“He estado en medio del tiroteo y jamás vi prensa occidental en las zonas de conflicto en Siria”

5497

Sputnik News | 28/12/2016

Carla Ortiz es una reconocida actriz boliviana. Como parte de su trabajo de investigación para el documental que está realizando sobre el rol de las mujeres en la guerra siria, viajó en marzo de 2016 a ese país. Luego de esa primera vez seguiría yendo durante los siguientes ocho meses. Su perspectiva sobre el mundo ya nunca sería igual.

Recorrió cerca del 75% de Siria. Estuvo en áreas protegidas por el Gobierno, en áreas liberadas y en algunas áreas controladas por rebeldes. Conversó con gente de la oposición, gente neutral y gente pro régimen.

En su más reciente visita, a donde debió regresar con su equipo de filmación tras perder parte del material del primer viaje, estuvo en Alepo durante los días de la liberación.

“En Alepo escuchás una explosión cada 30 segundos. Es constante. Como extranjero, al llegar te das cuenta que una situación de seis años en este estado no puede ser una vida digna”, dijo en entrevista con Sputnik.

La cineasta boliviana Carla Ortiz en Siria
© FOTO: CARLA ORTIZ La cineasta boliviana Carla Ortiz en Siria

El documental, una producción boliviana, se llama ‘Voz de Siria’, y según Ortiz lo que muestra es la experiencia de la guerra “desde el clamor real de la gente como ciudadanos”. Se estrena a mediados de junio de 2017, en forma simultánea en Bolivia y Siria.

– ¿Cuáles son los principales contrastes entre lo que imaginaba encontrar y lo que encontró al llegar a esta región del mundo?

– El error de Occidente es pensar que Medio Oriente vive constantemente en conflicto, que es un caso sin solución, que nunca va a poder haber paz. Nos hemos olvidado que las grandes potencias siempre están jugando sus intereses geopolíticos y económicos. Eso ha hecho que abandonemos a toda esa gente porque lo hemos tomado como un caso perdido. En nuestra desesperación por ayudar hemos confiado en activistas y organizaciones de derechos humanos que decían estar en estas áreas de conflicto que han fracasado en la comunicación real de lo que están viviendo los sirios. Al contrario de lo que se dice, existe una oposición moderada en Siria. Toda esta gente era la que al principio pedía reformas a su Gobierno, no que su presidente se baje de la silla.

– ¿Cómo surgen estas distorsiones en la información que recibimos?

– Es como si los medios hubieran creado una propaganda a la que se ha apoyado con buena y mala intención. Los que teníamos buena intención, ¿por qué no hicimos el trabajo profundo? He estado en Siria en muchas ocasiones y nunca en mi vida he visto en las masacres una persona de los medios occidentales.

Jamás en mi vida vi ninguno de los medios de comunicación más fuertes ahí parados en los desastres donde estaba yo. En los últimos días en Siria había personas de los canales más importantes quedándose en los mismos hoteles donde yo me alojaba.

La cineasta boliviana Carla Ortiz junto a una mujer en Siria.

Sin embargo, en los seis frentes de guerra donde he estado, que cubren todo el este de Alepo, no he visto a ninguno aparte de Russia Today. Entonces cómo nos pueden venir a decir que han estado cubriendo la guerra de la liberación o que Alepo está en llamas si yo no los he visto ahí durante esos días. Yo sí he estado en medio del tiroteo, yo sí te lo puedo contar. ¿Ellos de dónde sacan la información?

Estas cosas los medios hegemónicos no las cubren. Se enfocan en el conflicto bélico donde además se habla de una guerra civil pero se han olvidado de contar a todos los grupos extranjeros que han sido los causantes de la verdadera desestabilización. Cuando llegué a Palmira, tras ser liberada del ISIS [Daesh, proscrito en Rusia y otros países], era una ciudad fantasma. La gente en la calle te contaba cómo les cortaban los cuellos con latas de sardinas. Los niños nos contaban estas historias. Hemos cometido muchísimos errores. Nos dejamos llevar y repetimos las noticias sin verificar las fuentes que nos traen esas noticias.

– ¿Cómo describiría usted a este pueblo?

– El sirio es un habitante que tiene un amor infinito por su tierra. Es laico, multilingüe, cree más en la relación humana que en la religión. Hay extremistas extranjeros infiltrados en el país que han logrado desestabilizar la imagen del sirio y hoy en día no se sabe qué es un sirio. Se piensa que es un loco enajenado clavado a su religión. Yo vi en este país amigos cristianos y musulmanes, o sunitas y chiitas.

El sirio es una persona pacífica. Lo primero que pasa cuando conoces a un sirio en su país es que le pide a uno disculpas porque usted está en su tierra en esta situación. Lo único que quieren es paz. Quieren que la guerra termine. Hay 16 ejércitos presentes en su pequeño país. Eso no es una guerra civil. Los medios de comunicación se olvidan de decir que está Rusia, Irán, Estados Unidos, Turquía, Arabia Saudita, Francia, Gran Bretaña, 47 grupos rebeldes de los cuales unos 40 son terroristas.

La cineasta boliviana Carla Ortiz en Siria
CARLA ORTIZ La cineasta boliviana Carla Ortiz en Siria

Ese es nuestro error. No estamos escuchando lo que quieren los sirios. Escuchamos testimonios de sirios que han dejado el país hace años y que ya no están imbuidos de lo que sucede allí. Yo no voy a negar que la gente ha sido perseguida por su presidente. Yo no estaba y les creo, pero la situación hace seis años es muy diferente a la de ahora. Hoy la gente es víctima del terrorismo y la guerra. Lo que quieren es que se acabe la destrucción de sus casas y la matanza de sus niños.

Entrevista:

 

Comentar con Facebook ()

Comentar (2)

2 Comentarios

  1. Me interesaría ver el documental pero no me ncuentro en Bolivia o Siria.. ojalá se estrene también en otros países!

  2. Cuando dejemos de llamar rebeldes a terroristas a sueldo de Occidente y las multinacionales, cuando digamos a quién nos referimos por “judíos” (israelitas, sionistas, banqueros y financieros yankies…¿¿??) y, mucho más importante, cuando dejemos de llamar REFUGIADOS a los nadie, a los marginados y víctimas de los anteriores, a los parias de la tierra-mundo que huyen en busca de una mínima seguridad, que escapan del genocidio programado, y permitido por nuestra propia ceguera y nuestro inconsciente egoísmo; cuando todo eso ocurra nuestra colectividad de homo-imbécilis podrá empezar a llamarse humanidad.
    Salud-os Paco

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here