, revestida de hormigón armado y kevlar, de igual factura que la tuya. Esa bragada bizarría atribuida a la trianera puede cegar a los que columbran que Patxi López, Medina o la Valenciano tienen menos empatía con los electores que el cochero de Drácula. Si la supuesta gallardía de la elegida a dedo por ‘Llamadme Pepe’ fuese algo menos que puro cinismo no tendría de Nº 2 al machote Cornejo, dispuesto a fajarse con su por entonces secretario general Sánchez, el vergonzante día del Putsch de la Paella en Ferraz para postrarse a los pies de los genoveses. Gracias al inconmensurable gaznate de la parroquia sociata, Fernández Vara ya ve a Susana entronizada en el partido -perdón, comisión gestora perpetua- en unas elecciones a la búlgara. Otros llaman al trágala ‘consenso’.

Ensoberbecida en su poltrona, la emperatriz cañí de San Telmo se figura que nos oculta el desprecio que siente por los andaluces. No comparable con el de un alcalde que derrocha el erario público en iluminaciones navideñas o fuegos artificiales mientras en su municipio desahucian a familias en invierno, o se le mueren vecinos sin techo en la calle. Ni siquiera admite parangón con el despilfarro de cabalgatas ostentosas que arrojan a los niños gominolas o chucherías que pican sus dientes y deben su sustancia a los despojos no comestibles del cerdo, hechos polvo, los cuales un perro desprecia. No obedece sólo su soberbia a no creerse obligada a dar explicaciones a la ciudadanía cuando el Comisario Europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, le llama a comparecer ante él por la ineptitud en la ejecución de las partidas presupuestarias, maladministradas en la Consejería de turno del pauperizado Cortijo rojigualdo del puño y la rosa.

Susana Díaz insulta la inteligencia de los andaluces al posar de ‘lideresa de izquierdas’, y formar gobierno con el derechista y neoliberal a ultranza Ciudadanos, habiendo forzado a su Federación a elevar a Moncloa al gobierno clerical-fachoide de Rajoy, carcajeándose de sus votantes, los cuales de ninguna manera pudieron concebir nunca que la formación de Pablo Iglesias Posse pudiese llegar a esa bajeza tan entreguista como cobarde. Y ya veremos si la incansable defensora de la ‘honestidad’ de Chaves y Griñán asume su responsabilidad política, en caso de resultar uno o los dos condenados, dimitiendo por el respaldo a su nefasta gestión.

Susana Díaz ultraja toda humana condición cuando presume de sus éxitos en la colonia-‘sur’ con un 42,3% de pobreza en adultos, 51,1% de miseria y malnutrición infantiles, 10.603 camas cerradas en los hospitales con pacientes muriéndose en las listas de espera del Horror, con diez mil personas sin techo durmiendo la mayoría a la intemperie. Y de casi treinta y cuatro mil millones € de presupuesto sólo ha destinado trece a incentivar la industrialización. Debe pensar en sus delirios de grandeza que estamos en la Cuenca del Ruhr… la ‘California de Europa’ que dijera el hermanísimo de Juan Guerra.

Susana Díaz ofende a nuestro Pueblo pentamilenario garantizando miles de millones para su órgano de propaganda Canal-‘sur’ con gente en la indigencia y falleciendo por causas derivadas de la pobreza energética. Nos escarnece intentando imponer una androfobia sexista, un confrontador odio ‘de género’ para solapar su negligencia al aplicar perentorias medidas económicas de clase.

Susana Díaz agravia a Andalucía por no haber impulsado prioritariamente, exigiéndoselo a Madrid, un corredor ferroviario de mercancías hasta el Puerto de Algeciras, el quinto mayor de Europa; así como el corredor mediterráneo ferroviario de mercancías hasta Almería. Barceloneses y valencianos deberían de otorgar a la españolísima cacicona un espléndido sueldo, por favorecer de modo indirecto sendos puertos de las ciudades levantinas con su incuria y desidia, las cuales nos anclan en el subdesarrollo.

Susana Díaz Pacheco zahiere al andaluz alfabetizado cuando en su aborrecible discurso de Fin de Año mostraba sin rubor su casposo nacionalismo español, dejando a la Autonomía de patética subalterna del centralismo. La adalid españolera, ufana de su imperialista ‘país’, olvida que tal denominación en su significación profunda se deriva del latín tardío ‘page(n)sis’, habitante de un ‘pagus’ o pueblo, correspondiente a ‘distrito’ o ‘cantón’ en la Galia y en Germania. ‘Paganus’ por tanto alude al aldeano, de donde procede la expresión ‘vino del país’, por ejemplo, en el noble sentido de Comarca natural. Expresa la de los ‘pagani’ la horizontal sociedad civil en contraposición a la jerarquizada militar. No unívocamente equivale país a ‘Estado’ en tendenciosa licencia poética de la RAE no inocente.

En fin, la arrogante trianera jamás podría alcanzar la categoría de Matriarca andaluza, así lo pretendiese en vano -cuanto menos de dirigente responsable-, aquilatada por la bondad y presta al socorro de los débiles. Nos ha desamparado a todos para blindar a su tripera corte de privilegiados, carentes de solidaridad alguna con los desfavorecidos. ¿Alguien podría concebir que su hueste partidaria se bajase el salario o las dietas por dura que fuese la Recesión? ¡Si ni han sido capaces de decretar una situación de emergencia internacional por cuestiones infames de imagen…!

Dicen los antiguos que los dioses de la guerra y de la muerte, tras derrotar a los titanes forzaron a sus mujeres a aceptar su patriarcado triunfal, obligando a las infelices a pensar como ellos, despojándolas de su espíritu como se pisotea una flor marchita. Fue entonces cuando abandonamos las cálidas cuevas llenas de arte y amor para pasar a convertirnos en ‘civilizados’ siervos de la Caverna.

Comentar con Facebook ()

Comentar (0)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here