Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Deben los afectados por los medios participar en sus circos?

Es un asunto tremendamente espinoso, y como en otras ocasiones –esta vez con el detonante de la decisión de Juan Torres en La Sexta Noche— en este momento vuelve a ser motivo de debate. Un debate que es muy positivo que exista.

Afortunadamente parece que lo que ya no se discute es el poder de difusión y creación de opinión del primer poder –nada de cuarto–, y lo que se está tratando en este momento es hasta qué punto la presencia de las personas presuntamente sensatas no actúa como reclamo y acreditador de este modelo de medios, de periodismo y de información decadente.

Como es lógico hay opiniones para todos los gustos. Pero me da la sensación de que hay mucha más opinión perceptiva que análisis riguroso. Y desde luego, una subestimación del alcance de los canales de comunicación alternativos y de la sociedad en general, e igualmente una minusvaloración o desconocimiento de las dependencias de los mass media.

Y es que al respecto he leído hoy un par de artículos en medios de tinte progresista –o algo parecido– más o menos dependientes, en los que más que voluntad de condicionar se evidenciaba falta de información. Pero una de las cosas que me han parecido más chocantes ha sido que en uno de estos artículos se pusiera como ejemplo a Compromís y a Mónica Oltra de lo positivo que es participar en los espectáculos mediáticos.

Si el periodista se hubiera informado bien, seguro que se habría sorprendido por estar utilizando casualmente un contraargumento como refuerzo de su opinión. Si alguien ha sufrido con mayor severidad el silencio mediático hasta no hace demasiado tiempo ha sido precisamente Compromís. Y es algo que la propia Mónica Oltra destacaba en su primera intervención en Canal 9: “Quiero transmitir mi satisfacción y mi alegría por poder dirigirme por primera vez a los espectadores de esta cadena. Después de cuatro años de diputada, de dos años y medio como portavoz de mi grupo parlamentario, es la primera vez que estoy en un plató de la televisión pública valenciana. Hoy es un día de satisfacción porque hemos roto el Guantánamo informativo que es esta televisión pública”

Compromís, y eso es algo que conocen muy bien los valencianos, lo que hizo fue demostrar que a pesar del silencio informativo, casi exclusivamente con el uso de canales de comunicación alternativos y muchísimo trabajo y empeño, se puede llegar al Parlamento. Y que a partir de ahí puedes convertir en rehenes de la información (manipulada o no) a esos grandes medios.

Y no son los únicos, aunque en este otro caso sí se aprovechase la ventaja de la fama previa del que es cabeza visible de la iniciativa. En Italia, el Movimiento 5 Estrellas, el partido de Beppe Grillo, alcanzó los 8,5 millones de votos en las elecciones de 2013, convirtiéndose así en la fuerza más votada de aquellos comicios, y eso a pesar de que no concede entrevistas a medios italianos, y que su formación utiliza fundamentalmente medios propios para la comunicación.

Lo que queda demostrado es que bien aprovechándose de la difusión de los medios, o bien con trabajo activista previo y mucho compromiso, los que en un momento dado pasan a depender de la actualidad son los propios grandes medios de comunicación, y no los partidos de los medios.

Pero esto solo por el lado de las formaciones políticas, que aunque están en su derecho de no participar en circos mediáticos, o de poner condiciones para hacerlo, es cierto que también sería discutible hasta dónde llegan sus obligaciones al respecto. Pero ¿qué pasa con otro tipo de profesionales, figuras públicas y periodistas?

Aquí, pese a todo, pudiera tener disculpa la presencia de aquellos que necesiten esos ingresos para poder subsistir –y no suele ser el caso–. A partir de ahí, prestarse a colaborar en esos circos no tiene ninguna justificación. Porque intentar excusarse con que su ausencia sería también la ausencia de pluralidad, es otorgar carácter de debate a espectáculos degradantes en los que la reflexión y la exposición y discusión de ideas no tienen ninguna cabida. Y es además inferir que los espectadores no iban a ser conscientes de la situación. Y eso, además de clasista, es un insulto porque es falso.

Decía que está muy bien que exista este debate, y mejor sería que se mantuviera hasta que se forzase a sus diferentes actores a posicionarse. Pero mejor sería empezar a abrir el interesantísimo debate que se está dando en Italia.

El M5S ha propuesto la creación de un jurado popular que compruebe la veracidad de las noticias publicadas por los medios y que estaría formado por ciudadanos elegidos por sorteo, a quienes serían presentados los artículos de prensa y servicios televisivos: “Si una noticia es declarada falsa el director del medio (no los periodistas), deberá excusarse públicamente y difundir la versión correcta dándole la máxima relevancia al inicio del noticiario o en primera página si es un medio impreso”.

Lógicamente esta propuesta ha puesto a toda la maquinaria corporativa en contra. Incluso han llegado a calificar con bastante unanimidad la idea de ‘fascista’. ¿Fascista que un comité del pueblo formado por representantes eventuales y elegidos por sorteo pueda analizar la veracidad de la información y condenar al medio que mienta a decir la verdad? Si lo suyo, lo de los medios, es democracia, y esto otro es fascismo en neolenguaje (o posverdad que dicen ahora), bienvenido sea.

Lo que no ha parecido a ninguno de los grandes medios una propuesta fascista es lo que se está estudiando a propuesta del presidente del órgano antimonopolio europeo, Giovanni Pitruzzella, que sugirió la creación de una red de agencias independientes, coordinadas por Bruselas y modeladas bajo el sistema de órganos antimonopolio, para desenmascarar las mentiras en internet, imponer su remoción y, en caso de necesidad, sancionar a quienes las difundan.

Por aclararlo… que la ciudadanía sancione las mentiras de los grandes medios de comunicación que llegan a millones de lectores o espectadores, es fascismo, pero que los grandes poderes institucionales internacionales sancionen a los ciudadanos por medio de unos comités de mamporreros perfectamente permeables a los intereses más abyectos es una medida que merece ser estudiada. ¿Queda claro?

Por ir concluyendo. En base a lo expuesto y a lo mucho que se podría seguir argumentando, mi opinión personal es que, en un momento tan delicado como el actual, cualquiera que tenga un mínimo de dignidad, sea político, periodista o mediopensionista, debería rechazar la invitación de los programas de espectáculo ‘político’ de los grandes medios de comunicación, como mínimo hasta que demuestren haberse transformado en espacios de exposición o confrontación de ideas. Y no solo eso, sino que cualquiera que rechace una invitación debería hacer público su gesto, para ir dando ejemplo y poner el problema en el centro del debate público. En cualquier caso, debemos ser cada uno de nosotros los responsables de exigir este compromiso, como mínimo a nuestros representantes, y por qué no, también a cualquier figura pública que presuma de compromiso social.

5 Comments

  1. Concepcion Collado
    Concepcion Collado 10 enero, 2017

    Totalmente de acuerdo con el artículo. No se puede ser participe de esos circos, enmascarados como debates políticos. Hay que quitarles toda credibilidad, no participando en ellos. Son perjudiciales para nuestra deficitaria democracia.La mentira y la calumnia no pueden consentirse en aras de una mal entendida libertad de expresión.

  2. Ana
    Ana 11 enero, 2017

    No deben participar sin su apoyo estos comediantes( con perdón de los grandes de la farándula) no estarián ahí. No se merece este país un ultraje más.
    Gracias Señor Torres por su dignidad, eso nos ayuda.
    Ana de la Fuente

  3. juan
    juan 11 enero, 2017

    Hace más de un año que no veo ningún debate show político. Me parece todo una impostura y además no se saca nada positivo de información.

  4. Fernandel
    Fernandel 11 enero, 2017

    Totalmente de acuerdo con el artículo. Creo que varios puntos deberían ser resaltados. El llamarle “Primer Poder” a la comedura de coco que ejercen los medios sobre la gente es absolutamente correcto. Por lo menos tiene la misma fuerza que el dinero y alcanza a muchísimos más.

    Me parece muy interesante el intento de control que se está llevando a acabo en Italia de lo que se podría llamar “Delito de manipulación de las mentes con ánimo de dominación y robo”, pero no creo que lleguen a conseguirlo. Los poderosos siempre sacan su patente de corso de la “libertad de expresión” y ante ella, nosotros nos encontramos desarmados, no somos capaces de demostrar que la libertad de expresión mal entendida puede convertirse en delito.

    Y si, sería muy bueno que personas, grupos y partidos tuviéramos la dignidad y la valentía de despreciar los cantos de sirena de la propaganda fácil y más o menos gratis, de los programas basura (el 99%) y centrar nuestra propaganda en el buen hacer y en la honradez, pero creo que esto es como pedir peras al olmo.

  5. Cotilleja Sinremedio
    Cotilleja Sinremedio 18 enero, 2017

    Claro, porque en España los tres Poderes y el que se presuponía 4º (Periodismo) dependen del Ejecutivo, como corresponde a una Pseudodemocracia. Y nunca habrá ‘Democracia’ hasta que se cambie el Sistema, así de triste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *